Cuaresma 2024: ¿Qué debo hacer?

February 12, 2024 at 12:00 a.m.
Foto de Mike Ehrmann.
Foto de Mike Ehrmann.

Por Obispo David M. O'Connell, C.M.

La Cuaresma es tradicionalmente un tiempo de oración y de ayuno. Este año, me atraen especialmente estas palabras de mi lectura:

“El ayuno, en efecto, es el alma de la oración, y la misericordia es la vida del ayuno. Por tanto, quien ora, que ayune; quien ayuna, que se compadezca; que preste oídos a quien le suplica aquel que, al suplicar, desea que se le oiga, pues Dios presta oído a quien no cierra los suyos al que le súplica.”

Son las palabras de San Pedro Crisólogo, uno de los Padres de la Iglesia que vivió a finales del siglo IV y principios del V (Sermo 43: PL 52, 320, 322), y se encuentran en el Oficio de Lecturas de la Liturgia de las Horas del martes de la tercera semana de Cuaresma. El Papa Benedicto XVI también los citó en su Mensaje de Cuaresma 2009.

Santa Teresa de Calcuta dijo una vez:

“La Cuaresma es tiempo para un mayor amor, escucha la sed de Jesús... 'Arrepiéntete y cree', nos dice Jesús. ¿De qué debemos arrepentirnos? De nuestra indiferencia, de nuestra dureza de corazón. ¿Qué debemos creer? Que Jesús tiene sed incluso ahora. Él conoce tu debilidad. Él sólo quiere tu amor, sólo quiere la oportunidad de amarte.” (Madre Teresa)

¡Palabras profundas! Y nuestro amor por Dios y el amor de Dios por nosotros no es algo pasivo. Conduce a algo concreto en nuestras relaciones unos con otros. La Cuaresma no es simplemente un tiempo para nuestra contemplación y meditación, para separar el ayuno del sacrificio. Es una temporada de propósito, apartada para la conversión de nuestros corazones y vidas.

A lo largo de los muchos años de mi ministerio sacerdotal, los católicos me han preguntado con frecuencia: "Padre, ¿qué debo hacer durante la Cuaresma?"

Recuerdo haber leído en alguna parte estas palabras en uno de los Mensajes de Cuaresma del Papa Benedicto XVI:

”La Cuaresma nos impulsa a dejar que la Palabra de Dios (Evangelio) penetre en nuestra vida para conocer así la verdad fundamental:  quiénes somos, de dónde venimos, a dónde debemos ir, cuál es el camino que hemos de seguir en la vida”.

La Cuaresma es el camino correcto y el lugar correcto para continuar nuestro camino personal de fe y crecimiento espiritual. Y, entonces, permítanme sugerir estas prácticas de Cuaresma:

Haz un plan y cúmplelo

El tiempo de Cuaresma no llega de sorpresa.  Es una parte anual de cada año en la Iglesia, un período de cuarenta días que comienza el Miércoles de Ceniza.  Como católicos, podemos y debemos anticiparnos y prepararnos para ello decidiendo qué tipo de actividades espirituales realizaremos mientras nos preparamos para la Pascua.  Debemos hacer un plan de esas actividades y ceñirnos a él lo mejor que podamos. La clave para una Cuaresma exitosa es no complicarla demasiado con múltiples prácticas pesadas que no podemos cumplir.  Háganoslo simple.

Leer las Escrituras

Escuche la Palabra de Dios tal como se proclama en la Santa Misa; reflexione sobre las afirmaciones que la Palabra de Dios hace sobre usted, porque es a usted a quien va dirigida. Regrese al Señor Jesús y escuche lo que tiene que decirle. No deje pasar la oportunidad. El Papa Francisco ha dicho: "Escuchen la Palabra de Dios, mediten juntos en ella, oren con ella, dejen que el Señor llene sus vidas de misericordia... Me gustaría mucho que todos los cristianos puedan comprender “el valioso valor de conocer a Jesucristo” a través de la lectura diligente de la Palabra de Dios, porque el texto sagrado es el alimento del alma y la fuente pura y perenne de la vida espiritual por todos nosotros". Tome su Biblia y léela, especialmente los Evangelios. Procure hacerlo diariamente o con frecuencia durante la Cuaresma.  Crea un hábito que pueda continuar más allá de estos cuarenta días. No es difícil. Está justo delante de usted.  Empiece.

Ore y derse el tiempo para hacerlo

La oración es algo que puede hacer en cualquier lugar, en todas partes. La oración es algo que puede hacer en cualquier momento, todo el tiempo. Solo deténgase por un momento y recuerde que Dios está presente. Dios quiere escucharlo y saber de usted. Y Dios quiere hablar si tan solo le dieran la oportunidad. Ore por la mañana al comenzar su día. Ore por la noche al terminar su día. Ore durante el día, aunque solo sea para decirle a Dios que lo ama y que lo necesita. Ore a solas. Ore con otros, especialmente en la Santa Misa. Use sus propias palabras; Use palabras que le resulten familiares. Ore por usted mismo, ore por los demás, especialmente por aquellos que ama y que lo aman. Oren por aquellos que no lo hacen. Ore con su familia. No se avergüence. Sólo hágalo. En su Mensaje de Cuaresma 2015, el Papa Francisco escribió: "Pidamos todos al Señor: haz nuestros corazones como el tuyo (Letanías del Sagrado Corazón de Jesús). De este modo recibiremos un corazón firme y misericordioso, atento y generoso, un corazón no cerrado". No lo complique mucho.  Solamente hágalo.  No es difícil. Está justo delante de usted.

Ir a la confesión

Ya sea que haya pasado mucho tiempo o el mes pasado, el Sacramento de la Confesión trae sanación, gracia y paz de la mente y el corazón. ¿Qué espera? ¿Por qué posponerlo más? Se conoce así mismo y sus debilidades y pecados. ¿Está tratando de esconderse de sí mismo? No puede. Dios conoce sus debilidades y pecados. ¿Está tratando de esconderse de él? No puede. Las Escrituras nos recuerdan: "Antes de formarte en el seno materno, te conocí" (Jeremías 1:5). ¿Le tiene miedo al sacerdote? No se preocupe él también es un pecador y si quiere valla con otro sacerdote para confesarse. El Papa Francisco dijo una vez: "Alguien puede decir: 'Confieso mis pecados solo a Dios'. Sí, puede decirle a Dios: 'Perdóname', y decir sus pecados. Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia. Por eso es necesario pedir perdón a la Iglesia y a nuestros hermanos, en la persona del sacerdote". El Sacramento de la Reconciliación es un Sacramento de sanación", señaló. " Cuando yo voy a confesarme es para sanarme, curar mi alma, sanar el corazón y algo que hice y no funciona bien. (Audiencia general, 19 de febrero de 2014)". ¡Cuántas veces el mismo Papa Francisco dice: "¡Soy un pecador!" ¡Y él es el Papa! Pida la misericordia de Dios. No es difícil. Está justo delante de usted.

Sacrificar algo

Renuncie a algo que le cueste un poquito. Esta es una tradición cuaresmal desde hace mucho tiempo y todos podemos pensar en algo "que podemos renunciar en la Cuaresma".  El tiempo de Cuaresma comienza con el ayuno y la abstinencia el Miércoles de Ceniza y continúa con la abstinencia de carne todos los viernes hasta el ayuno y la abstinencia del Viernes Santo. Ayuno y abstinencia cuando la Iglesia lo pide no hay que poner excusas. Hágalo para que el hambre o el vacío que siente le recuerde que necesita a Dios más en su vida que cualquier otra cosa. Tomás de Kempis escribió en su libro Imitación de Cristo: "Nada, por pequeño que sea, si se sufre por amor a Dios, no puede pasar sin mérito a los ojos de Dios". En su Mensaje de Cuaresma 2014, el Papa Francisco escribió: "La Cuaresma es un tiempo apropiado para el despego; Haríamos bien en preguntarnos qué podemos renunciar para ayudar y enriquecer a los demás con nuestra propia pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: ningún desapego es real sin esta dimensión de la penitencia. Desconfío de las caridades que no cuesta nada y no duelen". No es difícil. Está justo delante de usted.

Muestra misericordia, bondad y caridad

Y no porque otros se lo hayan ganado. Muestre misericordia, bondad y caridad, especialmente cuando no lo merezcan. Perdonar. Sea lento para juzgar. Dele un descanso a las personas. Muestre un poco de compasión. Eso es lo que hace el Señor Jesús y lo que le pedimos, pecadores que todos somos. Haga algo bueno por alguien. No es difícil. Está justo delante de usted.

En esta Cuaresma, invoquemos el nombre del Señor para que la Cuaresma 2024 sea un tiempo de crecimiento en la verdadera santidad, no solo una cuestión de "qué debo hacer" como católico, sino también de "¿quién debo ser?"  No es tan difícil. No se lo complique. ¡Que su observancia, nuestra observancia del tiempo de Cuaresma de este año dé grandes frutos!



La Cuaresma es tradicionalmente un tiempo de oración y de ayuno. Este año, me atraen especialmente estas palabras de mi lectura:

“El ayuno, en efecto, es el alma de la oración, y la misericordia es la vida del ayuno. Por tanto, quien ora, que ayune; quien ayuna, que se compadezca; que preste oídos a quien le suplica aquel que, al suplicar, desea que se le oiga, pues Dios presta oído a quien no cierra los suyos al que le súplica.”

Son las palabras de San Pedro Crisólogo, uno de los Padres de la Iglesia que vivió a finales del siglo IV y principios del V (Sermo 43: PL 52, 320, 322), y se encuentran en el Oficio de Lecturas de la Liturgia de las Horas del martes de la tercera semana de Cuaresma. El Papa Benedicto XVI también los citó en su Mensaje de Cuaresma 2009.

Santa Teresa de Calcuta dijo una vez:

“La Cuaresma es tiempo para un mayor amor, escucha la sed de Jesús... 'Arrepiéntete y cree', nos dice Jesús. ¿De qué debemos arrepentirnos? De nuestra indiferencia, de nuestra dureza de corazón. ¿Qué debemos creer? Que Jesús tiene sed incluso ahora. Él conoce tu debilidad. Él sólo quiere tu amor, sólo quiere la oportunidad de amarte.” (Madre Teresa)

¡Palabras profundas! Y nuestro amor por Dios y el amor de Dios por nosotros no es algo pasivo. Conduce a algo concreto en nuestras relaciones unos con otros. La Cuaresma no es simplemente un tiempo para nuestra contemplación y meditación, para separar el ayuno del sacrificio. Es una temporada de propósito, apartada para la conversión de nuestros corazones y vidas.

A lo largo de los muchos años de mi ministerio sacerdotal, los católicos me han preguntado con frecuencia: "Padre, ¿qué debo hacer durante la Cuaresma?"

Recuerdo haber leído en alguna parte estas palabras en uno de los Mensajes de Cuaresma del Papa Benedicto XVI:

”La Cuaresma nos impulsa a dejar que la Palabra de Dios (Evangelio) penetre en nuestra vida para conocer así la verdad fundamental:  quiénes somos, de dónde venimos, a dónde debemos ir, cuál es el camino que hemos de seguir en la vida”.

La Cuaresma es el camino correcto y el lugar correcto para continuar nuestro camino personal de fe y crecimiento espiritual. Y, entonces, permítanme sugerir estas prácticas de Cuaresma:

Haz un plan y cúmplelo

El tiempo de Cuaresma no llega de sorpresa.  Es una parte anual de cada año en la Iglesia, un período de cuarenta días que comienza el Miércoles de Ceniza.  Como católicos, podemos y debemos anticiparnos y prepararnos para ello decidiendo qué tipo de actividades espirituales realizaremos mientras nos preparamos para la Pascua.  Debemos hacer un plan de esas actividades y ceñirnos a él lo mejor que podamos. La clave para una Cuaresma exitosa es no complicarla demasiado con múltiples prácticas pesadas que no podemos cumplir.  Háganoslo simple.

Leer las Escrituras

Escuche la Palabra de Dios tal como se proclama en la Santa Misa; reflexione sobre las afirmaciones que la Palabra de Dios hace sobre usted, porque es a usted a quien va dirigida. Regrese al Señor Jesús y escuche lo que tiene que decirle. No deje pasar la oportunidad. El Papa Francisco ha dicho: "Escuchen la Palabra de Dios, mediten juntos en ella, oren con ella, dejen que el Señor llene sus vidas de misericordia... Me gustaría mucho que todos los cristianos puedan comprender “el valioso valor de conocer a Jesucristo” a través de la lectura diligente de la Palabra de Dios, porque el texto sagrado es el alimento del alma y la fuente pura y perenne de la vida espiritual por todos nosotros". Tome su Biblia y léela, especialmente los Evangelios. Procure hacerlo diariamente o con frecuencia durante la Cuaresma.  Crea un hábito que pueda continuar más allá de estos cuarenta días. No es difícil. Está justo delante de usted.  Empiece.

Ore y derse el tiempo para hacerlo

La oración es algo que puede hacer en cualquier lugar, en todas partes. La oración es algo que puede hacer en cualquier momento, todo el tiempo. Solo deténgase por un momento y recuerde que Dios está presente. Dios quiere escucharlo y saber de usted. Y Dios quiere hablar si tan solo le dieran la oportunidad. Ore por la mañana al comenzar su día. Ore por la noche al terminar su día. Ore durante el día, aunque solo sea para decirle a Dios que lo ama y que lo necesita. Ore a solas. Ore con otros, especialmente en la Santa Misa. Use sus propias palabras; Use palabras que le resulten familiares. Ore por usted mismo, ore por los demás, especialmente por aquellos que ama y que lo aman. Oren por aquellos que no lo hacen. Ore con su familia. No se avergüence. Sólo hágalo. En su Mensaje de Cuaresma 2015, el Papa Francisco escribió: "Pidamos todos al Señor: haz nuestros corazones como el tuyo (Letanías del Sagrado Corazón de Jesús). De este modo recibiremos un corazón firme y misericordioso, atento y generoso, un corazón no cerrado". No lo complique mucho.  Solamente hágalo.  No es difícil. Está justo delante de usted.

Ir a la confesión

Ya sea que haya pasado mucho tiempo o el mes pasado, el Sacramento de la Confesión trae sanación, gracia y paz de la mente y el corazón. ¿Qué espera? ¿Por qué posponerlo más? Se conoce así mismo y sus debilidades y pecados. ¿Está tratando de esconderse de sí mismo? No puede. Dios conoce sus debilidades y pecados. ¿Está tratando de esconderse de él? No puede. Las Escrituras nos recuerdan: "Antes de formarte en el seno materno, te conocí" (Jeremías 1:5). ¿Le tiene miedo al sacerdote? No se preocupe él también es un pecador y si quiere valla con otro sacerdote para confesarse. El Papa Francisco dijo una vez: "Alguien puede decir: 'Confieso mis pecados solo a Dios'. Sí, puede decirle a Dios: 'Perdóname', y decir sus pecados. Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia. Por eso es necesario pedir perdón a la Iglesia y a nuestros hermanos, en la persona del sacerdote". El Sacramento de la Reconciliación es un Sacramento de sanación", señaló. " Cuando yo voy a confesarme es para sanarme, curar mi alma, sanar el corazón y algo que hice y no funciona bien. (Audiencia general, 19 de febrero de 2014)". ¡Cuántas veces el mismo Papa Francisco dice: "¡Soy un pecador!" ¡Y él es el Papa! Pida la misericordia de Dios. No es difícil. Está justo delante de usted.

Sacrificar algo

Renuncie a algo que le cueste un poquito. Esta es una tradición cuaresmal desde hace mucho tiempo y todos podemos pensar en algo "que podemos renunciar en la Cuaresma".  El tiempo de Cuaresma comienza con el ayuno y la abstinencia el Miércoles de Ceniza y continúa con la abstinencia de carne todos los viernes hasta el ayuno y la abstinencia del Viernes Santo. Ayuno y abstinencia cuando la Iglesia lo pide no hay que poner excusas. Hágalo para que el hambre o el vacío que siente le recuerde que necesita a Dios más en su vida que cualquier otra cosa. Tomás de Kempis escribió en su libro Imitación de Cristo: "Nada, por pequeño que sea, si se sufre por amor a Dios, no puede pasar sin mérito a los ojos de Dios". En su Mensaje de Cuaresma 2014, el Papa Francisco escribió: "La Cuaresma es un tiempo apropiado para el despego; Haríamos bien en preguntarnos qué podemos renunciar para ayudar y enriquecer a los demás con nuestra propia pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: ningún desapego es real sin esta dimensión de la penitencia. Desconfío de las caridades que no cuesta nada y no duelen". No es difícil. Está justo delante de usted.

Muestra misericordia, bondad y caridad

Y no porque otros se lo hayan ganado. Muestre misericordia, bondad y caridad, especialmente cuando no lo merezcan. Perdonar. Sea lento para juzgar. Dele un descanso a las personas. Muestre un poco de compasión. Eso es lo que hace el Señor Jesús y lo que le pedimos, pecadores que todos somos. Haga algo bueno por alguien. No es difícil. Está justo delante de usted.

En esta Cuaresma, invoquemos el nombre del Señor para que la Cuaresma 2024 sea un tiempo de crecimiento en la verdadera santidad, no solo una cuestión de "qué debo hacer" como católico, sino también de "¿quién debo ser?"  No es tan difícil. No se lo complique. ¡Que su observancia, nuestra observancia del tiempo de Cuaresma de este año dé grandes frutos!


Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


Bishop0 joins Aquinas Institute community for Mass
Father Zachary Swantek and members of the Aquinas Institute welcomed ...

The Doomsday Clock –the theoretical timepiece that measures humanity's march
he Doomsday Clock –the theoretical timepiece that measures humanity's march...

Catholic men share faith, fellowship at annual rally
The 2024 Catholic Men for Jesus Christ conference brought together ...

Seven U.S. cardinals pledge to help heal Ukraine's wounds of war through new fund
With Russia's full-scale invasion of Ukraine entering its third year...

En el Rito de Elección, el Obispo dice que “ser Católico hace la diferencia
Emilio Robles le da crédito a su prometida y a su familia...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.