“Señor, envía tu Espíritu”

May 19, 2024 at 8:38 a.m.


Un mensaje de Pentecostés del Obispo David M. O’Connell, C.M.

Este fin de semana celebramos con la Iglesia de todo el mundo la gran fiesta de Pentecostés, la fiesta que conmemora el envío del Espíritu Santo sobre la Iglesia.

La palabra en sí, Pentecostés, significa “día 50” y originalmente se usaba para identificar la fiesta anual que tenía lugar 50 días después de la Pascua hebrea, cuando el pueblo judío daba gracias a Dios por las primicias de la cosecha. En el Antiguo Testamento, los antiguos hebreos celebraban la llegada de una nueva temporada agrícola, 50 días después de la Pascua. En el Nuevo Testamento, los primeros cristianos celebraban la llegada de un nuevo tiempo de gracia mediante el derramamiento del Espíritu Santo, una nueva era de la historia de la salvación, 50 días después de la Pascua.

Las Escrituras de nuestra fiesta presentan dos cuadros o representaciones diferentes de ese primer Pentecostés cristiano. En el Evangelio de San Juan, leemos acerca de los Apóstoles acurrucados por miedo en el Cenáculo el Domingo de Pascua cuando el Señor Jesús se les aparece, mostrándoles las manos y el costado y diciendo: “la paz esté con vosotros”, no una sola vez pero dos veces. San Juan nos dice que Jesús “sopló sobre ellos y dijo: “Recibid el Espíritu Santo”. La palabra hebrea para aliento y espíritu es, de hecho, la misma palabra. En otras palabras, lo que el aliento es para el cuerpo, el Espíritu Santo de Dios lo es para la vida, para el alma.

Esta descripción del primer Pentecostés es diferente a la presentada en la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles cuando no era Domingo de Pascua sino 50 días después. Los Apóstoles estaban “en un solo lugar”, pero el soplo de Dios, el Espíritu Santo de Dios, no era el suave soplo de Jesús descrito más adelante en el Evangelio de San Juan. San Lucas en los Hechos de los Apóstoles se refiere a “un ruido como de viento fuerte que sopla” y “lenguas como de fuego” que llenaban a aquellos primeros Apóstoles con el Espíritu Santo. San Lucas escribe que judíos devotos de todas las naciones bajo el cielo estaban en Jerusalén en ese momento y "oyeron el sonido", esta tremenda conmoción.

De repente, estos seguidores de Jesús, los primeros Apóstoles, que estaban acurrucados, encerrados por el miedo, irrumpieron en escena expresándose “en lenguas extranjeras” y haciendo “anuncios audaces según los impulsaba el Espíritu”. Eso es lo que hace el Espíritu Santo, especialmente ante el miedo y la confusión.

Aunque los relatos de las Escrituras difieren en detalles el domingo de Pentecostés, el resultado fue el mismo: los seguidores de Cristo fueron transformados y fortalecidos por el Espíritu Santo de Dios para decir en todos los idiomas y a todos los pueblos bajo el cielo que “Jesús es el Señor”.

¿Qué están diciendo, qué significa esto? Nuestro Señor, crucificado y resucitado de entre los muertos, ha triunfado para que la muerte ya no tenga poder sobre los que creen. Y el poder del Espíritu Santo está ahora con ellos.

Lo que me llama la atención de las Escrituras para esta fiesta es el hecho de que los Apóstoles podían expresarse en lenguas extranjeras, en lenguas que no eran las suyas, en lenguas que podían ser entendidas por todos mientras predicaban “las maravillas realizadas por Dios”.

El Espíritu Santo en ese primer Pentecostés les dio a esos primeros Apóstoles un nuevo lenguaje que superó toda confusión y barrera previa a la comunicación de Dios. Era un lenguaje cuyas primeras expresiones fueron palabras de paz, perdón y unidad. "La paz sea con vosotros." “Recibe el Espíritu Santo”. "Perdonar." Eso era lo que Dios en Cristo por medio del Espíritu Santo quería para su pueblo santo.

Y las palabras de Cristo en el Evangelio de San Juan –sus mandamientos, en realidad– de perdonar no se limitaron a esos Apóstoles: fueron y están dirigidas a todos nosotros en la Iglesia, en cada época, una y otra vez. Jesús absorbió la máxima violencia humana: fue ejecutado, pero sus últimas palabras en la Cruz y sus primeras palabras en el Cenáculo fueron palabras de perdón y compasión. Esas son palabras que dicen mucho en cualquier idioma. ¡En el poder del Espíritu Santo, esas palabras nos son dadas y se vuelven nuestras!

Los Apóstoles se llenaron de miedo y ansiedad. El Espíritu Santo de Dios disipó ese temor, calmó esa ansiedad para que lo dieran a conocer en todo el mundo. Como seres humanos frágiles, nosotros también conocemos la experiencia del miedo y la preocupación ansiosa, ¿no es así? Vivimos tiempos oscuros, incluso en nuestra Iglesia.

El Espíritu Santo de Dios continúa derramándose en nuestros corazones, hablando su nuevo lenguaje de paz y perdón, y exhortándonos a hablar ese mismo nuevo lenguaje unos con otros, un lenguaje que todos los que lo escuchan pueden entender. Sin embargo, debemos abrir nuestra mente y nuestro corazón al Espíritu Santo, tanto para oír como para hablar.

A Pentecostés se le suele llamar el “cumpleaños de la Iglesia”, la celebración del pueblo de Dios renovado y renacido en el Espíritu Santo. Ese Pentecostés ocurre en nuestra vida sacramental – especialmente el Sacramento de la Confirmación que tan a menudo confiero y delego a los pastores – así como en nuestra vida espiritual y en nuestra vida activa de fe.

Recuerde que tanto en los Hechos de los Apóstoles como en el Evangelio de San Juan, los Apóstoles no sólo recibieron los dones del Espíritu Santo sino que también salieron a compartir los dones y frutos del Espíritu Santo hasta los confines de la tierra: la predicación. , enseñando, bautizando, haciendo buenas obras, algunos hasta la muerte. Esa comisión se extiende a nosotros que somos la Iglesia en el tiempo.

Nuestro Santo Padre el Papa Francisco explicó una vez en su enseñanza y predicación:

“La vida cristiana es imposible sin el Espíritu Santo. La oración no es posible sin el Espíritu Santo. El Espíritu Santo enseña y anima a la Iglesia. El Espíritu Santo hace que las palabras humanas sean “dinámicas” y eficaces. Por el contrario, sin el Espíritu Santo, nuestra Iglesia, nuestra Diócesis, nuestras parroquias, nuestras comunidades son simplemente negocios que hacen algunas cosas buenas. En el Espíritu Santo somos mucho más que eso, ¿verdad? ¿Escuchas ese “viento fuerte”? ¿Ves el “fuego”? ¿Lo sientes ardiendo en lo profundo de tu alma? ¿Puedes hablarlo, traducirlo en palabras y acciones que todos puedan entender? Si es así, ese es el Espíritu Santo y su poder obrando en ti... ¡ese es tu Pentecostés!

Entonces, este fin de semana, mientras celebramos esta Eucaristía, debemos abrirnos al Espíritu Santo una vez más para que nosotros también, como aquellos primeros Apóstoles, podamos aprender el nuevo lenguaje de Pentecostés y hablarlo con valentía, en palabra y acción, para un mundo en espera.



Related Stories

Un mensaje de Pentecostés del Obispo David M. O’Connell, C.M.

Este fin de semana celebramos con la Iglesia de todo el mundo la gran fiesta de Pentecostés, la fiesta que conmemora el envío del Espíritu Santo sobre la Iglesia.

La palabra en sí, Pentecostés, significa “día 50” y originalmente se usaba para identificar la fiesta anual que tenía lugar 50 días después de la Pascua hebrea, cuando el pueblo judío daba gracias a Dios por las primicias de la cosecha. En el Antiguo Testamento, los antiguos hebreos celebraban la llegada de una nueva temporada agrícola, 50 días después de la Pascua. En el Nuevo Testamento, los primeros cristianos celebraban la llegada de un nuevo tiempo de gracia mediante el derramamiento del Espíritu Santo, una nueva era de la historia de la salvación, 50 días después de la Pascua.

Las Escrituras de nuestra fiesta presentan dos cuadros o representaciones diferentes de ese primer Pentecostés cristiano. En el Evangelio de San Juan, leemos acerca de los Apóstoles acurrucados por miedo en el Cenáculo el Domingo de Pascua cuando el Señor Jesús se les aparece, mostrándoles las manos y el costado y diciendo: “la paz esté con vosotros”, no una sola vez pero dos veces. San Juan nos dice que Jesús “sopló sobre ellos y dijo: “Recibid el Espíritu Santo”. La palabra hebrea para aliento y espíritu es, de hecho, la misma palabra. En otras palabras, lo que el aliento es para el cuerpo, el Espíritu Santo de Dios lo es para la vida, para el alma.

Esta descripción del primer Pentecostés es diferente a la presentada en la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles cuando no era Domingo de Pascua sino 50 días después. Los Apóstoles estaban “en un solo lugar”, pero el soplo de Dios, el Espíritu Santo de Dios, no era el suave soplo de Jesús descrito más adelante en el Evangelio de San Juan. San Lucas en los Hechos de los Apóstoles se refiere a “un ruido como de viento fuerte que sopla” y “lenguas como de fuego” que llenaban a aquellos primeros Apóstoles con el Espíritu Santo. San Lucas escribe que judíos devotos de todas las naciones bajo el cielo estaban en Jerusalén en ese momento y "oyeron el sonido", esta tremenda conmoción.

De repente, estos seguidores de Jesús, los primeros Apóstoles, que estaban acurrucados, encerrados por el miedo, irrumpieron en escena expresándose “en lenguas extranjeras” y haciendo “anuncios audaces según los impulsaba el Espíritu”. Eso es lo que hace el Espíritu Santo, especialmente ante el miedo y la confusión.

Aunque los relatos de las Escrituras difieren en detalles el domingo de Pentecostés, el resultado fue el mismo: los seguidores de Cristo fueron transformados y fortalecidos por el Espíritu Santo de Dios para decir en todos los idiomas y a todos los pueblos bajo el cielo que “Jesús es el Señor”.

¿Qué están diciendo, qué significa esto? Nuestro Señor, crucificado y resucitado de entre los muertos, ha triunfado para que la muerte ya no tenga poder sobre los que creen. Y el poder del Espíritu Santo está ahora con ellos.

Lo que me llama la atención de las Escrituras para esta fiesta es el hecho de que los Apóstoles podían expresarse en lenguas extranjeras, en lenguas que no eran las suyas, en lenguas que podían ser entendidas por todos mientras predicaban “las maravillas realizadas por Dios”.

El Espíritu Santo en ese primer Pentecostés les dio a esos primeros Apóstoles un nuevo lenguaje que superó toda confusión y barrera previa a la comunicación de Dios. Era un lenguaje cuyas primeras expresiones fueron palabras de paz, perdón y unidad. "La paz sea con vosotros." “Recibe el Espíritu Santo”. "Perdonar." Eso era lo que Dios en Cristo por medio del Espíritu Santo quería para su pueblo santo.

Y las palabras de Cristo en el Evangelio de San Juan –sus mandamientos, en realidad– de perdonar no se limitaron a esos Apóstoles: fueron y están dirigidas a todos nosotros en la Iglesia, en cada época, una y otra vez. Jesús absorbió la máxima violencia humana: fue ejecutado, pero sus últimas palabras en la Cruz y sus primeras palabras en el Cenáculo fueron palabras de perdón y compasión. Esas son palabras que dicen mucho en cualquier idioma. ¡En el poder del Espíritu Santo, esas palabras nos son dadas y se vuelven nuestras!

Los Apóstoles se llenaron de miedo y ansiedad. El Espíritu Santo de Dios disipó ese temor, calmó esa ansiedad para que lo dieran a conocer en todo el mundo. Como seres humanos frágiles, nosotros también conocemos la experiencia del miedo y la preocupación ansiosa, ¿no es así? Vivimos tiempos oscuros, incluso en nuestra Iglesia.

El Espíritu Santo de Dios continúa derramándose en nuestros corazones, hablando su nuevo lenguaje de paz y perdón, y exhortándonos a hablar ese mismo nuevo lenguaje unos con otros, un lenguaje que todos los que lo escuchan pueden entender. Sin embargo, debemos abrir nuestra mente y nuestro corazón al Espíritu Santo, tanto para oír como para hablar.

A Pentecostés se le suele llamar el “cumpleaños de la Iglesia”, la celebración del pueblo de Dios renovado y renacido en el Espíritu Santo. Ese Pentecostés ocurre en nuestra vida sacramental – especialmente el Sacramento de la Confirmación que tan a menudo confiero y delego a los pastores – así como en nuestra vida espiritual y en nuestra vida activa de fe.

Recuerde que tanto en los Hechos de los Apóstoles como en el Evangelio de San Juan, los Apóstoles no sólo recibieron los dones del Espíritu Santo sino que también salieron a compartir los dones y frutos del Espíritu Santo hasta los confines de la tierra: la predicación. , enseñando, bautizando, haciendo buenas obras, algunos hasta la muerte. Esa comisión se extiende a nosotros que somos la Iglesia en el tiempo.

Nuestro Santo Padre el Papa Francisco explicó una vez en su enseñanza y predicación:

“La vida cristiana es imposible sin el Espíritu Santo. La oración no es posible sin el Espíritu Santo. El Espíritu Santo enseña y anima a la Iglesia. El Espíritu Santo hace que las palabras humanas sean “dinámicas” y eficaces. Por el contrario, sin el Espíritu Santo, nuestra Iglesia, nuestra Diócesis, nuestras parroquias, nuestras comunidades son simplemente negocios que hacen algunas cosas buenas. En el Espíritu Santo somos mucho más que eso, ¿verdad? ¿Escuchas ese “viento fuerte”? ¿Ves el “fuego”? ¿Lo sientes ardiendo en lo profundo de tu alma? ¿Puedes hablarlo, traducirlo en palabras y acciones que todos puedan entender? Si es así, ese es el Espíritu Santo y su poder obrando en ti... ¡ese es tu Pentecostés!

Entonces, este fin de semana, mientras celebramos esta Eucaristía, debemos abrirnos al Espíritu Santo una vez más para que nosotros también, como aquellos primeros Apóstoles, podamos aprender el nuevo lenguaje de Pentecostés y hablarlo con valentía, en palabra y acción, para un mundo en espera.


Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


Spirit and Scripture combined cast light on life's problems, Pope says
Christians should read Scripture often, every day if possible...

Catholic Church leaders voice concern over EU election results, impact on European unity
As the outcome of elections to the European Parliament became known, Catholic Church leaders voiced ...

Catholic meteorologist watches skies during Eucharistic pilgrimage
Since beginning their journeys mid-May, ...

To the good dads
"Call if you need anything." That's how my dad said goodbye to me when my family dropped me off at college.

Señor, ¿nos enseñarás a orar?
Como padres, naturalmente queremos lo mejor para nuestros hijos.


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.