Católicos de El Salvador critican al Gobierno por trasladar un mural de San Óscar Romero

June 5, 2024 at 5:10 p.m.
A banner of new St. Oscar Romero hangs from the facade of St. Peter's Basilica as Pope Francis celebrates the canonization Mass for seven new saints in St. Peter's Square at the Vatican Oct. 14, 2018. (CNS photo/Paul Haring)
A banner of new St. Oscar Romero hangs from the facade of St. Peter's Basilica as Pope Francis celebrates the canonization Mass for seven new saints in St. Peter's Square at the Vatican Oct. 14, 2018. (CNS photo/Paul Haring) (Paul Haring)

Por Manuel Rueda, OSV News

OSV News – La reciente decisión de las autoridades de El Salvador de retirar un cuadro de San Óscar Romero de un lugar destacado en el aeropuerto principal del país y trasladarlo a una zona más apartada, generó la reacción de católicos y líderes de opinión, que han criticado la forma en que el gobierno de la nación está tratando los símbolos nacionales mientras trata de dar una nueva imagen al país como un destino seguro y turístico.

La pintura, de 18 pies de ancho, representa diferentes escenas de la vida de San Romero, incluido un encuentro que Romero tuvo con personas cuyos familiares habían sido secuestrados por los militares.

El cuadro fue pintado en 2010 para conmemorar el 30º aniversario del asesinato de San Romero y se había colocado en un pasillo de la sala de salidas del aeropuerto de San Salvador, donde los pasajeros podían verlo fácilmente mientras se dirigían a sus puertas de embarque.

Fueron los pasajeros del aeropuerto quienes observaron que el cuadro ya no estaba en su ubicación original y había sido sustituido por un gran cartel que da la bienvenida a los turistas a El Salvador, "tierra del surf, los volcanes y el café". Los primero reportes sobre la desaparición del mural se publicaron el 20 de mayo.

En un principio, las autoridades no dieron ninguna explicación sobre la pintura retirada, lo que provocó las críticas de algunos líderes católicos.

"La destrucción del mural alusivo a Monseñor Romero en el aeropuerto salvadoreño es un acto de ‘damnatio memoriae’ (daño a la memoria) aplicado, en la mente del oficialismo, a sus anteriores adversarios políticos", escribió el padre Juan Vicente Chopín Portillo, en una columna de opinión, donde también criticó a los obispos locales por no pronunciarse sobre lo que luego pareció ser la remoción de la pintura, no un daño.

"Hago un llamado a los sacerdotes a hacer mención de Monseñor Romero en sus homilías, para que su legado no dependa de un muro, sino de las virtudes y convicciones de los cristianos", escribió el padre Chopín.

Tras guardar silencio sobre el asunto durante varios días, el gobierno de El Salvador anunció el 27 de mayo que la obra había sido trasladada a una pequeña galería de arte dentro del aeropuerto que contiene otras piezas de artistas locales. Los partidarios del gobierno dijeron en X que la pintura está ahora mejor iluminada.

"Somos una nación soberana", escribió el presidente Nayib Bukele en su cuenta de X (antes Twitter), "y expondremos nuestras obras de arte donde creamos conveniente".

El presidente salvadoreño se refería a un post en X del representante estadounidense Jim McGovern, quien dijo el 26 de mayo que estaba "profundamente perturbado" al ver el mural retirado de su lugar inicial.

"Cuando viajo a El Salvador, siempre me detengo al llegar a la pintura para reflexionar sobre todo lo que San Romero significa para mí y para millones de personas", escribió.

Los críticos del presidente Bukele señalaron que el cuadro se trasladó sin respetar las leyes locales.

Un decreto de 2012 emitido por el Ministerio de Cultura de El Salvador otorgaba a la pintura un estatus especial como bien de interés cultural nacional, y establecía que su ubicación no podía cambiarse sin un proceso de revisión técnica.

Carlos Colorado, un abogado salvadoreño-estadounidense que dirige un blog sobre San Romero, dijo que le preocupaba que el actual gobierno de El Salvador estuviera menospreciando la contribución del obispo a la historia de la nación.

San Romero fue arzobispo de San Salvador a finales de la década de 1970, un periodo turbulento que desembocó en una guerra civil en la que murieron más de 75.000 personas.

Como obispo, San Romero se pronunció contra la violencia política, defendió a las víctimas de los militares e instó a los soldados a no actuar contra sus propios hermanos de las comunidades rurales pobres.

Monseñor Romero fue asesinado por un franco tirador el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba Misa en un hospital de San Salvador. Su Misa de beatificación, el 23 de mayo de 2015, fue uno de los mayores eventos públicos en la historia de El Salvador, con una multitud estimada de 250.000 personas. Fue canonizado por el Papa Francisco el 14 de octubre de 2018.

El Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero y Galdámez recibió el nombre del legendario arzobispo en 2014.

La administración de Bukele parece estar tratando de "pasar por alto" este período de la historia de El Salvador, dijo Colorado a OSV News.

Recientemente, el gobierno de El Salvador derribó un monumento al acuerdo de paz de 1992, que puso fin a la guerra civil salvadoreña, para construir un parque.

"Bukele está tratando de cambiar la imagen del país, y eso es probablemente algo bueno en la medida en que la gente piensa en El Salvador como un lugar con pandillas, un lugar que se está recuperando del conflicto", dijo Colorado a OSV News. "Pero parece estar adoptando un enfoque de mano dura".

El cuadro de San Romero fue inaugurado en 2010 durante un acto en el que el gobierno de El Salvador pidió perdón por el asesinato del obispo en 1980, a manos de un escuadrón de la muerte de extrema derecha.

Mientras El Salvador emprende una ofensiva contra las pandillas – una medida que ha hecho que el país sea más seguro, pero que también ha provocado el encarcelamiento de miles de inocentes –, a algunos salvadoreños les preocupa que el gobierno actual no preste la debida atención a las cuestiones de derechos humanos.

Manuel Rueda escribe para OSV News desde Bogotá, Colombia.


Related Stories

OSV News – La reciente decisión de las autoridades de El Salvador de retirar un cuadro de San Óscar Romero de un lugar destacado en el aeropuerto principal del país y trasladarlo a una zona más apartada, generó la reacción de católicos y líderes de opinión, que han criticado la forma en que el gobierno de la nación está tratando los símbolos nacionales mientras trata de dar una nueva imagen al país como un destino seguro y turístico.

La pintura, de 18 pies de ancho, representa diferentes escenas de la vida de San Romero, incluido un encuentro que Romero tuvo con personas cuyos familiares habían sido secuestrados por los militares.

El cuadro fue pintado en 2010 para conmemorar el 30º aniversario del asesinato de San Romero y se había colocado en un pasillo de la sala de salidas del aeropuerto de San Salvador, donde los pasajeros podían verlo fácilmente mientras se dirigían a sus puertas de embarque.

Fueron los pasajeros del aeropuerto quienes observaron que el cuadro ya no estaba en su ubicación original y había sido sustituido por un gran cartel que da la bienvenida a los turistas a El Salvador, "tierra del surf, los volcanes y el café". Los primero reportes sobre la desaparición del mural se publicaron el 20 de mayo.

En un principio, las autoridades no dieron ninguna explicación sobre la pintura retirada, lo que provocó las críticas de algunos líderes católicos.

"La destrucción del mural alusivo a Monseñor Romero en el aeropuerto salvadoreño es un acto de ‘damnatio memoriae’ (daño a la memoria) aplicado, en la mente del oficialismo, a sus anteriores adversarios políticos", escribió el padre Juan Vicente Chopín Portillo, en una columna de opinión, donde también criticó a los obispos locales por no pronunciarse sobre lo que luego pareció ser la remoción de la pintura, no un daño.

"Hago un llamado a los sacerdotes a hacer mención de Monseñor Romero en sus homilías, para que su legado no dependa de un muro, sino de las virtudes y convicciones de los cristianos", escribió el padre Chopín.

Tras guardar silencio sobre el asunto durante varios días, el gobierno de El Salvador anunció el 27 de mayo que la obra había sido trasladada a una pequeña galería de arte dentro del aeropuerto que contiene otras piezas de artistas locales. Los partidarios del gobierno dijeron en X que la pintura está ahora mejor iluminada.

"Somos una nación soberana", escribió el presidente Nayib Bukele en su cuenta de X (antes Twitter), "y expondremos nuestras obras de arte donde creamos conveniente".

El presidente salvadoreño se refería a un post en X del representante estadounidense Jim McGovern, quien dijo el 26 de mayo que estaba "profundamente perturbado" al ver el mural retirado de su lugar inicial.

"Cuando viajo a El Salvador, siempre me detengo al llegar a la pintura para reflexionar sobre todo lo que San Romero significa para mí y para millones de personas", escribió.

Los críticos del presidente Bukele señalaron que el cuadro se trasladó sin respetar las leyes locales.

Un decreto de 2012 emitido por el Ministerio de Cultura de El Salvador otorgaba a la pintura un estatus especial como bien de interés cultural nacional, y establecía que su ubicación no podía cambiarse sin un proceso de revisión técnica.

Carlos Colorado, un abogado salvadoreño-estadounidense que dirige un blog sobre San Romero, dijo que le preocupaba que el actual gobierno de El Salvador estuviera menospreciando la contribución del obispo a la historia de la nación.

San Romero fue arzobispo de San Salvador a finales de la década de 1970, un periodo turbulento que desembocó en una guerra civil en la que murieron más de 75.000 personas.

Como obispo, San Romero se pronunció contra la violencia política, defendió a las víctimas de los militares e instó a los soldados a no actuar contra sus propios hermanos de las comunidades rurales pobres.

Monseñor Romero fue asesinado por un franco tirador el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba Misa en un hospital de San Salvador. Su Misa de beatificación, el 23 de mayo de 2015, fue uno de los mayores eventos públicos en la historia de El Salvador, con una multitud estimada de 250.000 personas. Fue canonizado por el Papa Francisco el 14 de octubre de 2018.

El Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero y Galdámez recibió el nombre del legendario arzobispo en 2014.

La administración de Bukele parece estar tratando de "pasar por alto" este período de la historia de El Salvador, dijo Colorado a OSV News.

Recientemente, el gobierno de El Salvador derribó un monumento al acuerdo de paz de 1992, que puso fin a la guerra civil salvadoreña, para construir un parque.

"Bukele está tratando de cambiar la imagen del país, y eso es probablemente algo bueno en la medida en que la gente piensa en El Salvador como un lugar con pandillas, un lugar que se está recuperando del conflicto", dijo Colorado a OSV News. "Pero parece estar adoptando un enfoque de mano dura".

El cuadro de San Romero fue inaugurado en 2010 durante un acto en el que el gobierno de El Salvador pidió perdón por el asesinato del obispo en 1980, a manos de un escuadrón de la muerte de extrema derecha.

Mientras El Salvador emprende una ofensiva contra las pandillas – una medida que ha hecho que el país sea más seguro, pero que también ha provocado el encarcelamiento de miles de inocentes –, a algunos salvadoreños les preocupa que el gobierno actual no preste la debida atención a las cuestiones de derechos humanos.

Manuel Rueda escribe para OSV News desde Bogotá, Colombia.

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


Spirit and Scripture combined cast light on life's problems, Pope says
Christians should read Scripture often, every day if possible...

Catholic Church leaders voice concern over EU election results, impact on European unity
As the outcome of elections to the European Parliament became known, Catholic Church leaders voiced ...

Catholic meteorologist watches skies during Eucharistic pilgrimage
Since beginning their journeys mid-May, ...

To the good dads
"Call if you need anything." That's how my dad said goodbye to me when my family dropped me off at college.

Señor, ¿nos enseñarás a orar?
Como padres, naturalmente queremos lo mejor para nuestros hijos.


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.