Vid y ramas

April 26, 2024 at 10:31 a.m.

Por Obispo David M. O'Connell, C.M.

Un mensaje del Obispo David M. O’Connell, C.M., para el Quinto Domingo de Pascua

Hay un viejo dicho que probablemente hayas escuchado o incluso dicho muchas veces: “No me digas que me amas… muéstramelo”.

Pensé en esa frase cuando leí la segunda lectura de la Primera Carta de Juan para el Quinto Domingo de Pascua donde el autor escribe: “no amemos de palabra, sino de hecho y en verdad”.

¡Palabras diferentes que tienen el mismo significado que el viejo dicho! Nuestro amor debe ser real. No basta, como suele decirse, con “hablar lo que se dice”. Tenemos que “caminar el camino en Cristo” siguiendo el camino que él recorrió y permaneciendo en él.

“Permaneced en mí”, dice Jesús en el Evangelio de Juan, “como yo permanezco en vosotros”. Sabemos, en la fe, que Dios está siempre presente en nosotros, especialmente en la Eucaristía. Pero debemos preguntarnos, a la luz del pasaje evangélico de Juan: “¿Estamos siempre presentes ante él?

En la Eucaristía “siempre” experimentamos la “presencia de Cristo”. En la Eucaristía, "siempre" se nos da la oportunidad de "permanecer en él", ya que él "permanece en y con nosotros".

Recuerdo haber escuchado una historia sobre una parroquia donde un anciano solía entrar a la iglesia y sentarse durante horas ante el sagrario. Un día, el párroco, movido por la curiosidad, se acercó al hombre y le preguntó: “Sam, estás aquí durante horas todos los días en la iglesia. ¿Por qué oras?”

El humilde anciano miró al sacerdote y luego de nuevo al tabernáculo, diciendo mientras lo hacía: “En realidad, nada. Solo lo miro y él me mira. Eso es todo lo que necesito."

“Permaneced en mí como yo en vosotros”.

“No me digas que me amas, muéstramelo”.

“No amemos de palabra, sino de hecho y en verdad”.

El Evangelio del Quinto Domingo de Pascua es uno de mis favoritos. “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos”, dice Jesús a sus discípulos. Este pasaje es uno de los siete casos en el Evangelio de Juan donde Jesús comienza su enseñanza con las palabras "Yo soy".

“Yo soy el pan de Vida; el que a mí viene, no tendrá hambre (Juan 6:35)”. "Soy la luz del mundo; el que me sigue, no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Juan 8: 12)”. “Yo soy la Puerta...Yo soy el Buen Pastor que da su vida por las ovejas, Evangelio de la semana pasada (Juan 10: 9-11)”. “Yo soy la Resurrección y la vida... el que cree en mí no morirá jamás (Juan 11: 25)”. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Juan 14: 6)”. Y, por supuesto, el pasaje del Evangelio de hoy: “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos(Juan 15, 5)”.

Lo interesante de estos siete dichos... en el Antiguo Testamento, mientras hablaba con Dios, Moisés le pidió su nombre para contárselo al Pueblo de Israel. Y Dios respondió: “Yo soy... diles “Yo soy” el que te envió (Éxodo 3: 13-14)”. Y aquí, hoy, Jesús está mostrando su conexión con Dios su Padre al revelar, al compartir su identidad misma: “Yo soy”.

“Yo soy la vid, ustedes los sarmientos”. Aquí hay una imagen de nuestra relación con Cristo. “Permaneced en mí como yo permanezco en vosotros”. ¡Qué gran estímulo nos llega en el Evangelio del Domingo! Los discípulos lo oyeron, lo supieron, lo creyeron y estuvieron dispuestos a morir por ello. Cada domingo del tiempo de Pascua hemos sido testigos en los Hechos de los Apóstoles de la predicación y los hechos heroicos de Pedro, Pablo originalmente llamado Saulo y todos los discípulos. Permanecieron en Jesús y él en ellos y se realizaron grandes obras, no sólo palabras dichas.

Nuestra segunda lectura proclama: “Dios es más grande que nuestro corazón y lo sabe todo. Amados, si nuestro corazón no nos condena, tenemos confianza en Dios y recibimos de él todo lo que pidamos, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y su mandamiento es este: debemos creer en el nombre de su Hijo Jesucristo y amarnos unos a otros tal como él nos mandó. Los que guardan sus mandamientos permanecen en él, y él en ellos” (1 Juan 3: 20-24).

Aquí en la Iglesia, ya sea en la Misa o simplemente ante el Santísimo Sacramento en el Sagrario, experimentamos el lugar donde ese proceso es real y el signo visible de nuestro mutuo “permanecer”. Lo miramos. Él nos mira. Pero no le digas simplemente que lo amas; muestrale. Y mostrarnos ese amor unos a otros. Éste es el regalo que nos da; esto es lo que nos pide, sarmientos de la vid verdadera. De esto se trata la Eucaristía. “Permaneced en mí como yo permanezco en vosotros”.




Related Stories

Un mensaje del Obispo David M. O’Connell, C.M., para el Quinto Domingo de Pascua

Hay un viejo dicho que probablemente hayas escuchado o incluso dicho muchas veces: “No me digas que me amas… muéstramelo”.

Pensé en esa frase cuando leí la segunda lectura de la Primera Carta de Juan para el Quinto Domingo de Pascua donde el autor escribe: “no amemos de palabra, sino de hecho y en verdad”.

¡Palabras diferentes que tienen el mismo significado que el viejo dicho! Nuestro amor debe ser real. No basta, como suele decirse, con “hablar lo que se dice”. Tenemos que “caminar el camino en Cristo” siguiendo el camino que él recorrió y permaneciendo en él.

“Permaneced en mí”, dice Jesús en el Evangelio de Juan, “como yo permanezco en vosotros”. Sabemos, en la fe, que Dios está siempre presente en nosotros, especialmente en la Eucaristía. Pero debemos preguntarnos, a la luz del pasaje evangélico de Juan: “¿Estamos siempre presentes ante él?

En la Eucaristía “siempre” experimentamos la “presencia de Cristo”. En la Eucaristía, "siempre" se nos da la oportunidad de "permanecer en él", ya que él "permanece en y con nosotros".

Recuerdo haber escuchado una historia sobre una parroquia donde un anciano solía entrar a la iglesia y sentarse durante horas ante el sagrario. Un día, el párroco, movido por la curiosidad, se acercó al hombre y le preguntó: “Sam, estás aquí durante horas todos los días en la iglesia. ¿Por qué oras?”

El humilde anciano miró al sacerdote y luego de nuevo al tabernáculo, diciendo mientras lo hacía: “En realidad, nada. Solo lo miro y él me mira. Eso es todo lo que necesito."

“Permaneced en mí como yo en vosotros”.

“No me digas que me amas, muéstramelo”.

“No amemos de palabra, sino de hecho y en verdad”.

El Evangelio del Quinto Domingo de Pascua es uno de mis favoritos. “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos”, dice Jesús a sus discípulos. Este pasaje es uno de los siete casos en el Evangelio de Juan donde Jesús comienza su enseñanza con las palabras "Yo soy".

“Yo soy el pan de Vida; el que a mí viene, no tendrá hambre (Juan 6:35)”. "Soy la luz del mundo; el que me sigue, no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Juan 8: 12)”. “Yo soy la Puerta...Yo soy el Buen Pastor que da su vida por las ovejas, Evangelio de la semana pasada (Juan 10: 9-11)”. “Yo soy la Resurrección y la vida... el que cree en mí no morirá jamás (Juan 11: 25)”. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Juan 14: 6)”. Y, por supuesto, el pasaje del Evangelio de hoy: “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos(Juan 15, 5)”.

Lo interesante de estos siete dichos... en el Antiguo Testamento, mientras hablaba con Dios, Moisés le pidió su nombre para contárselo al Pueblo de Israel. Y Dios respondió: “Yo soy... diles “Yo soy” el que te envió (Éxodo 3: 13-14)”. Y aquí, hoy, Jesús está mostrando su conexión con Dios su Padre al revelar, al compartir su identidad misma: “Yo soy”.

“Yo soy la vid, ustedes los sarmientos”. Aquí hay una imagen de nuestra relación con Cristo. “Permaneced en mí como yo permanezco en vosotros”. ¡Qué gran estímulo nos llega en el Evangelio del Domingo! Los discípulos lo oyeron, lo supieron, lo creyeron y estuvieron dispuestos a morir por ello. Cada domingo del tiempo de Pascua hemos sido testigos en los Hechos de los Apóstoles de la predicación y los hechos heroicos de Pedro, Pablo originalmente llamado Saulo y todos los discípulos. Permanecieron en Jesús y él en ellos y se realizaron grandes obras, no sólo palabras dichas.

Nuestra segunda lectura proclama: “Dios es más grande que nuestro corazón y lo sabe todo. Amados, si nuestro corazón no nos condena, tenemos confianza en Dios y recibimos de él todo lo que pidamos, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y su mandamiento es este: debemos creer en el nombre de su Hijo Jesucristo y amarnos unos a otros tal como él nos mandó. Los que guardan sus mandamientos permanecen en él, y él en ellos” (1 Juan 3: 20-24).

Aquí en la Iglesia, ya sea en la Misa o simplemente ante el Santísimo Sacramento en el Sagrario, experimentamos el lugar donde ese proceso es real y el signo visible de nuestro mutuo “permanecer”. Lo miramos. Él nos mira. Pero no le digas simplemente que lo amas; muestrale. Y mostrarnos ese amor unos a otros. Éste es el regalo que nos da; esto es lo que nos pide, sarmientos de la vid verdadera. De esto se trata la Eucaristía. “Permaneced en mí como yo permanezco en vosotros”.



Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


Bishops' spring meeting opens with focus on anti-poverty arm, Eucharistic revival, mental health
The first day of the U.S. Catholic bishops' public meetings...

Despite knee issues, St. Rose’s Huisman wins another MOC gold in shot put
As his high school throwing career winds down, it’s tempting to wonder how great Josh Huisman would be ...

10 things that make for a great Catholic dad
Being a Catholic dad is both a great privilege and a big responsibility.

Ecumenism and papal primacy: Vatican releases status report on dialogues
The reason why the 2024 edition of the Vatican yearbook has re-inserted...

Pope says synodality should be 'permanent way of acting in the church'
– Pope Francis said he hopes the spirit of openness and dialogue ...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.