En Pascua, el Papa pide a Cristo que 'haga rodar' las piedras de la guerra en todo el mundo

April 1, 2024 at 8:15 a.m.
El Papa Francisco saluda a la multitud tras pronunciar su mensaje de Pascua y la bendición "urbi et orbi" (a la ciudad y al mundo) desde el balcón central de la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 31 de marzo de 2024. (Foto CNS /Vatican Media)
El Papa Francisco saluda a la multitud tras pronunciar su mensaje de Pascua y la bendición "urbi et orbi" (a la ciudad y al mundo) desde el balcón central de la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 31 de marzo de 2024. (Foto CNS /Vatican Media) (Vatican Media)

Por Justin McLellan, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO CNS – Al igual que Jesús quitó la piedra que sellaba su tumba en la mañana de la Resurrección, en Pascua sólo Cristo "es capaz de quitar las piedras que cierran el camino hacia la vida" y que atrapan a la humanidad en la guerra y la injusticia, dijo el Papa Francisco.

Con su Resurrección, Jesús abre "esas puertas que cerramos continuamente con las guerras que proliferan en el mundo", dijo tras celebrar la Misa de Pascua en la Plaza de San Pedro el 31 de marzo. "Sólo Cristo resucitado, dándonos el perdón de los pecados, nos abre el camino a un mundo renovado".

Sentado en el balcón de la Basílica de San Pedro, el Papa rezó pidiendo a Cristo resucitado que traiga la paz a Israel, Palestina y Ucrania, así como a otras muchas regiones del mundo asoladas por conflictos.

"A la vez que invito a respetar de los principios del derecho internacional, hago votos por un intercambio general de todos los prisioneros entre Rusia y Ucrania", dijo. "¡Todos por todos!".

A continuación, el Papa Francisco hizo un llamado a la comunidad internacional para garantizar el acceso de ayudas humanitarias a Gaza y pidió la "rápida liberación" de los rehenes tomados durante el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre, así como "un inmediato alto el fuego en la Franja".

"La guerra es siempre un absurdo y una derrota", dijo, pidiendo que los "vientos reforzadores de la guerra" no lleguen a Europa y al Mediterráneo. "No permitamos que los vientos de la guerra soplen cada vez más fuertes sobre Europa y sobre el Mediterráneo. Que no se ceda a la lógica de las armas y del rearme. La paz no se construye nunca con las armas, sino tendiendo la mano y abriendo el corazón".

La Misa de Pascua en la plaza florida comenzó con el canto del "aleluya", tradicionalmente ausente de las celebraciones litúrgicas durante la Cuaresma, como parte del rito del "Resurrexit", en el que se presenta al Papa un icono de Jesús para recordar el testimonio de San Pedro sobre la resurrección de Cristo.

Más de 21.000 bulbos de flores donados por floricultores holandeses decoraban la plaza y hacían estallar de color el cielo encapotado.

Como es tradicional, el Papa no pronunció una homilía durante la Misa matutina, sino que inclinó la cabeza y observó varios minutos de reflexión silenciosa tras el canto del Evangelio en latín y griego.

A pesar de que el Vaticano dijo que el Papa Francisco se quedó en casa el 29 de marzo después de un servicio del Vía Crucis en el Coliseo de Roma "para conservar su salud" para la vigilia de Pascua y la Misa, el Papa parecía de buen humor mientras saludaba a cardenales y obispos después de la Misa. Pasó mucho tiempo paseando en el Papamóvil entre los fieles, sonriendo y saludando a la multitud de visitantes en la plaza de San Pedro y a lo largo de la larga avenida que se acerca al Vaticano.

Unas 30.000 personas asistieron a la Misa matutina del Papa y a mediodía había aproximadamente 60.000 personas en el interior y los alrededores de la Plaza de San Pedro para su mensaje de Pascua y su bendición "urbi et orbi" (a la ciudad y al mundo).

El cardenal estadounidense James M. Harvey, arcipreste de la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma, estuvo junto al Papa Francisco durante la bendición y anunció una indulgencia plenaria disponible para los presentes y para todos los que le siguieran a través de la radio, la televisión y otros canales de comunicación.

El Papa Francisco, que solo se detuvo de vez en cuando para aclararse la garganta, leyó íntegramente su mensaje de Pascua y rezó por la paz en varios focos de conflicto de todo el mundo, como Siria, Líbano, Haití, Myanmar, Sudán, Mozambique y la República Democrática del Congo.

También rezó por los Rohinya – un grupo étnico perseguido, predominantemente musulmán, que reside mayoritariamente en Myanmar –de quienes dijo que están "afligidos por una grave crisis humanitaria".

El Papa elogió los pasos de la región de los Balcanes Occidentales hacia la integración europea, instando a la región a abrazar sus diferencias étnicas, culturales y confesionales, así como las negociaciones de paz que se están llevando a cabo entre Armenia y Azerbaiyán.

"Que Cristo resucitado abra un camino de esperanza a las personas que en otras partes del mundo sufren a causa de la violencia, los conflictos y la inseguridad alimentaria, como también por los efectos del cambio climático. Que dé consuelo a las víctimas de cualquier forma de terrorismo", rezó, pidiendo a los visitantes que recen "por los que han perdido la vida e imploremos el arrepentimiento y la conversión de los autores de estos crímenes".

Al hablar sobre la Pascua, que el Papa Francisco dijo que celebra la vida dada a la humanidad a través de la resurrección del hijo de Dios, lamentó "con cuánta frecuencia se desprecia el don precioso de la vida" hoy en día.

"¿Cuántos niños ni siquiera pueden ver la luz?", preguntó. "¿Cuántos mueren de hambre o carecen de cuidados esenciales o son víctimas de abusos y violencia? ¿Cuántas vidas se compran y se venden por el creciente comercio de seres humanos?".

"En el día en que Cristo nos ha liberado de la esclavitud de la muerte, exhorto a cuantos tienen responsabilidades políticas para que no escatimen esfuerzos en combatir el flagelo de la trata de seres humanos, trabajando incansablemente para desmantelar sus redes de explotación y conducir a la libertad a quienes son sus víctimas", dijo.

El Papa Francisco también pidió que la luz de Cristo resucitado "haga resplandecer su luz sobre los migrantes y sobre todos aquellos que están atravesando un período de dificultad económica" como fuente de consuelo y esperanza en los momentos de necesidad.

"Que Cristo guíe a todas las personas de buena voluntad a unirse en la solidaridad, para afrontar juntos los numerosos desafíos que conciernen a las familias más pobres en su búsqueda de una vida mejor y de la felicidad", dijo, pidiendo que la luz de la Resurrección "ilumine nuestras mentes y convierta nuestros corazones, haciéndonos conscientes del valor de toda vida humana, que debe ser acogida, protegida y amada".


Related Stories

CIUDAD DEL VATICANO CNS – Al igual que Jesús quitó la piedra que sellaba su tumba en la mañana de la Resurrección, en Pascua sólo Cristo "es capaz de quitar las piedras que cierran el camino hacia la vida" y que atrapan a la humanidad en la guerra y la injusticia, dijo el Papa Francisco.

Con su Resurrección, Jesús abre "esas puertas que cerramos continuamente con las guerras que proliferan en el mundo", dijo tras celebrar la Misa de Pascua en la Plaza de San Pedro el 31 de marzo. "Sólo Cristo resucitado, dándonos el perdón de los pecados, nos abre el camino a un mundo renovado".

Sentado en el balcón de la Basílica de San Pedro, el Papa rezó pidiendo a Cristo resucitado que traiga la paz a Israel, Palestina y Ucrania, así como a otras muchas regiones del mundo asoladas por conflictos.

"A la vez que invito a respetar de los principios del derecho internacional, hago votos por un intercambio general de todos los prisioneros entre Rusia y Ucrania", dijo. "¡Todos por todos!".

A continuación, el Papa Francisco hizo un llamado a la comunidad internacional para garantizar el acceso de ayudas humanitarias a Gaza y pidió la "rápida liberación" de los rehenes tomados durante el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre, así como "un inmediato alto el fuego en la Franja".

"La guerra es siempre un absurdo y una derrota", dijo, pidiendo que los "vientos reforzadores de la guerra" no lleguen a Europa y al Mediterráneo. "No permitamos que los vientos de la guerra soplen cada vez más fuertes sobre Europa y sobre el Mediterráneo. Que no se ceda a la lógica de las armas y del rearme. La paz no se construye nunca con las armas, sino tendiendo la mano y abriendo el corazón".

La Misa de Pascua en la plaza florida comenzó con el canto del "aleluya", tradicionalmente ausente de las celebraciones litúrgicas durante la Cuaresma, como parte del rito del "Resurrexit", en el que se presenta al Papa un icono de Jesús para recordar el testimonio de San Pedro sobre la resurrección de Cristo.

Más de 21.000 bulbos de flores donados por floricultores holandeses decoraban la plaza y hacían estallar de color el cielo encapotado.

Como es tradicional, el Papa no pronunció una homilía durante la Misa matutina, sino que inclinó la cabeza y observó varios minutos de reflexión silenciosa tras el canto del Evangelio en latín y griego.

A pesar de que el Vaticano dijo que el Papa Francisco se quedó en casa el 29 de marzo después de un servicio del Vía Crucis en el Coliseo de Roma "para conservar su salud" para la vigilia de Pascua y la Misa, el Papa parecía de buen humor mientras saludaba a cardenales y obispos después de la Misa. Pasó mucho tiempo paseando en el Papamóvil entre los fieles, sonriendo y saludando a la multitud de visitantes en la plaza de San Pedro y a lo largo de la larga avenida que se acerca al Vaticano.

Unas 30.000 personas asistieron a la Misa matutina del Papa y a mediodía había aproximadamente 60.000 personas en el interior y los alrededores de la Plaza de San Pedro para su mensaje de Pascua y su bendición "urbi et orbi" (a la ciudad y al mundo).

El cardenal estadounidense James M. Harvey, arcipreste de la Basílica de San Pablo Extramuros de Roma, estuvo junto al Papa Francisco durante la bendición y anunció una indulgencia plenaria disponible para los presentes y para todos los que le siguieran a través de la radio, la televisión y otros canales de comunicación.

El Papa Francisco, que solo se detuvo de vez en cuando para aclararse la garganta, leyó íntegramente su mensaje de Pascua y rezó por la paz en varios focos de conflicto de todo el mundo, como Siria, Líbano, Haití, Myanmar, Sudán, Mozambique y la República Democrática del Congo.

También rezó por los Rohinya – un grupo étnico perseguido, predominantemente musulmán, que reside mayoritariamente en Myanmar –de quienes dijo que están "afligidos por una grave crisis humanitaria".

El Papa elogió los pasos de la región de los Balcanes Occidentales hacia la integración europea, instando a la región a abrazar sus diferencias étnicas, culturales y confesionales, así como las negociaciones de paz que se están llevando a cabo entre Armenia y Azerbaiyán.

"Que Cristo resucitado abra un camino de esperanza a las personas que en otras partes del mundo sufren a causa de la violencia, los conflictos y la inseguridad alimentaria, como también por los efectos del cambio climático. Que dé consuelo a las víctimas de cualquier forma de terrorismo", rezó, pidiendo a los visitantes que recen "por los que han perdido la vida e imploremos el arrepentimiento y la conversión de los autores de estos crímenes".

Al hablar sobre la Pascua, que el Papa Francisco dijo que celebra la vida dada a la humanidad a través de la resurrección del hijo de Dios, lamentó "con cuánta frecuencia se desprecia el don precioso de la vida" hoy en día.

"¿Cuántos niños ni siquiera pueden ver la luz?", preguntó. "¿Cuántos mueren de hambre o carecen de cuidados esenciales o son víctimas de abusos y violencia? ¿Cuántas vidas se compran y se venden por el creciente comercio de seres humanos?".

"En el día en que Cristo nos ha liberado de la esclavitud de la muerte, exhorto a cuantos tienen responsabilidades políticas para que no escatimen esfuerzos en combatir el flagelo de la trata de seres humanos, trabajando incansablemente para desmantelar sus redes de explotación y conducir a la libertad a quienes son sus víctimas", dijo.

El Papa Francisco también pidió que la luz de Cristo resucitado "haga resplandecer su luz sobre los migrantes y sobre todos aquellos que están atravesando un período de dificultad económica" como fuente de consuelo y esperanza en los momentos de necesidad.

"Que Cristo guíe a todas las personas de buena voluntad a unirse en la solidaridad, para afrontar juntos los numerosos desafíos que conciernen a las familias más pobres en su búsqueda de una vida mejor y de la felicidad", dijo, pidiendo que la luz de la Resurrección "ilumine nuestras mentes y convierta nuestros corazones, haciéndonos conscientes del valor de toda vida humana, que debe ser acogida, protegida y amada".

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


En su tercer día, el Congreso Eucarístico invita a los católicos a encontrar sanación en la Eucaristía, compartirlo con los demás
"Dulce unción, amor purificador, sanador misericordioso, amor eterno".

Congress's Day 3 invites Catholics to find God's healing in the Eucharist, share it with others
Tony Meléndez sang to his guitar, telling the audience gathered at Lucas Oil Stadium July 19...

In the midst of Olympic craze in Paris, Notre Dame guide's advice is: Watch the beauty of the cathedral
Even if the spotlight is now on sports stadiums ahead...

Eucharistic Congress underway in Indianapolis
The Congress has seen participants engaging in various Eucharistic-centered activities...

National congress's second night of Eucharistic revival: 'Only love can make a saint'
On the second night of the National Eucharistic Congress in Indianapolis July 18, close to 50,000 Catholics....


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.