Las familias israelíes que han perdido a sus seres queridos esperan pruebas de vida; el patriarca insta a la oración y ayuno

October 16, 2023 at 10:50 a.m.
Family and friends mourn Danielle, 25, and Noam, 26, an Israeli couple who were killed in a deadly attack by Hamas gunmen from Gaza as they attended a festival, as they are buried next to each other during their funeral in Kiryat Tivon, Israel, Oct. 12, 2023. The Israel-Hamas war so far has claimed more than 2,600 lives. (OSV News photo/Shir Torem, Reuters)
Family and friends mourn Danielle, 25, and Noam, 26, an Israeli couple who were killed in a deadly attack by Hamas gunmen from Gaza as they attended a festival, as they are buried next to each other during their funeral in Kiryat Tivon, Israel, Oct. 12, 2023. The Israel-Hamas war so far has claimed more than 2,600 lives. (OSV News photo/Shir Torem, Reuters) (Shir Torem)

Por Judith Sudilovsky

JERUSALÉN OSV News –Justo antes de que los niños de su clase de preescolar se fueran de vacaciones por la festividad judía de Sucot, Romina Shvalb, de 42 años, profesora de preescolar en el tranquilo kibutz israelí de Nir Oz, cerca de la frontera con Gaza, había horneado challah –el pan dulce trenzado que los judíos comen tradicionalmente el sábado y los días festivos –con los pequeños.

Habían disfrutado comiendo en la Sucá, una cabaña temporal que los judíos construyen para las festividades, dijo, y habían hecho adornos para colgar del techo y los lados de la estructura.

Pero al final de la semana de vacaciones, Shvalb, que es originaria de Córdoba, Argentina, y ahora vive con su familia en Ofakim, un pueblo cercano a Nir Oz, vivió su peor pesadilla cuando miles de terroristas de Hamás traspasaron la barrera fronteriza desde Gaza y llevaron a cabo una masacre de más de 1.200 israelíes, entre ellos al menos 22 estadounidenses y personas de otras nacionalidades, en las pequeñas comunidades agrícolas y pueblos de la frontera.

Funcionarios israelíes afirmaron que hay decenas más de ciudadanos israelíes, algunos con doble nacionalidad –entre ellos madres con sus bebés, soldados y ancianos y jóvenes –cautivos en Gaza.

La hermana de Shvalb, Carina Engelbert, de 51 años, y su familia se encuentran entre los desaparecidos.

"No sé qué les está pasando. Mi hermana acaba de terminar un tratamiento contra el cáncer de mama y necesita medicinas, y su marido, Ronen, es diabético y también necesita medicinas. (Su hija) Mika tiene síntomas postraumáticos por todos los ataques anteriores y las operaciones militares en la frontera y necesita medicinas", dijo.

Todas las casas vecinas a la de su hermana se quemaron cuando los terroristas entraron en los barrios y atacaron con armas pesadas las casas de las personas que se escondían en sus habitaciones de seguridad. Los terroristas prendieron fuego a las viviendas y luego mataron a tiros a la gente que intentaba escapar del infierno.

Pasaron dos días antes de que los amigos y vecinos del kibutz pudieran ir a casa de su hermana, ya que los soldados seguían luchando contra los terroristas ocultos. Sus amigos le han dicho que no han podido localizar los cuerpos de la familia, que incluye a Mika, de 18 años, y a la hija menor, Yuval, de 11, según Shvalb.

Su hijo Tom, de 20 años, es soldado y no estaba en casa en el momento del ataque. Su sobrino está "destrozado", dijo.

"Nadie tiene información para nosotros. Nada. Silencio total", dijo.

Todavía hay cadáveres esparcidos por carreteras y comunidades mientras las autoridades llevan a cabo el arduo y espantoso proceso de identificar tantos cuerpos, algunos de los cuales, según los rescatistas, fueron mutilados y quemados hasta quedar irreconocibles. En algunas familias faltan más de seis miembros. El hermano y el hijo de Engelbert han ido a proporcionar muestras de ADN, dijo Shvalb.

Cuando las sirenas antiaéreas les despertaron el 7 de octubre –algo habitual en las comunidades fronterizas --, su hermana le envió un mensaje de WhatsApp burlón en el que le decía que no tendría que ir a trabajar al día siguiente, como suele ocurrir tras un ataque con misiles desde Gaza. Entonces Shvalb empezó a oír disparos delante de su propia casa.

"Mi otra hermana y yo hablábamos y escribíamos a Carina. En un momento dado le escribí: '¿Cómo estás?' y ella me contestó: 'Están aquí', y desde ese momento no supe nada de ella. Eso fue a las nueve y media de la mañana".

Su hermana Paula estaba hablando con ella por teléfono más o menos a la misma hora y oyó a la otra hermana gritar: "Paula, están aquí, están aquí", y luego la línea se silenció, dijo. No saben si la familia fue asesinada o tomada como rehén o si siguen escondidos en algún lugar, dijo.

"Es imposible explicar lo que siento. Todos estamos desesperados. Me duele el corazón y me arde el cuerpo. No puedo dormir, no puedo comer. Nadie de mi familia puede. No puedo dejar de pensar en mis sobrinas y en lo que están pasando, si tienen frío, si tienen algo para comer, algo para beber. Si están heridas o no".

Su suegro y respectiva familia son religiosos y rezan por su regreso, afirma, pero ella no encuentra consuelo en ello y ha perdido toda esperanza.

"Sólo quiero que los traigan de vuelta a Israel", dijo, pidiendo ayuda internacional.

"Israel es siempre el primero en enviar equipos médicos y soldados para ayudar (cuando hay tragedias en el mundo). ¿Dónde están ahora todas las personas a las que ayudamos? Esos bebés asesinados; la gente quemada en sus casas", gritó.

Según informes, Israel ha matado a unos 1.500 terroristas dentro de Israel y ha seguido enviando sus aviones a reacción en ataques aéreos contra lo que dice que son objetivos de Hamás en Gaza, arrasando barrios enteros.

ABC informó que, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, hasta el 11 de octubre habían muerto por lo menos 1.417 personas y otras 6.268 habían resultado heridas desde el 7 de octubre. Entre los muertos en Gaza hay al menos 447 niños y 248 mujeres.

Israel reforzó su bloqueo de 18 años que, junto con Egipto, puso en marcha tras la elección de Hamás para dirigir el gobierno. Israel declaró que no permitiría la entrada de alimentos, agua, medicinas, gas ni electricidad en Gaza, donde viven unos 2 millones de palestinos en unos 365 km2 (140 millas cuadradas) de territorio.

Según un informe del diario Haaretz, el Ministerio de Sanidad palestino informó de que residentes judíos mataron a tres palestinos en el pueblo cisjordano de Qusra el 11 de octubre.

En nombre de los líderes religiosos cristianos de Tierra Santa, el cardenal Pierbattista Pizzaballa, patriarca latino de Jerusalén, invitó a todas las parroquias y comunidades religiosas a celebrar una jornada de ayuno y oración por la paz y la reconciliación el 17 de octubre. Aunque en muchas partes de las diócesis, dijo, no será posible organizar grandes encuentros, instó a la gente a organizar "sencillos y sobrios momentos comunes de oración en parroquias, comunidades religiosas y familias".

"De repente nos hemos visto catapultados a un mar de violencia sin precedentes. El odio, que ya experimentamos desde hace demasiado tiempo, aumentará aún más, y la consiguiente espiral de violencia creará más destrucción. Todo parece hablar de muerte", escribió en su llamamiento al ayuno y la oración.

"Sin embargo, en este tiempo de dolor y consternación, no queremos permanecer impotentes. No podemos dejar que la muerte y su aguijón sean la única palabra que oigamos. Por eso sentimos la necesidad de orar, de dirigir nuestro corazón a Dios Padre. Sólo así podemos sacar la fuerza y la serenidad necesarias para soportar estos difíciles momentos, dirigiéndonos a Él, en oración e intercesión, para implorar y clamar a Dios en medio de toda esta angustia", dijo el cardenal Pizzaballa.

Las casas de cuatro familias cristianas han sido destruidas por los bombardeos israelíes en Gaza, dijo el párroco de Gaza, el padre Gabriel Romaneli, en una entrevista publicada en el sitio web del Patriarcado Latino de Jerusalén. Se encontró varado en Belén al estallar la guerra y no ha podido regresar a Gaza.

En Gaza sólo viven 1.017 cristianos, dijo.

La iglesia ha abierto tres de sus espacios para acoger a los necesitados, dijo, y actualmente hay 150 personas alojadas en la iglesia y el edificio del monasterio, 30 en el Centro Santo Tomás de Aquino y otro grupo de personas en la Escuela de la Sagrada Familia. Dijo que hay escasez de combustible y agua, y que creen que pronto habrá escasez de electricidad. Dijo que en una llamada telefónica, el Papa Francisco le aseguró apoyo a él y al sacerdote asistente, el padre José, y los instó a seguir ayudando a los necesitados.

"Debido a la destrucción y devastación que ha dejado la guerra, apenas quedan suministros, y en su mayoría son inexistentes. De ahí que no podamos comprar nada ni satisfacer las necesidades de la gente", dijo el padre Romaneli.

La guerra también está poniendo en peligro el trabajo del Hospital de Bebés de Cáritas en Belén.

Tras el cierre de Cisjordania, muchos palestinos ya no tienen acceso al hospital, según Sibylle Hardegger, presidenta de la asociación Children's Relief Bethlehem, que administra el hospital. Hardegger hizo estas declaraciones al sitio web católico suizo kath.ch, recogidas por la agencia de noticias católica alemana KNA. Esto significaba que el único hospital infantil de Cisjordania quedaba aislado de muchos pacientes.

"Esto puede ser muy peligroso para los nacimientos prematuros, por ejemplo", dijo Hardegger. En la actualidad, el hospital sólo atiende a 15 pequeños pacientes estacionarios. Menos de un tercio del número habitual acudía para recibir tratamiento ambulatorio. Las consultas de los padres con hijos enfermos se atendían por teléfono si era necesario, dijo KNA.

"También tememos una posible escasez de suministros esenciales", dijo Hardegger. Por ello, dijo, la dirección del hospital había estado aumentando las existencias de medicamentos, material médico y combustible de calefacción para el invierno.

El deterioro postbélico del sector sanitario y de otros sistemas gubernamentales tendrá un impacto significativo en la vida cotidiana de Gaza durante mucho tiempo, añadió el padre Romaneli. "Muchos sufrirán. Por eso pedimos a todos, y a cada funcionario, que hagan todo lo posible para detener esta guerra inmediatamente. Pedimos a los fieles, en todas partes, que se unan a nosotros en la oración y se unan al amable llamamiento del cardenal Pierbattista Pizzaballa".

Judith Sudilovsky escribe para OSV News desde Jerusalén.



Related Stories

JERUSALÉN OSV News –Justo antes de que los niños de su clase de preescolar se fueran de vacaciones por la festividad judía de Sucot, Romina Shvalb, de 42 años, profesora de preescolar en el tranquilo kibutz israelí de Nir Oz, cerca de la frontera con Gaza, había horneado challah –el pan dulce trenzado que los judíos comen tradicionalmente el sábado y los días festivos –con los pequeños.

Habían disfrutado comiendo en la Sucá, una cabaña temporal que los judíos construyen para las festividades, dijo, y habían hecho adornos para colgar del techo y los lados de la estructura.

Pero al final de la semana de vacaciones, Shvalb, que es originaria de Córdoba, Argentina, y ahora vive con su familia en Ofakim, un pueblo cercano a Nir Oz, vivió su peor pesadilla cuando miles de terroristas de Hamás traspasaron la barrera fronteriza desde Gaza y llevaron a cabo una masacre de más de 1.200 israelíes, entre ellos al menos 22 estadounidenses y personas de otras nacionalidades, en las pequeñas comunidades agrícolas y pueblos de la frontera.

Funcionarios israelíes afirmaron que hay decenas más de ciudadanos israelíes, algunos con doble nacionalidad –entre ellos madres con sus bebés, soldados y ancianos y jóvenes –cautivos en Gaza.

La hermana de Shvalb, Carina Engelbert, de 51 años, y su familia se encuentran entre los desaparecidos.

"No sé qué les está pasando. Mi hermana acaba de terminar un tratamiento contra el cáncer de mama y necesita medicinas, y su marido, Ronen, es diabético y también necesita medicinas. (Su hija) Mika tiene síntomas postraumáticos por todos los ataques anteriores y las operaciones militares en la frontera y necesita medicinas", dijo.

Todas las casas vecinas a la de su hermana se quemaron cuando los terroristas entraron en los barrios y atacaron con armas pesadas las casas de las personas que se escondían en sus habitaciones de seguridad. Los terroristas prendieron fuego a las viviendas y luego mataron a tiros a la gente que intentaba escapar del infierno.

Pasaron dos días antes de que los amigos y vecinos del kibutz pudieran ir a casa de su hermana, ya que los soldados seguían luchando contra los terroristas ocultos. Sus amigos le han dicho que no han podido localizar los cuerpos de la familia, que incluye a Mika, de 18 años, y a la hija menor, Yuval, de 11, según Shvalb.

Su hijo Tom, de 20 años, es soldado y no estaba en casa en el momento del ataque. Su sobrino está "destrozado", dijo.

"Nadie tiene información para nosotros. Nada. Silencio total", dijo.

Todavía hay cadáveres esparcidos por carreteras y comunidades mientras las autoridades llevan a cabo el arduo y espantoso proceso de identificar tantos cuerpos, algunos de los cuales, según los rescatistas, fueron mutilados y quemados hasta quedar irreconocibles. En algunas familias faltan más de seis miembros. El hermano y el hijo de Engelbert han ido a proporcionar muestras de ADN, dijo Shvalb.

Cuando las sirenas antiaéreas les despertaron el 7 de octubre –algo habitual en las comunidades fronterizas --, su hermana le envió un mensaje de WhatsApp burlón en el que le decía que no tendría que ir a trabajar al día siguiente, como suele ocurrir tras un ataque con misiles desde Gaza. Entonces Shvalb empezó a oír disparos delante de su propia casa.

"Mi otra hermana y yo hablábamos y escribíamos a Carina. En un momento dado le escribí: '¿Cómo estás?' y ella me contestó: 'Están aquí', y desde ese momento no supe nada de ella. Eso fue a las nueve y media de la mañana".

Su hermana Paula estaba hablando con ella por teléfono más o menos a la misma hora y oyó a la otra hermana gritar: "Paula, están aquí, están aquí", y luego la línea se silenció, dijo. No saben si la familia fue asesinada o tomada como rehén o si siguen escondidos en algún lugar, dijo.

"Es imposible explicar lo que siento. Todos estamos desesperados. Me duele el corazón y me arde el cuerpo. No puedo dormir, no puedo comer. Nadie de mi familia puede. No puedo dejar de pensar en mis sobrinas y en lo que están pasando, si tienen frío, si tienen algo para comer, algo para beber. Si están heridas o no".

Su suegro y respectiva familia son religiosos y rezan por su regreso, afirma, pero ella no encuentra consuelo en ello y ha perdido toda esperanza.

"Sólo quiero que los traigan de vuelta a Israel", dijo, pidiendo ayuda internacional.

"Israel es siempre el primero en enviar equipos médicos y soldados para ayudar (cuando hay tragedias en el mundo). ¿Dónde están ahora todas las personas a las que ayudamos? Esos bebés asesinados; la gente quemada en sus casas", gritó.

Según informes, Israel ha matado a unos 1.500 terroristas dentro de Israel y ha seguido enviando sus aviones a reacción en ataques aéreos contra lo que dice que son objetivos de Hamás en Gaza, arrasando barrios enteros.

ABC informó que, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, hasta el 11 de octubre habían muerto por lo menos 1.417 personas y otras 6.268 habían resultado heridas desde el 7 de octubre. Entre los muertos en Gaza hay al menos 447 niños y 248 mujeres.

Israel reforzó su bloqueo de 18 años que, junto con Egipto, puso en marcha tras la elección de Hamás para dirigir el gobierno. Israel declaró que no permitiría la entrada de alimentos, agua, medicinas, gas ni electricidad en Gaza, donde viven unos 2 millones de palestinos en unos 365 km2 (140 millas cuadradas) de territorio.

Según un informe del diario Haaretz, el Ministerio de Sanidad palestino informó de que residentes judíos mataron a tres palestinos en el pueblo cisjordano de Qusra el 11 de octubre.

En nombre de los líderes religiosos cristianos de Tierra Santa, el cardenal Pierbattista Pizzaballa, patriarca latino de Jerusalén, invitó a todas las parroquias y comunidades religiosas a celebrar una jornada de ayuno y oración por la paz y la reconciliación el 17 de octubre. Aunque en muchas partes de las diócesis, dijo, no será posible organizar grandes encuentros, instó a la gente a organizar "sencillos y sobrios momentos comunes de oración en parroquias, comunidades religiosas y familias".

"De repente nos hemos visto catapultados a un mar de violencia sin precedentes. El odio, que ya experimentamos desde hace demasiado tiempo, aumentará aún más, y la consiguiente espiral de violencia creará más destrucción. Todo parece hablar de muerte", escribió en su llamamiento al ayuno y la oración.

"Sin embargo, en este tiempo de dolor y consternación, no queremos permanecer impotentes. No podemos dejar que la muerte y su aguijón sean la única palabra que oigamos. Por eso sentimos la necesidad de orar, de dirigir nuestro corazón a Dios Padre. Sólo así podemos sacar la fuerza y la serenidad necesarias para soportar estos difíciles momentos, dirigiéndonos a Él, en oración e intercesión, para implorar y clamar a Dios en medio de toda esta angustia", dijo el cardenal Pizzaballa.

Las casas de cuatro familias cristianas han sido destruidas por los bombardeos israelíes en Gaza, dijo el párroco de Gaza, el padre Gabriel Romaneli, en una entrevista publicada en el sitio web del Patriarcado Latino de Jerusalén. Se encontró varado en Belén al estallar la guerra y no ha podido regresar a Gaza.

En Gaza sólo viven 1.017 cristianos, dijo.

La iglesia ha abierto tres de sus espacios para acoger a los necesitados, dijo, y actualmente hay 150 personas alojadas en la iglesia y el edificio del monasterio, 30 en el Centro Santo Tomás de Aquino y otro grupo de personas en la Escuela de la Sagrada Familia. Dijo que hay escasez de combustible y agua, y que creen que pronto habrá escasez de electricidad. Dijo que en una llamada telefónica, el Papa Francisco le aseguró apoyo a él y al sacerdote asistente, el padre José, y los instó a seguir ayudando a los necesitados.

"Debido a la destrucción y devastación que ha dejado la guerra, apenas quedan suministros, y en su mayoría son inexistentes. De ahí que no podamos comprar nada ni satisfacer las necesidades de la gente", dijo el padre Romaneli.

La guerra también está poniendo en peligro el trabajo del Hospital de Bebés de Cáritas en Belén.

Tras el cierre de Cisjordania, muchos palestinos ya no tienen acceso al hospital, según Sibylle Hardegger, presidenta de la asociación Children's Relief Bethlehem, que administra el hospital. Hardegger hizo estas declaraciones al sitio web católico suizo kath.ch, recogidas por la agencia de noticias católica alemana KNA. Esto significaba que el único hospital infantil de Cisjordania quedaba aislado de muchos pacientes.

"Esto puede ser muy peligroso para los nacimientos prematuros, por ejemplo", dijo Hardegger. En la actualidad, el hospital sólo atiende a 15 pequeños pacientes estacionarios. Menos de un tercio del número habitual acudía para recibir tratamiento ambulatorio. Las consultas de los padres con hijos enfermos se atendían por teléfono si era necesario, dijo KNA.

"También tememos una posible escasez de suministros esenciales", dijo Hardegger. Por ello, dijo, la dirección del hospital había estado aumentando las existencias de medicamentos, material médico y combustible de calefacción para el invierno.

El deterioro postbélico del sector sanitario y de otros sistemas gubernamentales tendrá un impacto significativo en la vida cotidiana de Gaza durante mucho tiempo, añadió el padre Romaneli. "Muchos sufrirán. Por eso pedimos a todos, y a cada funcionario, que hagan todo lo posible para detener esta guerra inmediatamente. Pedimos a los fieles, en todas partes, que se unan a nosotros en la oración y se unan al amable llamamiento del cardenal Pierbattista Pizzaballa".

Judith Sudilovsky escribe para OSV News desde Jerusalén.


Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


Questions addressed, discussions held during Synod Listening Sessions
In preparation for the second set of Synod sessions scheduled ...

Retreat was time for young adults to be renewed in faith
"Flipping Tables" (to make more room for God) served ...

Whose Holy Land is it? History of most contested swath of land in region
Peace in the the birthplace of Jesus.

Pope: Jesus accepts a person's fragility so they can accept others
Jesus did not teach his disciples to ...

Pharmacy chains will dispense drug used for abortion, early miscarriage
Two major U.S. pharmacy chains have announced ...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.