Algunas reflexiones para el Adviento

November 30, 2023 at 1:34 p.m.

Por Obispo David M. O'Connell, C.M.

El tiempo de Adviento pronto llegará. Es una temporada única de esperanza, llena de expectativas y preparación para que todos nosotros en la comunidad Cristiana conmemoremos el nacimiento de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo, aunque la sociedad en general puede pasarlo por alto como simplemente una extensión de la celebración anticipada de la Navidad. Es cierto que Cristo ya ha venido y debemos regocijarnos en su Encarnación todos los días de nuestra vida. Pero las cuatro semanas de Adviento nos dan a todos un tiempo especial para “volver a contar” en oración la historia que condujo al nacimiento del Señor Jesús, la Esperanza de Israel. Si bien las decoraciones y los villancicos son hermosos, no debemos permitir que nos distraigan del verdadero significado de la temporada: Cristo ha venido a nuestro mundo, el “Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (Juan 1:14)”. El Adviento nos da esa oportunidad de reflexionar sobre ese misterio de nuestra fe.

Las imágenes de Isaías y los profetas, Juan el Bautista y María ocupan un lugar destacado en las Escrituras que leemos y predicamos durante estas pocas semanas. Necesitamos dejar que la “Palabra” penetre profundamente en nuestras mentes, corazones y almas, como los grandes personajes bíblicos del Adviento anticiparon el “Verbo hecho carne”. Los himnos que cantamos y las oraciones que rezamos en la Misa fijan nuestra atención con fe en Aquel que ha venido, Aquel que viene y Aquel que está por venir, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Todo se trata de Él: todo lo que somos, todo lo que esperamos y todo lo que hacemos como Cristianos. Necesitamos hacer de cada día de Adviento una anticipación de otra revelación más profunda y transformadora de Emmanuel, “Dios entre nosotros”. Aunque hemos leído, cantado y orado el mensaje de Adviento muchas veces antes, una pausa, un momento de tranquilidad para la oración, la celebración del sacramento de la reconciliación, ir a Misa con mayor frecuencia, son de gran ayuda para “hacer nuevas todas las cosas”... de nuevo. No sólo para el pueblo de Dios sino también para los ministros en nuestras parroquias.

Mientras caminamos juntos a través de la temporada de Adviento, que el Señor Jesucristo renueve nuestros corazones en una expectativa alegre una vez más mientras celebramos su presencia entre nosotros, ¡especialmente en la Sagrada Eucaristía!

Durante estas hermosas cuatro semanas de Adviento, les sugiero que consideren ir a Misa durante la semana cuando puedan. Mientras hace sus compras y recados, pase por su Iglesia y ore ante nuestro Bendito Señor, aunque sea por unos momentos. El esta aqui para usted…déjele saber que esta aquí para él. Reciba el Sacramento de la Penitencia y haga una buena confesión, no importa cuánto tiempo haya pasado desde la última vez. Los servicios de penitencia parroquial son una buena oportunidad. Rezar el rosario, pidiendo a nuestra Madre Santísima que proteja e interceda por usted y sus seres queridos. Tome su Biblia y lee los Evangelios, escuche la “Buena Nueva” de Nuestro Señor. Haga algo lindo, algo

caritativo para alguien que no lo espera. Recuerde a los pobres. Simplemente haga una pausa de vez en cuando para recordar, como dicen, “Jesús es el motivo de la temporada”.

La Navidad es, verdaderamente, “la época más maravillosa del año”. Pero no deje pasar el Adviento.


Related Stories

El tiempo de Adviento pronto llegará. Es una temporada única de esperanza, llena de expectativas y preparación para que todos nosotros en la comunidad Cristiana conmemoremos el nacimiento de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo, aunque la sociedad en general puede pasarlo por alto como simplemente una extensión de la celebración anticipada de la Navidad. Es cierto que Cristo ya ha venido y debemos regocijarnos en su Encarnación todos los días de nuestra vida. Pero las cuatro semanas de Adviento nos dan a todos un tiempo especial para “volver a contar” en oración la historia que condujo al nacimiento del Señor Jesús, la Esperanza de Israel. Si bien las decoraciones y los villancicos son hermosos, no debemos permitir que nos distraigan del verdadero significado de la temporada: Cristo ha venido a nuestro mundo, el “Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (Juan 1:14)”. El Adviento nos da esa oportunidad de reflexionar sobre ese misterio de nuestra fe.

Las imágenes de Isaías y los profetas, Juan el Bautista y María ocupan un lugar destacado en las Escrituras que leemos y predicamos durante estas pocas semanas. Necesitamos dejar que la “Palabra” penetre profundamente en nuestras mentes, corazones y almas, como los grandes personajes bíblicos del Adviento anticiparon el “Verbo hecho carne”. Los himnos que cantamos y las oraciones que rezamos en la Misa fijan nuestra atención con fe en Aquel que ha venido, Aquel que viene y Aquel que está por venir, Nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Todo se trata de Él: todo lo que somos, todo lo que esperamos y todo lo que hacemos como Cristianos. Necesitamos hacer de cada día de Adviento una anticipación de otra revelación más profunda y transformadora de Emmanuel, “Dios entre nosotros”. Aunque hemos leído, cantado y orado el mensaje de Adviento muchas veces antes, una pausa, un momento de tranquilidad para la oración, la celebración del sacramento de la reconciliación, ir a Misa con mayor frecuencia, son de gran ayuda para “hacer nuevas todas las cosas”... de nuevo. No sólo para el pueblo de Dios sino también para los ministros en nuestras parroquias.

Mientras caminamos juntos a través de la temporada de Adviento, que el Señor Jesucristo renueve nuestros corazones en una expectativa alegre una vez más mientras celebramos su presencia entre nosotros, ¡especialmente en la Sagrada Eucaristía!

Durante estas hermosas cuatro semanas de Adviento, les sugiero que consideren ir a Misa durante la semana cuando puedan. Mientras hace sus compras y recados, pase por su Iglesia y ore ante nuestro Bendito Señor, aunque sea por unos momentos. El esta aqui para usted…déjele saber que esta aquí para él. Reciba el Sacramento de la Penitencia y haga una buena confesión, no importa cuánto tiempo haya pasado desde la última vez. Los servicios de penitencia parroquial son una buena oportunidad. Rezar el rosario, pidiendo a nuestra Madre Santísima que proteja e interceda por usted y sus seres queridos. Tome su Biblia y lee los Evangelios, escuche la “Buena Nueva” de Nuestro Señor. Haga algo lindo, algo

caritativo para alguien que no lo espera. Recuerde a los pobres. Simplemente haga una pausa de vez en cuando para recordar, como dicen, “Jesús es el motivo de la temporada”.

La Navidad es, verdaderamente, “la época más maravillosa del año”. Pero no deje pasar el Adviento.

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


'You will never wash my feet!'
Soon enough, we will be celebrating Holy Thursday,

At least 15 Catholics dead in attack during Mass in Burkina Faso
At least 15 people were killed in an attack by gunmen

After Burkina Faso attacks, Pope calls for respect of places of worship
After deadly attacks killed 15 people at a Catholic church ...

The courage of Christian martyrs is a blessing for everyone, Pope says
Christians who never renounce their love for Christ...

Priest, 6 religious brothers, lay teacher kidnapped in Haiti in another wave of violence
As the wave of violence torments gang-decimated Haiti, six male religious...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.