La solemnidad de Pentecostés: "Enviaré a otro, el Espíritu Santo, el Abogado

May 28, 2023 at 6:56 p.m.
La solemnidad de Pentecostés: "Enviaré a otro, el Espíritu Santo, el Abogado
La solemnidad de Pentecostés: "Enviaré a otro, el Espíritu Santo, el Abogado

Por Obispo David M. O'Connell, C.M.

Después de rezar, el lugar donde se reunían se sacudió. Y todos se llenaron del Espíritu Santo y hablaron la Palabra de Dios con valentía" (Hechos de los Apóstoles 4:31).

La temporada de Pascua llega a su fin litúrgico este año el domingo 28 de mayo, mientras la Iglesia celebra la Solemne Fiesta de Pentecostés, tradicionalmente llamada el "cumpleaños de la Iglesia". Antes de regresar a su Padre, Jesús prometió en el Evangelio de Juan que "enviaría el Espíritu Santo a los que creen en él" (Juan 7: 39); que "le pediría al Padre que nos diera otro, el Abogado, que estuviera con nosotros para siempre, el Espíritu de la Verdad" (Juan 14: 16-17); que no nos dejaría huérfanos: Cuando Jesús ascendió al cielo, descrito en el Evangelio de Mateo, proclamó: "He aquí, estaré contigo siempre, incluso hasta el fin de los tiempos" (Mateo 28:20).

El nacimiento de la Iglesia en Pentecostés, anunciado por Pedro en los Hechos de los Apóstoles (2:14-36) y celebrado litúrgicamente 50 días después de Pascua, es el cumplimiento de las promesas de Jesús y somos sus eternos beneficiarios. El Espíritu Santo, partiendo de - y uno con - el Padre y el Hijo como profesamos cada domingo en el Credo, nos ofrece dones y poderes espirituales para vivir la vida cristiana católica de fe.

A lo largo del año, el Obispo y sus Vicarios Episcopales viajan por las parroquias de la Diócesis para administrar la Confirmación. El Sacramento de la Confirmación es verdaderamente nuestro propio Pentecostés, la ocasión para que los católicos bautizados celebren nuestra propiedad de los dones, gracias y poderes del Espíritu Santo prometido. El Sacramento solo se puede recibir una vez, pero sus efectos, sus dones y gracias, están destinados a durar toda la vida. 

Sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, conocimiento, piedad y temor del Señor: estos son los "siete dones" que ofrece el Espíritu Santo. Los "nueve frutos" del Espíritu Santo, enumerados en la Carta a los Gálatas (5: 22-23) - amor, alegría, paz, paciencia, bondad, fidelidad, dulzura y autocontrol - son los poderes que el Espíritu Santo comparte con nosotros para vivir la vida cristiana católica.

Leemos en los Hechos de los Apóstoles: "Cuando llegó el día de Pentecostés, ellos [los Apóstoles] estaban todos juntos en un solo lugar. De repente, un sonido como el soplado de un viento violento vino del cielo y llenó el lugar donde estaban sentados. Vieron lo que parecían ser lenguas de fuego que se separaban y descansaban sobre cada una de ellas. Todos ellos estaban llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas como el Espíritu les permitía" (Hechos de los Apóstoles 2: 1-4). ¡Qué escena tan increíble debe haber sido!

El espíritu Santo continúa haciendo sentir la presencia de Dios en la Iglesia en todos los momentos de nuestras vidas, dando sus dones, empoderando a la comunidad de fe. "El Espíritu Santo nos transforma de verdad. Con nuestra cooperación, también quiere transformar el mundo en el que vivimos" (Homilia, Papa Francisco, 28 de abril de 2013).

Pentecostés es una "experiencia para siempre" que nos toca profundamente, guiándonos a "toda la Verdad" a medida que nos ademos camino a través de la vida. Todavía oramos y cantamos "Ven el Espíritu Santo" porque el Espíritu Santo nos invita una y otra vez, todos y cada uno de los días, a abrir nuestras mentes y corazones para discernir los movimientos de Dios en lo que pensamos y sentimos, en lo que deseamos y buscamos, en lo que esperamos lograr y en cómo vivimos y amamos en este mundo.

El Papa Benedicto XVI nos aseguró: "El que tiene esperanza vive de manera diferente" (Carta encíclica, Spe salvi, 2, 30 de noviembre de 2007). Reflexionando sobre Pentecostés, nosotros, que somos un pueblo de esperanza, "nacido del Espíritu", nos damos cuenta, como los Apóstoles de la Sala Alta, de que "el viento sopla donde quiera que le plazca" (Juan 3: 8). Nos inclinamos humildemente, entonces, ante el poder del Espíritu Santo de Dios.

En este "cumpleaños de la Iglesia", Pentecostés, debemos estar agradecidos por los dones del Espíritu Santo y debemos esforzarnos por mostrar de nuevo y siempre, por la forma en que vivimos nuestras vidas cristianas católicas, el "amor de Dios derramado en nuestros corazones" (Romanos 5:5).

 


Related Stories

Después de rezar, el lugar donde se reunían se sacudió. Y todos se llenaron del Espíritu Santo y hablaron la Palabra de Dios con valentía" (Hechos de los Apóstoles 4:31).

La temporada de Pascua llega a su fin litúrgico este año el domingo 28 de mayo, mientras la Iglesia celebra la Solemne Fiesta de Pentecostés, tradicionalmente llamada el "cumpleaños de la Iglesia". Antes de regresar a su Padre, Jesús prometió en el Evangelio de Juan que "enviaría el Espíritu Santo a los que creen en él" (Juan 7: 39); que "le pediría al Padre que nos diera otro, el Abogado, que estuviera con nosotros para siempre, el Espíritu de la Verdad" (Juan 14: 16-17); que no nos dejaría huérfanos: Cuando Jesús ascendió al cielo, descrito en el Evangelio de Mateo, proclamó: "He aquí, estaré contigo siempre, incluso hasta el fin de los tiempos" (Mateo 28:20).

El nacimiento de la Iglesia en Pentecostés, anunciado por Pedro en los Hechos de los Apóstoles (2:14-36) y celebrado litúrgicamente 50 días después de Pascua, es el cumplimiento de las promesas de Jesús y somos sus eternos beneficiarios. El Espíritu Santo, partiendo de - y uno con - el Padre y el Hijo como profesamos cada domingo en el Credo, nos ofrece dones y poderes espirituales para vivir la vida cristiana católica de fe.

A lo largo del año, el Obispo y sus Vicarios Episcopales viajan por las parroquias de la Diócesis para administrar la Confirmación. El Sacramento de la Confirmación es verdaderamente nuestro propio Pentecostés, la ocasión para que los católicos bautizados celebren nuestra propiedad de los dones, gracias y poderes del Espíritu Santo prometido. El Sacramento solo se puede recibir una vez, pero sus efectos, sus dones y gracias, están destinados a durar toda la vida. 

Sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, conocimiento, piedad y temor del Señor: estos son los "siete dones" que ofrece el Espíritu Santo. Los "nueve frutos" del Espíritu Santo, enumerados en la Carta a los Gálatas (5: 22-23) - amor, alegría, paz, paciencia, bondad, fidelidad, dulzura y autocontrol - son los poderes que el Espíritu Santo comparte con nosotros para vivir la vida cristiana católica.

Leemos en los Hechos de los Apóstoles: "Cuando llegó el día de Pentecostés, ellos [los Apóstoles] estaban todos juntos en un solo lugar. De repente, un sonido como el soplado de un viento violento vino del cielo y llenó el lugar donde estaban sentados. Vieron lo que parecían ser lenguas de fuego que se separaban y descansaban sobre cada una de ellas. Todos ellos estaban llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas como el Espíritu les permitía" (Hechos de los Apóstoles 2: 1-4). ¡Qué escena tan increíble debe haber sido!

El espíritu Santo continúa haciendo sentir la presencia de Dios en la Iglesia en todos los momentos de nuestras vidas, dando sus dones, empoderando a la comunidad de fe. "El Espíritu Santo nos transforma de verdad. Con nuestra cooperación, también quiere transformar el mundo en el que vivimos" (Homilia, Papa Francisco, 28 de abril de 2013).

Pentecostés es una "experiencia para siempre" que nos toca profundamente, guiándonos a "toda la Verdad" a medida que nos ademos camino a través de la vida. Todavía oramos y cantamos "Ven el Espíritu Santo" porque el Espíritu Santo nos invita una y otra vez, todos y cada uno de los días, a abrir nuestras mentes y corazones para discernir los movimientos de Dios en lo que pensamos y sentimos, en lo que deseamos y buscamos, en lo que esperamos lograr y en cómo vivimos y amamos en este mundo.

El Papa Benedicto XVI nos aseguró: "El que tiene esperanza vive de manera diferente" (Carta encíclica, Spe salvi, 2, 30 de noviembre de 2007). Reflexionando sobre Pentecostés, nosotros, que somos un pueblo de esperanza, "nacido del Espíritu", nos damos cuenta, como los Apóstoles de la Sala Alta, de que "el viento sopla donde quiera que le plazca" (Juan 3: 8). Nos inclinamos humildemente, entonces, ante el poder del Espíritu Santo de Dios.

En este "cumpleaños de la Iglesia", Pentecostés, debemos estar agradecidos por los dones del Espíritu Santo y debemos esforzarnos por mostrar de nuevo y siempre, por la forma en que vivimos nuestras vidas cristianas católicas, el "amor de Dios derramado en nuestros corazones" (Romanos 5:5).

 

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


February 2024: LENT
Lent is traditionally a time for prayer and fasting. This year, I am especially drawn to these words from my reading: “Fasting is the soul of prayer...

February 2024 In Focus: Catholic Schools Week
Catholic Schools Week fills school communities with lasting memories...

January 2024 Seasons & Celebrations: Let Us Adore
The 2023 celebrations of Advent and Christmas showcased the anticipation, beauty, reverence and hope the seasons evoke...

Funeral services announced for Dr. Eileen Marie Hoefling, former Chancery staffer
Dr. Eileen Marie Hoefling, a former associate director of the diocesan Office of Religious Education (now Department of Catechesis), died Feb. 19 at age 77.

Mercer CYO crowns six champs and reveals award winners in basketball championship
It was Championship Sunday at the Mercer County CYO Center in Trenton Feb. 18 ...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.