Salvadoreños celebran, en DC, la fiesta de San Oscar Romero, obispo y mártir

March 28, 2023 at 2:30 p.m.
Salvadoreños celebran, en DC, la fiesta de San Oscar Romero, obispo y mártir
Salvadoreños celebran, en DC, la fiesta de San Oscar Romero, obispo y mártir

Por Miguel Vivanco

WASHINGTON OSV News – Con gran entusiasmo y devoción, cientos de familias salvadoreñas se reunieron para conmemorar la fiesta de San Oscar Romero, obispo y mártir de El Salvador, en una misa celebrada en el santuario del Sagrado Corazón en Washington, DC, en la noche del viernes 24 de marzo.

La misa agradeció al cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, por su continuo apoyo a la comunidad hispana, y recibió oficialmente a monseñor Evelio Menjívar, el primer obispo salvadoreño nombrado en los Estados Unidos. El invitado especial fue Monseñor Oswaldo Escobar, obispo de la Diócesis de Chalatenango, El Salvador.

A pesar de la persistente lluvia y las temperaturas bajo cero, muchos fieles de diferentes edades entraron al templo vestidos con trajes típicos de El Salvador, llevando imágenes de San Romero y portando velas en memoria de los 75.000 fallecidos durante la guerra civil salvadoreña de los años 70.

La celebración no solo reunió a feligreses de habla hispana, sino que también contó con la presencia de representantes de las comunidades de Brasil, Vietnam, Estados Unidos y Haití, así como sacerdotes de diferentes parroquias de la arquidiócesis.

En su homilía, Monseñor Menjívar hizo un breve relato del legado pastoral de San Romero y de la importancia de estar siempre del lado de los pobres, de los que sufren, de los que claman por justicia y de los que defienden la vida.

"Hoy el legado de San Romero sigue vivo. Era un pastor de la Iglesia con olor a oveja. Con su ejemplo nos mostró el camino de la santidad, de vivir en comunidad y de no ser indiferentes al dolor de los demás", dijo monseñor Menjívar. "Fue valiente como lo es ahora nuestra comunidad inmigrante en Estados Unidos, que siempre levanta los brazos para pedirle a Dios que le muestre el camino hacia la justicia, el amor y la verdad".

También aludió al libro del obispo Escobar "Romereando por Chalatenango", que describe el lado humano de San Romero, que nos hace reflexionar sobre las importantes contribuciones de los fieles hispanos, especialmente los salvadoreños, que no solo ayudan al desarrollo del país que generosamente nos cobija, sino que revelan que ahora somos "Romereando por Washington, D.C."

"Estoy orgulloso de ser hispano. Nunca nos quedamos quietos ante los problemas, siempre salimos con mucha fe y valentía en busca de soluciones y ofrecemos nuestra ayuda para corregir los problemas", dijo Monseñor Menjívar. "El ejemplo de San Romero nos dice que Dios es la fuerza, la vitalidad y la inspiración para ser buenos cristianos que buscan la santidad".

Durante el servicio, se observó la presencia de 21 miembros hispanos de la Sociedad de Laicos Católicos Caballeros de Colón-San Óscar Romero, quienes pertenecen a la Parroquia del Sagrado Corazón. Están en el tercer grado de formación y realizan tareas de asistencia humanitaria, desarrollo comunitario, apoyo en el trabajo formativo de los jóvenes y participan en programas de evangelización. Pronto, todos ascenderán al cuarto grado, lo que significará un importante apoyo para el trabajo pastoral del Sagrado Corazón.

"Caballeros de Colón, fundada en 1882, ahora tiene casi dos millones de miembros en todo el mundo y en este momento estamos ayudando a un grupo de hermanos centroamericanos a reparar bancos parroquiales", dijo Willians Castillo, formador y miembro hispano de Caballeros de Colón en Maryland.

Al concluir la misa, los obispos Evelio Menjívar y Oswaldo Escobar bajaron al sótano de la parroquia para compartir refrigerios, pupusas y chicharrones con los fieles salvadoreños que residen en el barrio Mount Pleasant. Carmen Lara, presidenta de la organización católica "Casa Betania", fue la encargada de coordinar la preparación de las delicias típicas cusqueñas.

"Durante años nuestra organización ha estado ayudando financieramente a la Diócesis de Chalatenango en el mantenimiento de obras sociales, especialmente para madres solteras, ancianos y niños abandonados.

"Hoy hemos donado la comida para que todos los fieles puedan compartir con sus sacerdotes y obispos que siempre huelen a oveja", dijo Lara.

El libro del obispo Escobar "Romereando por Chalatenango" describe de manera primordial el lado humano de San Romero, cómo cuando se detuvo a tomar una taza de café y comer un pastel con los campesinos o cuando se detuvo a observar el hermoso paisaje del lugar aprovechando que el autobús que los transportaba había fallado.

Aunque hay abundante literatura sobre San Romero y su visión teológica, política e histórica, el obispo Escobar en su libro se ha esforzado por mostrar el lado humano de un pastor y su rebaño, especialmente en los momentos más sangrientos del conflicto salvadoreño.

Cabe señalar que San Romero en ese momento habló de la región muy ignorada y maltratada de Chalatenango durante su programa de radio y en artículos que destacaban crímenes en rincones remotos a los que nadie prestaba mucha atención, clamando por justicia para los catequistas asesinados y otros ministros, sacerdotes y religiosos católicos que fueron desmembrados y desfigurados en El Salvador en las décadas de 1970 y 1980.

"Nadie ha amado a Chalatenango más que San Romero", señaló el obispo Escobar en su libro, quien pudo cumplir su deseo de asistir a la primera ceremonia de canonización de un santo salvadoreño en el Vaticano en octubre de 2018.

Monseñor Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, durante la guerra civil salvadoreña, por un francotirador desconocido mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital oncológico La Divina Providencia en San Salvador.

Un informe de la Comisión de la Verdad de la ONU, que investigó las violaciones de derechos humanos durante la guerra de El Salvador (1980-1992), determinó que el ex mayor del ejército y fundador del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Roberto D'Aubuisson, dio la orden de asesinar a Monseñor Romero.

Miguel Vivanco es el subdirector de El Pregonero, el periódico en español de la Arquidiócesis de Washington.


Related Stories

WASHINGTON OSV News – Con gran entusiasmo y devoción, cientos de familias salvadoreñas se reunieron para conmemorar la fiesta de San Oscar Romero, obispo y mártir de El Salvador, en una misa celebrada en el santuario del Sagrado Corazón en Washington, DC, en la noche del viernes 24 de marzo.

La misa agradeció al cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, por su continuo apoyo a la comunidad hispana, y recibió oficialmente a monseñor Evelio Menjívar, el primer obispo salvadoreño nombrado en los Estados Unidos. El invitado especial fue Monseñor Oswaldo Escobar, obispo de la Diócesis de Chalatenango, El Salvador.

A pesar de la persistente lluvia y las temperaturas bajo cero, muchos fieles de diferentes edades entraron al templo vestidos con trajes típicos de El Salvador, llevando imágenes de San Romero y portando velas en memoria de los 75.000 fallecidos durante la guerra civil salvadoreña de los años 70.

La celebración no solo reunió a feligreses de habla hispana, sino que también contó con la presencia de representantes de las comunidades de Brasil, Vietnam, Estados Unidos y Haití, así como sacerdotes de diferentes parroquias de la arquidiócesis.

En su homilía, Monseñor Menjívar hizo un breve relato del legado pastoral de San Romero y de la importancia de estar siempre del lado de los pobres, de los que sufren, de los que claman por justicia y de los que defienden la vida.

"Hoy el legado de San Romero sigue vivo. Era un pastor de la Iglesia con olor a oveja. Con su ejemplo nos mostró el camino de la santidad, de vivir en comunidad y de no ser indiferentes al dolor de los demás", dijo monseñor Menjívar. "Fue valiente como lo es ahora nuestra comunidad inmigrante en Estados Unidos, que siempre levanta los brazos para pedirle a Dios que le muestre el camino hacia la justicia, el amor y la verdad".

También aludió al libro del obispo Escobar "Romereando por Chalatenango", que describe el lado humano de San Romero, que nos hace reflexionar sobre las importantes contribuciones de los fieles hispanos, especialmente los salvadoreños, que no solo ayudan al desarrollo del país que generosamente nos cobija, sino que revelan que ahora somos "Romereando por Washington, D.C."

"Estoy orgulloso de ser hispano. Nunca nos quedamos quietos ante los problemas, siempre salimos con mucha fe y valentía en busca de soluciones y ofrecemos nuestra ayuda para corregir los problemas", dijo Monseñor Menjívar. "El ejemplo de San Romero nos dice que Dios es la fuerza, la vitalidad y la inspiración para ser buenos cristianos que buscan la santidad".

Durante el servicio, se observó la presencia de 21 miembros hispanos de la Sociedad de Laicos Católicos Caballeros de Colón-San Óscar Romero, quienes pertenecen a la Parroquia del Sagrado Corazón. Están en el tercer grado de formación y realizan tareas de asistencia humanitaria, desarrollo comunitario, apoyo en el trabajo formativo de los jóvenes y participan en programas de evangelización. Pronto, todos ascenderán al cuarto grado, lo que significará un importante apoyo para el trabajo pastoral del Sagrado Corazón.

"Caballeros de Colón, fundada en 1882, ahora tiene casi dos millones de miembros en todo el mundo y en este momento estamos ayudando a un grupo de hermanos centroamericanos a reparar bancos parroquiales", dijo Willians Castillo, formador y miembro hispano de Caballeros de Colón en Maryland.

Al concluir la misa, los obispos Evelio Menjívar y Oswaldo Escobar bajaron al sótano de la parroquia para compartir refrigerios, pupusas y chicharrones con los fieles salvadoreños que residen en el barrio Mount Pleasant. Carmen Lara, presidenta de la organización católica "Casa Betania", fue la encargada de coordinar la preparación de las delicias típicas cusqueñas.

"Durante años nuestra organización ha estado ayudando financieramente a la Diócesis de Chalatenango en el mantenimiento de obras sociales, especialmente para madres solteras, ancianos y niños abandonados.

"Hoy hemos donado la comida para que todos los fieles puedan compartir con sus sacerdotes y obispos que siempre huelen a oveja", dijo Lara.

El libro del obispo Escobar "Romereando por Chalatenango" describe de manera primordial el lado humano de San Romero, cómo cuando se detuvo a tomar una taza de café y comer un pastel con los campesinos o cuando se detuvo a observar el hermoso paisaje del lugar aprovechando que el autobús que los transportaba había fallado.

Aunque hay abundante literatura sobre San Romero y su visión teológica, política e histórica, el obispo Escobar en su libro se ha esforzado por mostrar el lado humano de un pastor y su rebaño, especialmente en los momentos más sangrientos del conflicto salvadoreño.

Cabe señalar que San Romero en ese momento habló de la región muy ignorada y maltratada de Chalatenango durante su programa de radio y en artículos que destacaban crímenes en rincones remotos a los que nadie prestaba mucha atención, clamando por justicia para los catequistas asesinados y otros ministros, sacerdotes y religiosos católicos que fueron desmembrados y desfigurados en El Salvador en las décadas de 1970 y 1980.

"Nadie ha amado a Chalatenango más que San Romero", señaló el obispo Escobar en su libro, quien pudo cumplir su deseo de asistir a la primera ceremonia de canonización de un santo salvadoreño en el Vaticano en octubre de 2018.

Monseñor Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980, durante la guerra civil salvadoreña, por un francotirador desconocido mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital oncológico La Divina Providencia en San Salvador.

Un informe de la Comisión de la Verdad de la ONU, que investigó las violaciones de derechos humanos durante la guerra de El Salvador (1980-1992), determinó que el ex mayor del ejército y fundador del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Roberto D'Aubuisson, dio la orden de asesinar a Monseñor Romero.

Miguel Vivanco es el subdirector de El Pregonero, el periódico en español de la Arquidiócesis de Washington.

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


The Doomsday Clock –the theoretical timepiece that measures humanity's march
he Doomsday Clock –the theoretical timepiece that measures humanity's march...

Catholic men share faith, fellowship at annual rally
The 2024 Catholic Men for Jesus Christ conference brought together ...

Seven U.S. cardinals pledge to help heal Ukraine's wounds of war through new fund
With Russia's full-scale invasion of Ukraine entering its third year...

En el Rito de Elección, el Obispo dice que “ser Católico hace la diferencia
Emilio Robles le da crédito a su prometida y a su familia...

Guadalupe: Mother of Humanity
Every year, in the run– up to her Dec. 12 feast day, more than 10 million...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.