Indígenas canadienses buscan el apoyo de los católicos y del Papa Francisco para combatir la violencia contra las mujeres y las niñas

March 20, 2023 at 7:13 p.m.
Indígenas canadienses buscan el apoyo de los católicos y del Papa Francisco para combatir la violencia contra las mujeres y las niñas
Indígenas canadienses buscan el apoyo de los católicos y del Papa Francisco para combatir la violencia contra las mujeres y las niñas

Por James Martone

NACIONES UNIDAS OSV News – Mujeres líderes de las naciones indígenas de Canadá estuvieron en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, buscando un amplio apoyo, incluido el del Papa Francisco, en su campaña en curso para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas de sus comunidades.

"Estamos unidos en nuestro objetivo colectivo de poner fin a la violencia contra las mujeres indígenas", dijo la Jefa Nacional RoseAnne Archibald de la Asamblea de las Primeras Naciones de Canadá en su discurso del 8 de marzo ante una sala de prensa de la ONU casi vacía

La jefa nacional hablaba al margen de una importante conferencia de la ONU sobre la situación mundial de la mujer, en la que gran parte de la atención se centró en la difícil situación de las mujeres en Afganistán y otros lugares a miles de kilómetros de Estados Unidos.

Pero Archibald señaló que mucho más cerca, en Canadá, hay "miles de mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas".

"Es una emergencia nacional", dijo Archibald, explicando que esta crisis sin resolver es prueba de un "genocidio en curso".

Coralee McGuire-Cyrette, otra dirigente indígena que intervino en la conferencia de prensa, se hizo eco de las declaraciones del jefe nacional.

"Todos los días, 365 días al año, las mujeres indígenas se enfrentan a la violencia. Se enfrentan a la violencia dentro de los sistemas, se enfrentan a la violencia a nivel individual, a nivel familiar, a nivel comunitario", dijo McGuire-Cyrette, directora ejecutiva de la Asociación de Mujeres Nativas de Ontario, autodeclarada "sobreviviente de la violencia y familiar de mujeres y niñas indígenas asesinadas desaparecidas".

Históricamente, en las naciones indígenas de América del Norte, las mujeres y las niñas gozaban de respeto e influencia cultural, tanto en la sociedad como en el gobierno, y también eran honradas como partícipes únicas del don de la vida del Creador. Los primeros misioneros jesuitas que vivieron entre las naciones indígenas poco después del contacto europeo señalaron que la violencia sexual contra las mujeres era casi inaudita en sus sociedades, en contraste con los actos de violencia perpetrados contra mujeres y niñas por los europeos.

Sin embargo, las culturas y normas sociales de los nativos norteamericanos, incluidas las formas tradicionales de gobierno que siguieron manteniéndose tras la conversión a la fe católica hasta el siglo XIX, fueron progresivamente atacadas y socavadas por los gobiernos estadounidense y canadiense. Las políticas colonialistas evisceraron las culturas nativas y las normas sociales tradicionales, sobre todo a través de los internados, concebidos para romper los vínculos de los niños con sus familias y comunidades.

San Juan Pablo II condenó el colonialismo, y la implicación de la Iglesia en él, como incompatibles con el Evangelio en 1983 en una visita pastoral a Canadá, y declaró que la Iglesia tenía que implicarse en la restauración de los valores de los pueblos indígenas.

"Cristo, en los miembros de su cuerpo, es él mismo indio", dijo el santo. "Y el renacimiento de la cultura india será un renacimiento de aquellos verdaderos valores que han heredado y que han sido purificados y ennoblecidos por la revelación de Jesucristo".

El racismo anti indígena en Norteamérica también desempeña un papel importante en la devaluación de las mujeres y niñas indígenas y en el fomento de terribles niveles de violencia contra ellas.

Un informe de investigadores independientes encargado por el gobierno canadiense y publicado en 2019 reveló niveles desproporcionadamente altos de violencia a los que se enfrentan las mujeres y niñas indígenas.

Estos "abrumadores índices de violencia" se debían principalmente a "violaciones y abusos persistentes y deliberados de los derechos humanos y de los derechos de los indígenas", según el informe titulado "National Inquiry into Missing and Murdered Indigenous Women and Girls" (Investigación nacional sobre mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas).

"En Canadá llevamos defendiendo y luchando por la cuestión de las mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas desde ... principios de la década de 2000", declaró Nahanni Fontaine, otra de las mujeres indígenas que intervinieron en la conferencia de prensa de la ONU.

Hizo hincapié en la importancia de las conclusiones de la investigación nacional, calificando el informe de "uno de los acontecimientos históricamente más importantes que jamás hayan tenido lugar".

los territorios, de las ciudades y de todo el mundo se lo tomaría en serio, se enfurecería y se movilizaría", declaró Fontaine, miembro de la Asamblea Legislativa de Manitoba.

Otra líder indígena presente, Michèle Audette, activista y senadora de la provincia canadiense de Quebec, coincidió en la importancia de la investigación nacional.

Explicó en su intervención en la rueda de prensa que el informe había roto una antigua reticencia de las mujeres indígenas y sus familias a denunciar, incluso los abusos perpetrados por la Iglesia católica.

"Muchas mujeres y familias indígenas" están presentando demandas colectivas contra los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, señaló.

"Durante demasiado tiempo ha sucedido algo que se ha ocultado", dijo Audette en relación con los relatos que siguen apareciendo de violencia sexual y otros tipos de abusos contra mujeres y niñas indígenas por parte de varios sacerdotes de esa orden católica, activos como figuras de autoridad y líderes espirituales en Quebec durante décadas.

Audette dijo que esperaba que la orden y la Iglesia Católica en general "hicieran todo lo posible para deshacer lo que hicieron" haciendo rendir cuentas a los responsables.

Durante un viaje a Canadá en julio de 2022, el Papa Francisco pidió perdón por los abusos, incluidos casos de muerte, sufridos por niños indígenas en los internados católicos del país.

El Papa Francisco también se disculpó entonces por las políticas de esas escuelas que, según él, habían "denigrado y suprimido" la cultura indígena.

La visita del Papa a Canadá y sus posteriores disculpas sirvieron para arrojar luz a nivel nacional y mundial sobre los abusos contra los indígenas que las autoridades católicas "encubrieron" durante años, dijo Audette.

"Si el Papa no hubiera venido, nadie en otras partes del mundo se habría enterado", dijo a OSV News en una llamada de seguimiento desde Quebec, a donde regresó poco después de la conferencia de prensa en Nueva York

Sin embargo, añadió que el Papa Francisco debería "hacer una declaración oficial... de lo que vio y escuchó en Canadá, y proporcionar en esta declaración todas las medidas necesarias para que podamos acceder a los archivos (del Vaticano), y para que nos devuelvan nuestros objetos sagrados de las bóvedas del Vaticano".

Sin embargo, Archibald, la jefa nacional, dijo que en el viaje del Papa Francisco a su país se perdió la oportunidad de reconocer la importancia de las mujeres indígenas y sus voces.

"Las voces de las mujeres no estuvieron representadas en los actos organizados por el Papa Francisco en Canadá en julio de 2022, por lo que su impacto en las mujeres indígenas es mínimo", afirmó en un correo electrónico tras la conferencia de prensa de la ONU.

Archibald dijo que el descuido fue "una oportunidad perdida para influir y elevar a las mujeres indígenas".

James Martone escribe para OSV News desde Nueva York. Peter Jesserer Smith, editor nacional de noticias y reportajes de OSV News, contribuyó a este informe.


Related Stories

NACIONES UNIDAS OSV News – Mujeres líderes de las naciones indígenas de Canadá estuvieron en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, buscando un amplio apoyo, incluido el del Papa Francisco, en su campaña en curso para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas de sus comunidades.

"Estamos unidos en nuestro objetivo colectivo de poner fin a la violencia contra las mujeres indígenas", dijo la Jefa Nacional RoseAnne Archibald de la Asamblea de las Primeras Naciones de Canadá en su discurso del 8 de marzo ante una sala de prensa de la ONU casi vacía

La jefa nacional hablaba al margen de una importante conferencia de la ONU sobre la situación mundial de la mujer, en la que gran parte de la atención se centró en la difícil situación de las mujeres en Afganistán y otros lugares a miles de kilómetros de Estados Unidos.

Pero Archibald señaló que mucho más cerca, en Canadá, hay "miles de mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas".

"Es una emergencia nacional", dijo Archibald, explicando que esta crisis sin resolver es prueba de un "genocidio en curso".

Coralee McGuire-Cyrette, otra dirigente indígena que intervino en la conferencia de prensa, se hizo eco de las declaraciones del jefe nacional.

"Todos los días, 365 días al año, las mujeres indígenas se enfrentan a la violencia. Se enfrentan a la violencia dentro de los sistemas, se enfrentan a la violencia a nivel individual, a nivel familiar, a nivel comunitario", dijo McGuire-Cyrette, directora ejecutiva de la Asociación de Mujeres Nativas de Ontario, autodeclarada "sobreviviente de la violencia y familiar de mujeres y niñas indígenas asesinadas desaparecidas".

Históricamente, en las naciones indígenas de América del Norte, las mujeres y las niñas gozaban de respeto e influencia cultural, tanto en la sociedad como en el gobierno, y también eran honradas como partícipes únicas del don de la vida del Creador. Los primeros misioneros jesuitas que vivieron entre las naciones indígenas poco después del contacto europeo señalaron que la violencia sexual contra las mujeres era casi inaudita en sus sociedades, en contraste con los actos de violencia perpetrados contra mujeres y niñas por los europeos.

Sin embargo, las culturas y normas sociales de los nativos norteamericanos, incluidas las formas tradicionales de gobierno que siguieron manteniéndose tras la conversión a la fe católica hasta el siglo XIX, fueron progresivamente atacadas y socavadas por los gobiernos estadounidense y canadiense. Las políticas colonialistas evisceraron las culturas nativas y las normas sociales tradicionales, sobre todo a través de los internados, concebidos para romper los vínculos de los niños con sus familias y comunidades.

San Juan Pablo II condenó el colonialismo, y la implicación de la Iglesia en él, como incompatibles con el Evangelio en 1983 en una visita pastoral a Canadá, y declaró que la Iglesia tenía que implicarse en la restauración de los valores de los pueblos indígenas.

"Cristo, en los miembros de su cuerpo, es él mismo indio", dijo el santo. "Y el renacimiento de la cultura india será un renacimiento de aquellos verdaderos valores que han heredado y que han sido purificados y ennoblecidos por la revelación de Jesucristo".

El racismo anti indígena en Norteamérica también desempeña un papel importante en la devaluación de las mujeres y niñas indígenas y en el fomento de terribles niveles de violencia contra ellas.

Un informe de investigadores independientes encargado por el gobierno canadiense y publicado en 2019 reveló niveles desproporcionadamente altos de violencia a los que se enfrentan las mujeres y niñas indígenas.

Estos "abrumadores índices de violencia" se debían principalmente a "violaciones y abusos persistentes y deliberados de los derechos humanos y de los derechos de los indígenas", según el informe titulado "National Inquiry into Missing and Murdered Indigenous Women and Girls" (Investigación nacional sobre mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas).

"En Canadá llevamos defendiendo y luchando por la cuestión de las mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas desde ... principios de la década de 2000", declaró Nahanni Fontaine, otra de las mujeres indígenas que intervinieron en la conferencia de prensa de la ONU.

Hizo hincapié en la importancia de las conclusiones de la investigación nacional, calificando el informe de "uno de los acontecimientos históricamente más importantes que jamás hayan tenido lugar".

los territorios, de las ciudades y de todo el mundo se lo tomaría en serio, se enfurecería y se movilizaría", declaró Fontaine, miembro de la Asamblea Legislativa de Manitoba.

Otra líder indígena presente, Michèle Audette, activista y senadora de la provincia canadiense de Quebec, coincidió en la importancia de la investigación nacional.

Explicó en su intervención en la rueda de prensa que el informe había roto una antigua reticencia de las mujeres indígenas y sus familias a denunciar, incluso los abusos perpetrados por la Iglesia católica.

"Muchas mujeres y familias indígenas" están presentando demandas colectivas contra los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, señaló.

"Durante demasiado tiempo ha sucedido algo que se ha ocultado", dijo Audette en relación con los relatos que siguen apareciendo de violencia sexual y otros tipos de abusos contra mujeres y niñas indígenas por parte de varios sacerdotes de esa orden católica, activos como figuras de autoridad y líderes espirituales en Quebec durante décadas.

Audette dijo que esperaba que la orden y la Iglesia Católica en general "hicieran todo lo posible para deshacer lo que hicieron" haciendo rendir cuentas a los responsables.

Durante un viaje a Canadá en julio de 2022, el Papa Francisco pidió perdón por los abusos, incluidos casos de muerte, sufridos por niños indígenas en los internados católicos del país.

El Papa Francisco también se disculpó entonces por las políticas de esas escuelas que, según él, habían "denigrado y suprimido" la cultura indígena.

La visita del Papa a Canadá y sus posteriores disculpas sirvieron para arrojar luz a nivel nacional y mundial sobre los abusos contra los indígenas que las autoridades católicas "encubrieron" durante años, dijo Audette.

"Si el Papa no hubiera venido, nadie en otras partes del mundo se habría enterado", dijo a OSV News en una llamada de seguimiento desde Quebec, a donde regresó poco después de la conferencia de prensa en Nueva York

Sin embargo, añadió que el Papa Francisco debería "hacer una declaración oficial... de lo que vio y escuchó en Canadá, y proporcionar en esta declaración todas las medidas necesarias para que podamos acceder a los archivos (del Vaticano), y para que nos devuelvan nuestros objetos sagrados de las bóvedas del Vaticano".

Sin embargo, Archibald, la jefa nacional, dijo que en el viaje del Papa Francisco a su país se perdió la oportunidad de reconocer la importancia de las mujeres indígenas y sus voces.

"Las voces de las mujeres no estuvieron representadas en los actos organizados por el Papa Francisco en Canadá en julio de 2022, por lo que su impacto en las mujeres indígenas es mínimo", afirmó en un correo electrónico tras la conferencia de prensa de la ONU.

Archibald dijo que el descuido fue "una oportunidad perdida para influir y elevar a las mujeres indígenas".

James Martone escribe para OSV News desde Nueva York. Peter Jesserer Smith, editor nacional de noticias y reportajes de OSV News, contribuyó a este informe.

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


February 2024: LENT
Lent is traditionally a time for prayer and fasting. This year, I am especially drawn to these words from my reading: “Fasting is the soul of prayer...

February 2024 In Focus: Catholic Schools Week
Catholic Schools Week fills school communities with lasting memories...

January 2024 Seasons & Celebrations: Let Us Adore
The 2023 celebrations of Advent and Christmas showcased the anticipation, beauty, reverence and hope the seasons evoke...

Funeral services announced for Dr. Eileen Marie Hoefling, former Chancery staffer
Dr. Eileen Marie Hoefling, a former associate director of the diocesan Office of Religious Education (now Department of Catechesis), died Feb. 19 at age 77.

Mercer CYO crowns six champs and reveals award winners in basketball championship
It was Championship Sunday at the Mercer County CYO Center in Trenton Feb. 18 ...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.