Las Las Hermanas Pobres de Jesucristo llevan amor a calles conflictivas Hermanas Pobres de Jesucristo llevan amor a calles conflictivas

August 1, 2023 at 10:16 p.m.
UPDATED: Las Hermanas Pobres de Jesucristo distribuyen alimentos y conversan con personas sin hogar en las calles del centro de Baltimore el 3 de mayo de 2023. (Foto OSV News/Kevin J. Parks, Catholic Review)
UPDATED: Las Hermanas Pobres de Jesucristo distribuyen alimentos y conversan con personas sin hogar en las calles del centro de Baltimore el 3 de mayo de 2023. (Foto OSV News/Kevin J. Parks, Catholic Review) (Kevin J. Parks)


BALTIMORE OSV News – Asomándose por debajo de una lona color canela mientras estaba sentada en el callejón junto a la Basílica del Santuario Nacional de la Asunción de la Santísima Virgen María en el centro de Baltimore, una anciana observaba a tres jóvenes monjas que caminaban cerca.

"¿Alguien aquí?" preguntó una de las religiosas, deteniéndose frente a la más humilde de las moradas de la ciudad, en una húmeda y fría tarde de mayo.

Las hermanas, ataviadas con largos velos beige y amplios hábitos marrones ceñidos con cuerdas anudadas, sacaron un termo y le sirvieron una taza de chocolate caliente.

Insegura, una mano enguantada emergió de la lona, aceptando la bebida y una pequeña bolsa de malvaviscos. El resto del cuerpo de la mujer permaneció en gran parte oculto bajo la cubierta improvisada, su rostro rodeado por la capucha de piel sintética de un abrigo de invierno destartalado.

La mujer ha estado en la calle "mucho tiempo", admitió, víctima de lo que aseguró fue un desalojo ilegal. Ella ve a las monjas caminando regularmente por las calles de la ciudad. Se encuentran entre el puñado de personas que alguna vez se detienen a saludar o que, incluso, la miran a los ojos, dijo.

Las hermanas le recordaron a la mujer que Dios la ama. Juntas, rezaron un Padre Nuestro antes de que las monjas sonrientes pasaran a conversar con algunas de las otras personas sin hogar que viven en el mismo callejón.

"Significa mucho hablar con ellas", dijo la mujer, quien pidió que no se usara su nombre. "Son tan amables. Nos dan sanación emocional. Sus oraciones son palabras curativas".

Desde noviembre, tres Hermanas Pobres de Jesucristo, una nueva orden internacional de monjas con sede en América del Sur, han estado viviendo dentro de un convento renovado en la Basílica de Baltimore. La misión de las recién llegadas a Baltimore es simple, pero profunda: ser la presencia de Cristo entre los pobres, los solitarios y los olvidados.

La hermana Giovana del Santísimo Nombre de Jesús, una hermana religiosa de 26 años, originaria de Brasil, se desempeña como superiora local del apostolado de Baltimore, conocido como la Misión Santa Elizabeth Ann Seton. A ella se unen la hermana Samaritana del Amor Flagelado, una hermana de 31 años de Nicaragua; y la hermana María Clara del Crucificado, una hermana de 24 años de Paraguay. Hace poco llegó una cuarta hermana de Brasil, la hermana Salva de Jesús Resucitado, de 21 años. (Las hermanas no usan sus apellidos).

La hermana Giovana es la única monja de las tres que habla inglés con fluidez. Las otras, sin embargo, están progresando rápidamente mientras estudian el idioma en el Centro de Aprendizaje para Adultos en Baltimore.

"No estamos aquí para ser trabajadoras sociales o pretender resolver los problemas de la sociedad", explicó la hermana Giovana. "Estamos aquí para brindar a las personas un encuentro con la persona y el amor de Jesucristo. Eso es lo que más se necesita entre las personas sin hogar y los pobres, y también entre aquellos que pueden tener un hogar, pero están tan solos y quebrantados. Les brindamos la oportunidad de creer y tener esperanza y gozo".

Las personas sin hogar no son meros números, dijo la hermana Giovana. Son hijos e hijas de Dios que tienen nombres e historias.

Demostrando una confianza intrépida, las hermanas caminan libremente por algunas de las partes más conflictivas de la ciudad. Durante una caminata reciente fuera del Mercado Lexington, donde la venta de drogas es cosa de todos los días, las cuentas del rosario de madera de las monjas resonaban en sus costados mientras sonreían a los transeúntes y se detenían para ofrecer un sándwich y algunos dulces a un hombre tendido en una acera. Las monjas chocaron los puños con los demás, tomados de la mano mientras ofrecían oraciones por diversas necesidades.

Más temprano, se encontraron con un hombre ruidoso que vestía una chaqueta amarilla de neón y portaba un cartel que decía que era un veterano de la Marina de los EE.UU. sin hogar. La figura frenética se tomó un descanso de mendigar en la calle Mulberry para saludar a las hermanas y rezar con ellas. Durante el Padre Nuestro, ofreció una recitación poco convencional de la oración.

"El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy", oró el hombre. "Etcétera, etcétera, etcétera".

Las hermanas terminaron la oración de la manera tradicional, con una amplia sonrisa.

Además de reunirse con los pobres y las personas sin hogar, las hermanas visitan el notorio barrio rojo de Baltimore, donde rezan el rosario en la cuadra. Junto con los misioneros urbanos del grupo Fuente de Toda Esperanza que sirven desde la Basílica de Baltimore, distribuyen alimentos regularmente en el Jardín de Oración del Papa Juan Pablo II y en el bulevar Martin Luther King Jr. Las hermanas también dan retiros en parroquias y organizaciones católicas.

A medida que aprenden más sobre Baltimore, esperan hacer más para llegar a quienes están atrapados en la industria del sexo.

Además de los tradicionales votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia, las hermanas hacen un voto mariano de total disponibilidad a los pobres.

La hermana Giovana cuenta que nadie les ha hecho daño a las hermanas. Su impresión de Baltimore es que es un lugar cuya gente tiene sed de Dios. Ella encuentra inspiración en las personas que ha conocido, recordando una conversación reciente con una mujer sin hogar que le dijo que la violencia en la ciudad es el resultado de que las personas no se aman como Cristo ordenó.

"Dijo que no nos amamos unos a otros porque primero nos odiamos a nosotros mismos", recordó la hermana Giovana. "No amamos a Dios porque no sabemos lo que ha creado. Eso es tan profundo. Cada vez que nos encontramos con los pobres, me recuerda el pasaje de la Escritura que dice que Dios ha revelado a los sencillos lo que estaba oculto a los sabios".

La hermana Giovana dijo que el ministerio de las hermanas se basa en la oración. Las monjas rezan en comunidad cinco veces al día, completan una hora santa ante el Santísimo Sacramento y asisten a misa diaria en la basílica. También tienen tiempos programados para la oración personal.

"Creo que nuestro ministerio no tendría sentido si no tuviéramos este tiempo con el Señor", dijo. "No tendríamos a Jesús para compartir si no acudiéramos a él primero. Hay una hermosa conexión entre Jesús en los pobres y Jesús en la Eucaristía: ambos son pobres y ambos son vulnerables, ¿verdad?"

George P. Matysek Jr. es editor de Catholic Review, el periódico de la Arquidiócesis de Baltimore.


Related Stories

BALTIMORE OSV News – Asomándose por debajo de una lona color canela mientras estaba sentada en el callejón junto a la Basílica del Santuario Nacional de la Asunción de la Santísima Virgen María en el centro de Baltimore, una anciana observaba a tres jóvenes monjas que caminaban cerca.

"¿Alguien aquí?" preguntó una de las religiosas, deteniéndose frente a la más humilde de las moradas de la ciudad, en una húmeda y fría tarde de mayo.

Las hermanas, ataviadas con largos velos beige y amplios hábitos marrones ceñidos con cuerdas anudadas, sacaron un termo y le sirvieron una taza de chocolate caliente.

Insegura, una mano enguantada emergió de la lona, aceptando la bebida y una pequeña bolsa de malvaviscos. El resto del cuerpo de la mujer permaneció en gran parte oculto bajo la cubierta improvisada, su rostro rodeado por la capucha de piel sintética de un abrigo de invierno destartalado.

La mujer ha estado en la calle "mucho tiempo", admitió, víctima de lo que aseguró fue un desalojo ilegal. Ella ve a las monjas caminando regularmente por las calles de la ciudad. Se encuentran entre el puñado de personas que alguna vez se detienen a saludar o que, incluso, la miran a los ojos, dijo.

Las hermanas le recordaron a la mujer que Dios la ama. Juntas, rezaron un Padre Nuestro antes de que las monjas sonrientes pasaran a conversar con algunas de las otras personas sin hogar que viven en el mismo callejón.

"Significa mucho hablar con ellas", dijo la mujer, quien pidió que no se usara su nombre. "Son tan amables. Nos dan sanación emocional. Sus oraciones son palabras curativas".

Desde noviembre, tres Hermanas Pobres de Jesucristo, una nueva orden internacional de monjas con sede en América del Sur, han estado viviendo dentro de un convento renovado en la Basílica de Baltimore. La misión de las recién llegadas a Baltimore es simple, pero profunda: ser la presencia de Cristo entre los pobres, los solitarios y los olvidados.

La hermana Giovana del Santísimo Nombre de Jesús, una hermana religiosa de 26 años, originaria de Brasil, se desempeña como superiora local del apostolado de Baltimore, conocido como la Misión Santa Elizabeth Ann Seton. A ella se unen la hermana Samaritana del Amor Flagelado, una hermana de 31 años de Nicaragua; y la hermana María Clara del Crucificado, una hermana de 24 años de Paraguay. Hace poco llegó una cuarta hermana de Brasil, la hermana Salva de Jesús Resucitado, de 21 años. (Las hermanas no usan sus apellidos).

La hermana Giovana es la única monja de las tres que habla inglés con fluidez. Las otras, sin embargo, están progresando rápidamente mientras estudian el idioma en el Centro de Aprendizaje para Adultos en Baltimore.

"No estamos aquí para ser trabajadoras sociales o pretender resolver los problemas de la sociedad", explicó la hermana Giovana. "Estamos aquí para brindar a las personas un encuentro con la persona y el amor de Jesucristo. Eso es lo que más se necesita entre las personas sin hogar y los pobres, y también entre aquellos que pueden tener un hogar, pero están tan solos y quebrantados. Les brindamos la oportunidad de creer y tener esperanza y gozo".

Las personas sin hogar no son meros números, dijo la hermana Giovana. Son hijos e hijas de Dios que tienen nombres e historias.

Demostrando una confianza intrépida, las hermanas caminan libremente por algunas de las partes más conflictivas de la ciudad. Durante una caminata reciente fuera del Mercado Lexington, donde la venta de drogas es cosa de todos los días, las cuentas del rosario de madera de las monjas resonaban en sus costados mientras sonreían a los transeúntes y se detenían para ofrecer un sándwich y algunos dulces a un hombre tendido en una acera. Las monjas chocaron los puños con los demás, tomados de la mano mientras ofrecían oraciones por diversas necesidades.

Más temprano, se encontraron con un hombre ruidoso que vestía una chaqueta amarilla de neón y portaba un cartel que decía que era un veterano de la Marina de los EE.UU. sin hogar. La figura frenética se tomó un descanso de mendigar en la calle Mulberry para saludar a las hermanas y rezar con ellas. Durante el Padre Nuestro, ofreció una recitación poco convencional de la oración.

"El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy", oró el hombre. "Etcétera, etcétera, etcétera".

Las hermanas terminaron la oración de la manera tradicional, con una amplia sonrisa.

Además de reunirse con los pobres y las personas sin hogar, las hermanas visitan el notorio barrio rojo de Baltimore, donde rezan el rosario en la cuadra. Junto con los misioneros urbanos del grupo Fuente de Toda Esperanza que sirven desde la Basílica de Baltimore, distribuyen alimentos regularmente en el Jardín de Oración del Papa Juan Pablo II y en el bulevar Martin Luther King Jr. Las hermanas también dan retiros en parroquias y organizaciones católicas.

A medida que aprenden más sobre Baltimore, esperan hacer más para llegar a quienes están atrapados en la industria del sexo.

Además de los tradicionales votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia, las hermanas hacen un voto mariano de total disponibilidad a los pobres.

La hermana Giovana cuenta que nadie les ha hecho daño a las hermanas. Su impresión de Baltimore es que es un lugar cuya gente tiene sed de Dios. Ella encuentra inspiración en las personas que ha conocido, recordando una conversación reciente con una mujer sin hogar que le dijo que la violencia en la ciudad es el resultado de que las personas no se aman como Cristo ordenó.

"Dijo que no nos amamos unos a otros porque primero nos odiamos a nosotros mismos", recordó la hermana Giovana. "No amamos a Dios porque no sabemos lo que ha creado. Eso es tan profundo. Cada vez que nos encontramos con los pobres, me recuerda el pasaje de la Escritura que dice que Dios ha revelado a los sencillos lo que estaba oculto a los sabios".

La hermana Giovana dijo que el ministerio de las hermanas se basa en la oración. Las monjas rezan en comunidad cinco veces al día, completan una hora santa ante el Santísimo Sacramento y asisten a misa diaria en la basílica. También tienen tiempos programados para la oración personal.

"Creo que nuestro ministerio no tendría sentido si no tuviéramos este tiempo con el Señor", dijo. "No tendríamos a Jesús para compartir si no acudiéramos a él primero. Hay una hermosa conexión entre Jesús en los pobres y Jesús en la Eucaristía: ambos son pobres y ambos son vulnerables, ¿verdad?"

George P. Matysek Jr. es editor de Catholic Review, el periódico de la Arquidiócesis de Baltimore.

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


Vatican, USCCB president condemn violence at Trump rally, offers prayers for victims, peace
The Vatican expressed its concern about ...

St. Luke Parish welcomes installation of new pastor
Parishioners and friends of Father Michael Kennedy were ...

In Local News as of July 12, 2024
The following parishes, schools and organizations in the Diocese of Trenton have announced these upcoming events:

Mission: Jersey gives teens an opportunity to help others
Almost two dozen teens and their youth ministers gathered July 10...

Indianapolis bound pilgrims given prayerful send-off at Mass
The Eucharist is more than just about ...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.