El Papa en Pascua: Quita la piedra de la tristeza, encuentra al Señor resucitado

April 11, 2023 at 4:20 p.m.
El Papa en Pascua: Quita la piedra de la tristeza, encuentra al Señor resucitado
El Papa en Pascua: Quita la piedra de la tristeza, encuentra al Señor resucitado

Por Cindy Wooden

CIUDAD DEL VATICANO CNS – La Pascua es el momento de "quitar la piedra de los sepulcros en los que a menudo encerramos la esperanza, a mirar el futuro con confianza, porque Cristo resucitó y cambió el rumbo de la historia", dijo el Papa Francisco al celebrar la Misa de la Vigilia Pascual.

"La fuerza de la Pascua nos invita a quitar las lápidas de la desilusión y la desconfianza", dijo el Papa en su homilía de la Misa del 8 de abril. "El Señor es experto en remover las piedras sepulcrales del pecado y del miedo".

La liturgia comenzó en la parte trasera de la Basílica de San Pedro, en lugar del atrio como es costumbre, con la bendición del fuego y el encendido del cirio pascual.

Mientras la procesión se adentraba en la basílica oscura y se encendían las velas del cirio pascual, el diácono Zane Langenbrunner entonó tres veces "Lumen Christi" ("la luz de Cristo"). El diácono, quien es un seminarista estudiando en el Pontificio Colegio Norteamericano, se prepara para la ordenación sacerdotal para ser un sacerdote para la Diócesis de Fort Wayne-South Bend, Indiana.

A pesar del resplandor de las pantallas de los teléfonos móviles, la basílica se fue iluminando cada vez más a medida que las 8,000 personas de la congregación encendían también sus velas.

Una vez que el Papa Francisco estaba en su silla de ruedas, todos los concelebrantes, los monaguillos y dos guardias suizos estuvieron en sus puestos, el diácono Langenbrunner cantó el solemne pregón pascual, el Exsultet.

Durante la Misa, el Papa Francisco bautizó a ocho personas: tres de Albania, dos de Estados Unidos – Auriea Harvey y Francis X. Phi – y una persona de Nigeria, una de Italia y una de Venezuela.

Dos diáconos llevaron la pila bautismal hasta el Papa y la sostuvieron frente a él durante el rito para que pudiera bautizar a los hombres y mujeres sin tener que caminar o estar de pie, algo que hace con dificultad.

El Papa Francisco también confirmó a los ocho adultos y les dio su primera Comunión durante la Vigilia Pascual.

Mientras que el Papa Francisco presidió la Misa de dos horas y media, el cardenal Arthur Roche, prefecto del Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, fue el principal concelebrante en el altar.

En su homilía, el Papa se centró en el relato evangélico de las mujeres que acuden a la tumba de Jesús, "con incertidumbre, desorientadas, con el corazón desgarrado de dolor por esa muerte que les había quitado al Amado".

En la vida de fe, dijo, "veces también nosotros pensamos que la alegría del encuentro con Jesús pertenece al pasado, mientras que en el presente vemos sobre todo tumbas selladas: las de nuestras desilusiones, nuestras amarguras y nuestra desconfianza" o de pensar que "las cosas no cambiaran nunca".

La gente se cansa o se siente impotente cuando se enfrenta al mal, o ve que las relaciones se rompen, la injusticia o la corrupción no se controlan, dijo. "Quizá nos hayamos encontrado cara a cara con la muerte, porque nos ha quitado la dulce presencia de nuestros seres queridos o porque nos ha rozado en la enfermedad o en las desgracias".

En estas o situaciones parecidas, nuestros caminos se detienen ante una hilera de tumbas, y nos quedamos allí, llenos de dolor y pesar, solos e impotentes, repitiendo la pregunta: "¿Por qué?", dijo el Papa.

Pero el Evangelio dice que las discípulas de Jesús no se quedaron congeladas ante la tumba. Más bien, dijo, corrieron hacia los discípulos "para proclamar un cambio de rumbo: Jesús ha resucitado y los espera en Galilea".

El Papa Francisco habla a menudo de la llamada posterior a la Resurrección a ir a Galilea. En la Vigilia Pascual, dijo que es una llamada a salir del "cenáculo" donde los discípulos se escondían atemorizados y a emprender una misión.

Pero también es una llamada a los orígenes de su relación con Jesús, porque le conocieron en Galilea y allí comenzaron a seguirle.

La llamada a volver a Galilea, dijo, "nos pide que revivamos ese momento, esa situación, esa experiencia en la que encontramos al Señor, sentimos su amor y recibimos una mirada nueva y luminosa sobre nosotros mismos, sobre la realidad, sobre el misterio de la vida".

Para cada persona, dijo, Galilea "es el 'lugar' en el que conociste a Jesús en persona; donde Él para ti dejó de ser un personaje histórico como otros y se convirtió en la persona más importante de tu vida. No es un Dios lejano, sino el Dios cercano, que te conoce mejor que nadie y te ama más que nadie".

Como ejercicio pascual, el Papa Francisco pidió a la gente que recordara un momento en el que experimentó el amor de Jesús, en el que escuchó que la palabra de Dios le hablaba directamente o en el que sintió "la inmensa alegría" del perdón tras confesarse.

"Cada uno de nosotros conoce dónde tuvo lugar su resurrección interior, ese momento inicial, fundante, que lo cambió todo", dijo el Papa. "No podemos dejarlo en el pasado, el Resucitado nos invita a volver allí´ para celebrar la Pascua. Recuerda tu Galilea, haz memoria de ella".

"Vuelve a experimentar las emociones y las sensaciones", sugirió; "revive los colores y los sabores".

Haciendo rodar "toda piedra de desilusión y desconfianza", dijo el Papa, "que cada uno vuelva a su propia Galilea, la del primer encuentro, ¡y resurjamos a una vida nueva!".


Related Stories

CIUDAD DEL VATICANO CNS – La Pascua es el momento de "quitar la piedra de los sepulcros en los que a menudo encerramos la esperanza, a mirar el futuro con confianza, porque Cristo resucitó y cambió el rumbo de la historia", dijo el Papa Francisco al celebrar la Misa de la Vigilia Pascual.

"La fuerza de la Pascua nos invita a quitar las lápidas de la desilusión y la desconfianza", dijo el Papa en su homilía de la Misa del 8 de abril. "El Señor es experto en remover las piedras sepulcrales del pecado y del miedo".

La liturgia comenzó en la parte trasera de la Basílica de San Pedro, en lugar del atrio como es costumbre, con la bendición del fuego y el encendido del cirio pascual.

Mientras la procesión se adentraba en la basílica oscura y se encendían las velas del cirio pascual, el diácono Zane Langenbrunner entonó tres veces "Lumen Christi" ("la luz de Cristo"). El diácono, quien es un seminarista estudiando en el Pontificio Colegio Norteamericano, se prepara para la ordenación sacerdotal para ser un sacerdote para la Diócesis de Fort Wayne-South Bend, Indiana.

A pesar del resplandor de las pantallas de los teléfonos móviles, la basílica se fue iluminando cada vez más a medida que las 8,000 personas de la congregación encendían también sus velas.

Una vez que el Papa Francisco estaba en su silla de ruedas, todos los concelebrantes, los monaguillos y dos guardias suizos estuvieron en sus puestos, el diácono Langenbrunner cantó el solemne pregón pascual, el Exsultet.

Durante la Misa, el Papa Francisco bautizó a ocho personas: tres de Albania, dos de Estados Unidos – Auriea Harvey y Francis X. Phi – y una persona de Nigeria, una de Italia y una de Venezuela.

Dos diáconos llevaron la pila bautismal hasta el Papa y la sostuvieron frente a él durante el rito para que pudiera bautizar a los hombres y mujeres sin tener que caminar o estar de pie, algo que hace con dificultad.

El Papa Francisco también confirmó a los ocho adultos y les dio su primera Comunión durante la Vigilia Pascual.

Mientras que el Papa Francisco presidió la Misa de dos horas y media, el cardenal Arthur Roche, prefecto del Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, fue el principal concelebrante en el altar.

En su homilía, el Papa se centró en el relato evangélico de las mujeres que acuden a la tumba de Jesús, "con incertidumbre, desorientadas, con el corazón desgarrado de dolor por esa muerte que les había quitado al Amado".

En la vida de fe, dijo, "veces también nosotros pensamos que la alegría del encuentro con Jesús pertenece al pasado, mientras que en el presente vemos sobre todo tumbas selladas: las de nuestras desilusiones, nuestras amarguras y nuestra desconfianza" o de pensar que "las cosas no cambiaran nunca".

La gente se cansa o se siente impotente cuando se enfrenta al mal, o ve que las relaciones se rompen, la injusticia o la corrupción no se controlan, dijo. "Quizá nos hayamos encontrado cara a cara con la muerte, porque nos ha quitado la dulce presencia de nuestros seres queridos o porque nos ha rozado en la enfermedad o en las desgracias".

En estas o situaciones parecidas, nuestros caminos se detienen ante una hilera de tumbas, y nos quedamos allí, llenos de dolor y pesar, solos e impotentes, repitiendo la pregunta: "¿Por qué?", dijo el Papa.

Pero el Evangelio dice que las discípulas de Jesús no se quedaron congeladas ante la tumba. Más bien, dijo, corrieron hacia los discípulos "para proclamar un cambio de rumbo: Jesús ha resucitado y los espera en Galilea".

El Papa Francisco habla a menudo de la llamada posterior a la Resurrección a ir a Galilea. En la Vigilia Pascual, dijo que es una llamada a salir del "cenáculo" donde los discípulos se escondían atemorizados y a emprender una misión.

Pero también es una llamada a los orígenes de su relación con Jesús, porque le conocieron en Galilea y allí comenzaron a seguirle.

La llamada a volver a Galilea, dijo, "nos pide que revivamos ese momento, esa situación, esa experiencia en la que encontramos al Señor, sentimos su amor y recibimos una mirada nueva y luminosa sobre nosotros mismos, sobre la realidad, sobre el misterio de la vida".

Para cada persona, dijo, Galilea "es el 'lugar' en el que conociste a Jesús en persona; donde Él para ti dejó de ser un personaje histórico como otros y se convirtió en la persona más importante de tu vida. No es un Dios lejano, sino el Dios cercano, que te conoce mejor que nadie y te ama más que nadie".

Como ejercicio pascual, el Papa Francisco pidió a la gente que recordara un momento en el que experimentó el amor de Jesús, en el que escuchó que la palabra de Dios le hablaba directamente o en el que sintió "la inmensa alegría" del perdón tras confesarse.

"Cada uno de nosotros conoce dónde tuvo lugar su resurrección interior, ese momento inicial, fundante, que lo cambió todo", dijo el Papa. "No podemos dejarlo en el pasado, el Resucitado nos invita a volver allí´ para celebrar la Pascua. Recuerda tu Galilea, haz memoria de ella".

"Vuelve a experimentar las emociones y las sensaciones", sugirió; "revive los colores y los sabores".

Haciendo rodar "toda piedra de desilusión y desconfianza", dijo el Papa, "que cada uno vuelva a su propia Galilea, la del primer encuentro, ¡y resurjamos a una vida nueva!".

Have a news tip? Email [email protected] or Call/Text 360-922-3092

e-Edition


e-edition

Sign up


for our email newsletters

Weekly Top Stories

Sign up to get our top stories delivered to your inbox every Sunday

Daily Updates & Breaking News Alerts

Sign up to get our daily updates and breaking news alerts delivered to your inbox daily

Latest Stories


'You will never wash my feet!'
Soon enough, we will be celebrating Holy Thursday,

At least 15 Catholics dead in attack during Mass in Burkina Faso
At least 15 people were killed in an attack by gunmen

After Burkina Faso attacks, Pope calls for respect of places of worship
After deadly attacks killed 15 people at a Catholic church ...

The courage of Christian martyrs is a blessing for everyone, Pope says
Christians who never renounce their love for Christ...

Priest, 6 religious brothers, lay teacher kidnapped in Haiti in another wave of violence
As the wave of violence torments gang-decimated Haiti, six male religious...


The Evangelist, 40 North Main Ave., Albany, NY, 12203-1422 | PHONE: 518-453-6688| FAX: 518-453-8448
© 2024 Trenton Monitor, All Rights Reserved.