Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces January 17, 2019


10/25/2018 1:49:00 PM
La beata Chiara "Luce" Badano: una luz brilla desde la Generación X
Serie sobre jóvenes santos del obispo O'Connell
Beata Chiara
Beata Chiara "Luce" Badano

Bishop David M. O'Connell, C.M.


Existe todo tipo de “movimiento” dentro de la Iglesia para el Pueblo: el movimiento Católico Carismático, la Legión de María, la Acción Católica, el Cursillo, Atletas Católicos de Cristo y muchos más. Algunos son grandes e internacionales mientras otros son más pequeños y regionales. Personas diversas se sienten atraídas a las cosas especiales que estos movimientos representan.

“El movimiento Focolare” fue fundado en el 1943 en Trent, Italia, por una laica, Chiara Lubich. El mundo estaba en guerra cuando Chiara y unas amigas, después de asistir a Misa un día, empezaron a hablar sobre cómo unir a personas en la paz y unidad a través de la fe compartida en Jesucristo. La oración de Jesús en el Evangelio según San Marcos, “que todos sean uno (Juan 17:21)”, le inspiró a Chiara. Ella quería que las personas de fe – y también las personas sin ninguna fe – alcanzaran unas a otras para acabar con las divisiones que les mantenían por separadas. Ella reconocía una humanidad compartida, humana, que no tenía que basarse en ninguna religión especificada, como la base de sus esfuerzos a encontrar la unión. Su idea e inspiración – la palabra italiana “focolare” significa “hogar”- prendieron fuego en sus amigos y vecinos en los pueblos cercanos. Actualmente, el Movimiento Focolare cuenta con más de 140,000 fieles, conocidos como los “focalarini”, en más de 182 países. Considerado como un “movimiento católico”, Focolare es realmente ecuménico (busca unir a las denominaciones cristianas). ¡Es asombroso ver lo hermoso que puede ser captar las imaginaciones y corazones de la gente!

De manera personal, yo tuve el privilegio increible de conocerle a Chiara Lubich el 10 de noviembre del 2000 cuando yo, como presidente de la Universidad Católica de América en Washington, D.C., le presenté un doctorado honrado. En mis comentarios ese día, yo les dije a las miles de personas reunidas en el Santuario Nacional que “La espiritualidad y la obra de Chiara Lubich en el Movimiento Focolare han ayudado fomentar la unión que Jesús rezó durante sus últimas horas en la tierra. … Chiara Lubich ha sido fiel a la inspiración fiel que le conmovió hace muchos años”.

Sin embargo, esta reflexión mía no trata de Chiara Lubich, aunque ella sea parte de la historia.

El 29 de octubre del 1971 una hija nació a Ruggero y María Theresa Badano en el pueblo norteño italiana de Sassello. Coincidentemente, también se llamaba, “Chiara”. Cuando tenía 9 años, ella asistió su primera reunión Focolare. Ese encuentro le cambió toda su vida. Ella se enamoró con el Señor Jesús. Sus biógrafos le describían como una niña “común” a quien le encantaba cantar y bailar, jugar tenis y escuchar a música pop. Era buena alumna pero reprobó matemáticas (¡otra razón porque me atrae!). Sus amigos le recuerdan como una adolescente popular que gozaba de la compañía de sus amigos y también una niña de fe profunda. Sus colegas escolares le dieron el apodo “Hermana” porque tenía una devoción sin arrepentimiento a la religión católica, la Misa y la oración.

A los 16 años, en el 1988, Chiara viajó a Roma donde conoció a Chiara Lubich. Ella empezó una correspondencia regular con Lubich. Lubich empezó a llamarla “luce”, luz en español, escribiéndola que “tu rostro luminoso muestra tu amor por Jesús”. Ese mismo verano, Chiara “Luce” Badano empezó a sentir dolor en su hombro mientras jugaba tenis. Se enteró después de unos exámenes médicos que tenía una forma de cáncer muy rara de los huesos, sarcoma ontogénico. Ella se unió aún más al “Jesús sufrido en la Cruz” con la diagnosis. “Es para ti, Jesús”, rezaba ella. “Si tu lo aceptes, yo también lo acepto”. Nunca se dudó, a pesar del dolor. Chiara negó el uso de morfina reflexionando que “yo quiero conocer lo más posible de su (Cristo) sufrimiento en la Cruz”. Su fe joven le sostenía e inspiró a todos de su alrededor. Siempre ella dirigía sus pensamientos y acciones hacia los demás mientras sufría, regalando sus cosas y haciendo planes para asegurar que sus padres tuvieran solo recuerdos felices al llegar su muerte cercana, escogiendo una carta navideña para que sus padres la encontrarían la próxima Navidad.

Chiara compartió con las personas que le visitaban que, durante una cirugía complicada, “una mujer” le visitó y le tomó la mano, llenando su corazón con alegría antes de desaparecer. Luego, se consideró que su “visión” había sido una aparición de la Santa Madre. A pesar de reconocer que no iba a recuperarse, Chiara pidió a su madre ayudarle planear su boda, escogiendo himnos y escrituras y describiendo su vestido matrimonial. Ella quería ser una “novia de Cristo”. Su “boda” en fin fue su funeral y ella fue enterrada en ese vestido.

Al casi cumplir 19 años, Chiara “Luce” Badano recibió la absolución y la Santa Comunión y se murió el 7 de octubre del 1990 con su madre y padre presentes. “Adiós, Mamá”, susurró, “estés feliz porque yo estoy feliz”. Más de dos mil personas asistieron su funeral.

Dentro de diez años de después de su muerte, el obispo Livio Maritano, Obispo de Acqui, empezó el proceso de investigación hacia la canonización. Con su fama de santidad, desde pequeña, declararon a Chiara “Luce” Badano “venerada” el 3 de julio del 2008 y, después de verificar un milagro atribuido a su intercesión, “beata” el 25 de septiembre del 2010. Se celebra su fiesta en el día de su nacimiento, el 29 de octubre.

En un tiempo cuando las muchas distracciones de la vida contemporánea alejan a los jóvenes de fomentar una relación cercana al Señor, esta joven, la beata Chiara Badano, sobresale como una joven mujer que gozaba de su familia, sus amigos, su vida corta sin ponerle a Jesús en el medio.

La beata Chiara “Luce” Badano Frassati demuestra que no hace falta vivir una vida larga para poder alcanzar la santidad – sino solo una vida que sea vivida con y para el Señor. Para los jóvenes del mundo del día de hoy, la beata Chiara "Luce" Badano muestra que los santos se ven como ellos. Recemos por su canonización. Beata Chiara "Luce" Badano, ruega por los jóvenes de la Diócesis e inspíralos a amar al Señor como tú.

(Fuentes: Colleen Swain, “Ablaze: Stories of Daring Teen Saints,” Liguria Publications, 2011; Ann Ball, “Young Faces of Holiness: Modern Saints in Photos and Words,” Our Sunday Visitor, 2004; Wikipedia, “Chiara Badano”.)






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







ACA_2018_WebAd_bottom_12.5x2_WEB.jpg

The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2019 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2019 1up! Software, All Rights Reserved