Sign up for email alerts from The Monitor | Diocese of Trenton
The Monitor | Diocese of Trenton, NJ  
Advanced Search


home : peces : peces January 17, 2019


8/24/2018 1:07:00 PM
Beato Pier Giorgio Frassati: un verdadero hombre... y un santo
Serie sobre jóvenes santos del obispo O'Connell
El beato Pier Giorgio Frassati   Foto | USCCB
El beato Pier Giorgio Frassati   
Foto | USCCB

Bishop David M. O'Connell, C.M.


El filósofo griego Aristóteles escribió una vez que “los buenos hábitos formados en la juventud hacen toda la diferencia”. ¡Sabiduría anciana, verdad eterna! Me gusta pensar que esa verdad se aplica a las vidas de los jóvenes santos. Ciertamente es la verdad de la vida del beato Pier Giorgio Frassati quien nació y vivió a principios del siglo 20. En lugar de contar su historia desde su nacimiento, me gustaría empezar con su muerte.

Cuando Pier Giorgio Frassati murió de polio en los brazos de su madre el 4 de julio del 1925, miles de personas, muchas que ni le habían conocido, asistieron a su funeral. A pesar de que solo tenía 24 años cuando murió, su muerte impactó increíblemente a la gente de Turín, Italia, y las regiones alrededores.  Literalmente hicieron filas por las calles hacia la iglesia de su Misa funeraria. ¿Quiénes fueron estas personas y por qué les fue tan importante estar presentes en los últimos momentos de este hombre joven? Pues, simplemente tuvo que ver con la manera de qué este joven vivió su vida. ¡Eso es lo que hace falta para crear santos!

Nacido el 6 de abril del 1901 a padres activos socialmente – su padre era un activista político y manejaba un periódico progresivo (“La Stampa”) y su madre era una pintora conocida – el joven Frassati no era un buen alumno. Sin embargo, fue conocido como alguien una inteligencia natural a pesar de que reprobó sus exámenes finales en la escuela. Entonces sus padres le mandaron a estudiar con los jesuitas. Luego, se matriculó en la Universidad Politécnica Real de Turín con la esperanza de estudiar ingeniería minería. Como joven, siempre era profundamente religioso – una característica obviamente reconocida por sus profesores y sus compañeros escolares. También, por toda su juventud, Pier Giorgio demostraba una preocupación extraordinaria por los pobres. Ambas características, su devoción fiel a la fe católica además de su atención a los necesitados de Turín, se mantenían como características fundamentales de su vida corta. Él esperaba, como ingeniero, llevar el mensaje de Cristo a las personas que trabajaban en las minas de la región.

Frassati gozaba de la compañía de una variedad de amigos y compañeros. Era un joven guapo y popular, conocido por los chistes amigables que hacía a sus amigos. Era atleta también. Le encantaba nadar y subir los montes. Combinaba sus intereses deportivos con una apreciación del arte (recordamos que su madre era una pintora bastante reconocida) y solía visitar a los museos, teatros y al opera con sus amigos. Se alejaba de las cosas vulgares e inmorales. Durante sus estudios universitarios, a Pier Giorgio le gustaba una mujer joven pero nunca empezó a salir con ella porque se preocupaba que sus padres no estuvieran de acuerdo. Solo confió esta atracción a su hermana.

Semejante a su padre, Frassati tenía interés en la política y la acción social. Se involucraba en los movimientos en contra del fascismo que estaba raizando por Italia. Con sus convicciones profundas, se encontraba en peleas físicas con quienes le oponían. Al mismo momento, pertenecía a muchas organizaciones católicas como los laicos dominicos y la Sociedad de san Vicente de Paúl.

No vivía de ninguna manera diferente a los demás jóvenes de esa época, menos que Frassati se obsesionaba con ayudar a los pobres. “Alrededor del enfermo, del miserable, alrededor del desgraciado, yo veo una luz especial que nosotros no tenemos”, una vez dijo. Su padre le regaló una cantidad de dinero al graduarse de la universidad. Pier Giorgio lo usó para ayudar a los menos privilegiados de la ciudad. Por su vida, tenía una devoción extraordinaria a la Eucaristía, a la oración personal y a la Santa Madre, “buenos hábitos formados en la juventud”. Escribió una vez que “En la oración el alma se eleva sobre las tristezas de la vida”.

Durante su último año escolar, contrató el polio, probablemente contagiado por los enfermos pobres que visitaba frecuentemente. A pesar de esta diagnosis, Pier Giorgio nunca perdió su interés en los deportes ni la aventura, especialmente escalar y caminar por las montañas. “Me siento cada día más apasionado por la montaña, me atrae su fascinación” solaba decir a sus amigos. “Verso l’alto” – italiano para decir “hacia lo alto” – captaba su actitud; de hecho, una vez escribió la frase en la espalda de una foto de él escalando una montaña. Luego, la frase fue adoptada para describir su manera de vivir la vida.

Un día de verano mientras estaba en un barco con amigos, Frassati cayó con dolor de espalda, dolor de cabeza y fiebre, resultados del polio. Al volver a casa, se empeoró y su familia llamó a un sacerdote para administrarle los sacramentos. “Que expire mi alma en paz con ustedes” y se murió en la tarde del 4 de julio del 1925. Nunca se había vista cosa semejante a su funeral en Turín.

La memoria de Pier Giorgio Frassati se mantenía viva durante muchos años a través de los recuerdos constantes de sus amigos y vecinos, historias de su amor por los pobres, su santidad, su pasión por la aventura, su buen carácter. En el 1932, llegó una petición para su canonización al arzobispo de Turín, el cardenal Maurilli Fossati. Se arrancó el proceso de evaluación con entrevistas, testimonios de testigos, y la colección de sus cartas y escrituras. Dentro de un año de las investigaciones, atribuyeron una sanación milagrosa a él y la causa de su canonización continuó, pero no sin sus obstáculos. Finalmente, fue declarado “venerado” en el 1987 y “beato” en el 1990. El san papa Juan Pablo II reconoció sus “buenos hábitos formados en la juventud” y le llamó “un hombre de las ocho bienaventuranzas”, “un joven que logró atestiguar a Cristo con singular eficacia”. Celebramos su fiesta el 4 de julio.

Para los jóvenes católicos, la historia del beato Pier Giorgio Frassati ofrece mucho que se puede imitar y admirar. Era un “verdadero hombre”, divertido y de buen carácter, atleta, popular entre sus amigos, interesado en la cultura y la sociedad, orgulloso de su vida de oracion y de su fe, animado para alcanzar y ayudar a los demás especialmente a los pobres. Era un hombre joven que siempre se dirigía “hacia lo alto”.

Frassati demuestra que no hace falta vivir una vida larga para poder alcanzar la santidad – sino solo una vida que sea vivida con y para el Señor. Para los jóvenes del mundo del día de hoy, el joven de 24 años, Pier Giorgio Frassati, muestra que los santos se ven como ellos. Beato Pier Giorgio Frassati, ruega por los jóvenes de la Diócesis e inspíralos a amar al Señor como tú.






Subscription Login
LOGIN | SUBSCRIBE

From the Bishop
Pope Francis







ACA_2018_WebAd_bottom_12.5x2_WEB.jpg

The Monitor, 701 Lawrenceville Road, P.O. Box 5147, Trenton, NJ 08638-0147 | PHONE: 609-406-7404 | FAX: 609-406-7423 | Monitor@DioceseofTrenton.org

Copyright © 2019 | TrentonMonitor.com | All Rights Reserved.
Any use of materials on this website, including reproduction, modification or distribution without the prior written consent of the Diocese of Trenton is strictly prohibited.

Software © 1998-2019 1up! Software, All Rights Reserved