Las 21 Antorchas de Guadalupe fueron llevadas a la Capilla de la Sagrada Familia al comienzo de la misa del mediodía del 3 de diciembre.
Las 21 Antorchas de Guadalupe fueron llevadas a la Capilla de la Sagrada Familia al comienzo de la misa del mediodía del 3 de diciembre.
En una celebración llena de entusiasmo, devoción y esperanza, la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, Lakewood, celebró la Misa de clausura para el recorrido de las Antorchas en la Capilla de la Sagrada Familia, el 3 de diciembre. Después de la inauguración de la peregrinación en la Catedral de Santa María de la Asunción, Trenton, el 29 de octubre, 21 antorchas viajaron a 26 parroquias en toda la Diócesis, atrayendo las oraciones e intenciones de miles.

Monseñor Thomas Gervasio, vicario general diocesano describió el espíritu de la congregación: "La lluvia no disminuyó nuestro entusiasmo o nuestra devoción a la Santísima Madre".

La alegría y la pasión de la procesión de la mañana, las bancas llenas de múltiples generaciones de fieles uniendo sus voces con el coro de la parroquia en alabanza y acción de gracias a Nuestra Señora de Guadalupe y a Dios.

La misa comenzó con un pase de lista de las antorchas encendidas llevadas una por una por el pasillo central, mientras se narraba una descripción de su viaje de paradas en varias parroquias, escuelas y otras estaciones. Fueron adornadas con cintas e elevadas en alto antes de colocarlas cuidadosamente junto al santuario. Los braseros reflejaban la unidad del viaje, junto con las oraciones e intenciones conjuntas de los fieles.

El Homilista Padre Esteban Michael, vicario parroquial de la Parroquia Madre de la Misericordia, Asbury Park, habló de los eventos que culminaron en la Misa. "Eso significa que la Luz de Cristo y la intercesión de nuestra Madre siempre va a estar con nosotros. Con mucha alegría estamos reunidos celebrando este encuentro diocesano que nos une a través de la antorcha Guadalupana recordándonos que la Virgen, Madre de Dios y nuestra, siempre se ha preocupado por todos sus hijos e hijas". 

El Padre Michael dio testimonio de haber sido llamado a ser sacerdote por Nuestra Señora de Guadalupe, siempre inspirado por su espíritu y su deseo, sin importar la situación, reconociendo que venimos a ella con nuestras oraciones y peticiones ya que "su presencia siempre se siente".

Un mensaje del Obispo David M. O'Connell, C. M., animó a los que estuvieron presentes: "Todos ustedes que están aquí hoy: su fe es verdaderamente inspiradora. Que Nuestra Señora de Guadalupe te conduzca al corazón de su hijo, especialmente durante el tiempo de Adviento".

El Padre Andrino aplaudió a los intrépidos miembros de la congregación, muchos de los cuales participaron en una procesión de tres horas bajo una lluvia y viento implacables antes de la misa, por escuchar sus instrucciones en los días previos al 3 de diciembre, cuando los pronósticos meteorológicos eran premonitorios: "¡Estamos procesando pase lo que pase!" Provocó la risa de la congregación cuando dijo: "El agua, cuando viene del cielo, ya está bendecida". 

El Padre Andrino extendió un agradecimiento especial al Departamento de Policía de Lakewood por mantener a todos seguros y por asociarse siempre con un espíritu positivo para hacer el trabajo.

Durante su viaje de cinco semanas, las antorchas encendidas estaban impregnadas de esperanza, oraciones y peticiones de la gente, antes de compartir su luz con velas de pilares anidadas en soportes de vidrio y adornadas con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. Estas velas reposarán frente al tabernáculo de la capilla de la Diócesis de Trenton, unidas por las intenciones de los fieles.

La última vela encendida fue entregada a la familia de un joven oficial del Departamento de Policía de Lakewood, Ptl. Nicklas Shimovich, quien murió en septiembre de 2020. Sus padres y su hermano también son miembros del departamento. El padre Andrino habló conmovedoramente de la fuerza de las familias y recordó a todos que la familia de Dios es siempre el punto de partida.

Con palabras alentadoras sobre Nuestra Señora de Guadalupe, el Padre Michael dijo: " Ella sigue con su labor maternal, de escuchar las súplicas, las penas, las alegrías y las preocupaciones de todos nosotros. Todos hemos vivido la experiencia de encomendarnos a nuestra madre en nuestro caminar como cristianos, como creyentes, como fieles seguidores de Jesús.

“Sintámonos de una manera especial bendecidos por la Virgen de Guadalupe, la reina y la Patrona de América, particularmente en este día de nuestra peregrinación de la antorcha guadalupanas de la diócesis de Trenton y nos lleve a seguir las huellas de su Hijo Jesucristo, para que con la fuerza del Espíritu Santo colaboremos en la construcción del Reino de Dios”