El papa Francisco dirige el Ángelus desde la ventana de su estudio sobre la Plaza San Pedro del Vaticano. El papa urge que las personas no declaren victoria contra el COVID-19 sino que sigan las precauciones de salud pública. 
(Foto CNS/Vatican Media)
El papa Francisco dirige el Ángelus desde la ventana de su estudio sobre la Plaza San Pedro del Vaticano. El papa urge que las personas no declaren victoria contra el COVID-19 sino que sigan las precauciones de salud pública. (Foto CNS/Vatican Media)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- El papa Francisco rezó por las personas que viven en países donde COVID-19 todavía está causando una gran cantidad de muertes, y advirtió a las personas en Italia que sigan teniendo cuidado y sigan las precauciones de salud.

"Tened cuidado, no cantéis victoria antes de tiempo, no cantéis victoria demasiado pronto-- de seguir con las normas vigentes sea aún necesaria. Porque son normas que nos ayuda a evitar que el virus avance", dijo el 7 de junio después de recitar la oración del Ángelus desde la ventana de la Palacio Apostólico.

Desde la ventana saludó a los cientos de visitantes que se habían reunido en la Plaza de San Pedro, manteniendo el distanciamiento social y muchos usando máscaras.

Al ver gente en la plaza, dijo, era una señal de que "la fase aguda" de la pandemia en Italia había terminado, lo que había llevado a la disminución gradual de las medidas restrictivas.

Pero el papa advirtió a todos que sigan teniendo cuidado.

"Gracias a Dios estamos saliendo del centro más fuerte, pero siempre siguiendo las prescripciones que nos dan las autoridades", dijo.

La oficina de prensa del Vaticano había anunciado la noche anterior que el último empleado del Vaticano que había dado positivo por el coronavirus ahora estaba dando negativo. Un total de 12 casos fueron reportados entre empleados del Vaticano desde finales de febrero. Ninguno de los 12 murió.

Sin embargo, el papa le recordó a la gente que "el virus sigue cobrándose muchas víctimas" en otros países.
 
"Deseo expresar mi cercanía a esas poblaciones, a los enfermos y sus familias, y a todos los que los cuidan. Acerquémonos a ellos con nuestra oración", dijo.

La pandemia está causando un gran número de víctimas en los Estados Unidos y otros países de América Central, del Sur y América del Norte, según la Organización Mundial de la Salud el 6 de junio.

Algunos países también estaban viendo aumentos en los casos de COVID-19 a medida que se disipaban las restricciones, lo que significaba que las personas deberían seguir observando las precauciones, dijo Margaret Harris, portavoz de la OMS desde Ginebra.

En su discurso del Ángelus, el papa Francisco habló sobre la importancia de la fiesta de la Santísima Trinidad, que celebra a Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El día de la fiesta del 7 de junio "nos invita a dejarnos fascinar una vez más por la belleza de Dios; belleza, bondad e inagotable verdad".

"Esto es la fe: acoger a Dios-Amor", que se entrega a sí mismo en Cristo, "que hace que nos movamos en el Espíritu Santo", dijo el papa.

Dijo que la vida cristiana es dejarse encontrar por Dios porque "nos encuentra primero" y confiar en él, buscarlo y amarlo.

El papa también recordó a la gente que el mes de junio se dedica de manera especial al Sagrado Corazón de Jesús.
 
"En efecto, el Corazón humano y divino de Jesús es la fuente de donde siempre podemos obtener misericordia, perdón y ternura de Dios", dijo.

En el centro de cada gesto y palabra de Jesús hay amor, "el amor del Padre que ha enviado a su Hijo, el amor del Espíritu Santo que está dentro de nosotros", dijo.

Instó a las personas a practicar la adoración eucarística, diciendo que pueden encontrar ese amor presente en la Eucaristía y " de este modo, nuestro corazón también, poco a poco, se volverá más paciente, más generoso, más misericordioso, imitando el Corazón de Jesús".

También alentó a la gente a recitar, durante el mes de junio, una breve oración que su abuela le enseñó: "Jesús, que mi corazón se parezca al tuyo".