El papa Francisco dirige su audiencia general en la biblioteca del palacio apostólico en el Vaticano. CNS photo/Vatican Media
El papa Francisco dirige su audiencia general en la biblioteca del palacio apostólico en el Vaticano. CNS photo/Vatican Media

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – No hay mayor amor en el mundo que el amor que Dios tiene por la humanidad, dijo el papa Francisco.

"¿Qué tipo de Dios está dispuesto a morir por las personas? ¿Qué tipo de Dios ama siempre y con paciencia, sin exigir ser amado a cambio?" preguntó el papa.

"Somos el fin de un amor que no tiene igual en la tierra", dijo el papa durante su audiencia general semanal el 3 de marzo.

Transmitiendo en vivo a su audiencia desde la biblioteca del Palacio Apostólico, el papa continuó su serie de charlas sobre la oración al observar cómo Jesús abrió la puerta a Dios, revelando su verdadera identidad como un padre amoroso con quien se podía hablar a través de la oración.

"Es Jesús quien nos abrió el cielo y nos proyectó en una relación con Dios", dijo.

Tener un diálogo con Dios es una gracia, dijo, "nosotros no somos dignos, no tenemos ningún derecho que reclamar, nosotros 'cojeamos' con cada palabra y cada pensamiento… Pero Jesús es la puerta que nos abre a este diálogo con Dios".

Jesús muestra cómo Dios está cerca, es compasivo y tierno: este es su "estilo", su forma de ser padre, dijo el papa, partiendo de sus comentarios preparados.

Este es un tipo de Dios muy diferente de los dioses en los que creían los paganos: deidades distantes e indiferentes que deben ser apaciguadas y conquistadas con continuos sacrificios y devociones, dijo.

Sin embargo, dijo el papa, Dios como padre que ama a la humanidad es algo que la gente nunca hubiera creído si no hubiera sido porque Jesús reveló esta verdad, lo que parece un escándalo impactante.

"Es el escándalo que encontramos grabado en la parábola del padre misericordioso, o en la del pastor que va en busca de la oveja perdida. Historias de este tipo no hubiéramos podido concebirlas, ni siquiera comprenderlas, si no hubiéramos encontrado a Jesús", dijo.

La relación del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo es de "mutua benevolencia", dijo, y ese amor divino se expande tanto que incluso aterriza "en nuestra orilla humana".

La oración es lo que lleva a las personas a la vida de la Trinidad, el misterio eterno del amor de Dios, "que es la fuente y la alegría de todo el universo", dijo el papa.

"Que nuestra oración", dijo, "despierte en nosotros la conciencia de nuestra elevada vocación en Cristo y nos lleve cada vez más plenamente a la comunión amorosa del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo".