WASHINGTON (CNS)  En su nueva encíclica, "Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social", el papa Francisco recuerda a los fieles que "el plan de Dios para la humanidad tiene implicaciones para todos los aspectos de nuestras vidas", expresó el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

Estos aspectos van "desde cómo nos tratamos unos a otros en nuestras relaciones personales, hasta cómo organizamos y operamos nuestras sociedades y economías", explicó el arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles en un comunicado el 4 de octubre, día en que el Vaticano publicó la encíclica.

El arzobispo Gómez llamó la enseñanza del papa "profunda y hermosa" y dijo que "como 'Laudato Si' antes de ella, 'Fratelli Tutti' es una contribución importante a la rica tradición de doctrina social de la iglesia".

"Al analizar las condiciones del mundo de hoy, el Santo Padre nos brinda una visión poderosa y urgente para la renovación moral de la política y las instituciones políticas y económicas desde el nivel local al nivel global, llamándonos a construir un futuro común que realmente sirva para el bien de la persona humana”, señaló el arzobispo Gómez.

"Para la iglesia, el papa nos está desafiando a superar el individualismo en nuestra cultura y a servir a nuestro prójimo con amor", dijo, "viendo a Jesucristo en cada persona, y buscando una sociedad de justicia y misericordia, compasión y preocupación mutua".

El cardenal Blase J. Cupich de Chicago expuso que "Fratelli Tutti" está "destinado a ser un documento determinante y un cuerpo de enseñanza para el pontificado del papa Francisco". Lo llamó un documento poderoso en el que el papa "nos recuerda una vez más por qué se le considera un maestro moral prominente, en un momento extraordinariamente crítico y tenso de la historia humana".

"El papa comienza identificando los desafíos que resultan de la fragmentación y división que aflige a la humanidad a nivel personal, nacional, e internacional", indicó el cardenal.

"Estos incluyen la violencia y la perspectiva de guerra y disturbios civiles, el racismo, la degradación del medio ambiente, el 'descarte' de los pobres y vulnerables, las crisis provocadas por la migración de pueblos desesperados, economías que benefician a grupos privilegiados", explicó el cardenal Cupich, agregando, "además de una discordancia y torpeza que marcan nuestro discurso público y comunicaciones privadas y deshabilitan las posibilidades de conexión humana real".

El pontífice "ocupa el resto de la encíclica re imaginando una nueva y esperanzadora forma de vivir juntos, una que se establece en el amor y respeto por la dignidad de todas las personas", declaró el cardenal Cupich.

"Esta nueva y esperanzadora visión implica una apertura e interés por aquellas personas que son diferentes, conduciendo al enriquecimiento que viene en el intercambio de regalos. . ., una mejor política . . ., y una cultura de diálogo y de amistad, "añadió el cardenal.

"La visión que describe presenta un marcado contraste con la forma predominante de hacer negocios políticos: venganza por pérdidas pasadas, el uso de la fuerza, y una visión de ganancia económica como aspecto primordial", expuso el cardenal.

El arzobispo de Washington, Wilton D. Gregory, dijo que cree que la nueva encíclica del papa "ha llegado a nosotros precisamente en el momento adecuado".

"El COVID-19 obviamente aún no ha terminado. Muchos han hablado de 'una nueva normalidad' cuando el virus haya sido abatido", expresó en un comunicado. "Más bien creo que deberíamos hacer de esta trágica pandemia una oportunidad para pensar en 'una nueva diferencia' en términos de lo que valoramos, a quién valoramos, y que todos estamos juntos en esto".

"El papa Francisco habla repetidamente de la renovación del lenguaje del 'bien común' y las acciones del 'bien común'", explicó el arzobispo Gregory.

El papa nos incita a seguir una vida compartida y a ver al 'otro' como hermano y hermana, como seres humanos y todos como semejantes en 'nuestra casa común'", añadió. "Nos invita a construir una 'cultura de encuentro' con orgullo de expresar que somos católicos y también cómo nos enriquece el diálogo con todas las personas de buena voluntad".

En la Diócesis de Kalamazoo, Michigan, el obispo Paul J. Bradley el 6 de octubre aplaudió al papa por su nueva encíclica, diciendo: "En estos tiempos tumultuosos y desafiantes de gran malestar social, necesitamos abrazar las hermosas enseñanzas detalladas por el papa Francisco en 'Fratelli Tutti'".

"El Santo Padre apunta a la fraternidad, al diálogo, y la amistad social como el camino para construir un mundo mejor, más justo y pacífico, con un rotundo 'no' a la guerra y la indiferencia global", declaró.

Si bien el papa "detalla muchas de las caídas del mundo", incluidas la guerra, la incertidumbre económica, el cambio climático, la inmigración, los conflictos violentos, las armas nucleares, y la desigualdad, "su mensaje de esperanza es uno que resuena en mí y esperemos que nos inspire a todos", agregó el obispo Bradley.

El obispo Bradley animó a todos los católicos a leer la encíclica y rezó para que "todos tomemos en serio estas enseñanzas, permitiendo, con renovada esperanza, que la gracia de Dios nos fortalezca para poner estas enseñanzas en práctica en nuestras vidas".

El liderazgo de las cuatro ramas de la familia Maryknoll — las Hermanas Maryknoll, los Padres y Hermanos Maryknoll, los Misioneros Laicos Maryknoll y los Afiliados Maryknoll — emitieron un comunicado el 6 de octubre dando la bienvenida a esta "encíclica histórica sobre la paz y el diálogo que ofrece una visión de sanación al mundo de las profundas divisiones sociales y económicas en el momento de la pandemia del COVID-19".

"Como misioneros dedicados a compartir el Evangelio a través del amor y la esperanza al servir a los más necesitados en todo el mundo, podemos dar fe de los desafíos urgentes que enfrenta el mundo", indicaron. "Estos son desafíos que el Santo Padre dice que solo se pueden enfrentar cuando nos unimos en el amor como hermanas y hermanos, con un cuidado como el del buen samaritano".

Agregaron: "Nuestra experiencia vivida como misioneros de Maryknoll afirma la enseñanza del papa de la parábola como una lección no solo sobre la caridad, sino también como un encuentro transformador de misericordia".

El 8 de octubre, la Oficina Maryknoll para Asuntos Globales publicó una guía de estudio de seis páginas para "Fratelli Tutti", que ofrece puntos clave y citas de cada capítulo de la encíclica, junto con preguntas de reflexión y dos oraciones del papa Francisco. Esta guía se puede descargar en https://maryknollogc.org.

"La visión esperanzadora de unidad global que ofrece el papa Francisco en 'Fratelli Tutti' es fundamental para nuestro tiempo, en el que nos enfrentamos a grandes desafíos y divisiones sociales", expuso Susan Gunn, directora de la Oficina Maryknoll para Asuntos Globales.

"Estamos entusiasmados de compartir esta guía, que esperamos que permita a las personas y a grupos pequeños aprender las enseñanzas del papa Francisco y utilizarlas para construir paz y solidaridad en sus relaciones, la comunidad, y el mundo", comentó.