La Diócesis de Trenton llevará a cabo la colecta para el Fondo para la Jubilación de Religiosos el 11 y 12 de diciembre. Es una oportunidad para los fieles a considerar los impactos positivos que un sacerdote, hermana o hermano religioso ha tenido en la vida para poder responder generosamente con un regalo monetario de agradecimiento.

Un apoyo tremendo a los religiosos jubilados de la Diócesis de Trenton y diócesis de por el país, el Fondo para la Jubilación de Religiosos permite a las personas quienes han dedicado la vida a formar y enseñar a los católicos a jubilarse asegurados de que podrán alcanzar sus necesidades más básicas.

El Fondo está dirigida a cubrir el cuidado médico y alojamiento – vitales a estos servidores tan dedicados y fieles que no han ganado ningún ingreso para poder aprovechar de la seguridad social ni ahorros personales.

La hermana San José Rose McDermott, delegada de la vida consagrada para la Diócesis de Trenton, estresó que los religiosos reconocen lo difícil que han sido estos dos años para donantes económicamente y que “cualquier pequeña colaboración ayuda mucho” cuando uno considera donar al fondo.

Aproximadamente 300 mujeres y hombres religiosos de casi 30 órdenes quienes viven y sirven actualmente en la Diócesis de Trenton. Cuando se jubilan, dependen completamente de las donaciones de parte de los laicos, principalmente a través del fondo anual. El año pasado, la Diócesis de Trenton donó $147,549.20 a la colecta. En el 2021, el monasterio de Santa Clara, Chesterfield, recibió apoyo financiero que solo fue posible por el Fondo para la Jubilación de Religiosos.

El fondo comenzó en el 1988, gracias a los esfuerzos de un hombre laico que vio a hermanas religiosas pagando por su comida con estampillas federales. Después de conversar con ellas, descubrió que, aunque recibieron sueldos pequeños por sus ministerios de enseñanza, servicio social y enfermería, no contaban con beneficios ni seguros médicos ni de jubilación.

Nacido por su preocupación, fue creada la oficina nacional de la jubilación de religiosos en Washington para responder al déficit. Ahora más de 32,000 religiosos de por el país reciben el apoyo económico explícitamente para su júbilo a través del fondo – que también ofrece consejería económica para ayudar a los religiosos a planear por su júbilo.

“Yo sí creo que el fondo en Washington hace muy buen trabajo”, dijo la hermana Rose sobre el fondo y los esfuerzos de tratar el apoyo financiero responsablemente. “No se reparte el dinero indiscriminadamente, sino por necesidad; los religiosos tienen que abrir sus libros y mostrar lo que están apartando para su júbilo … es muy justo y honesto”.

“Continuamente me encuentro aliviada por la generosidad de los católicos estadounidenses”, dijo la directora del NRRO, la hermana Stephanie Still, miembro de las Hermanas de la Presentación de San Francisco. “También en los momentos más difíciles, ellos encuentran una manera para devolver a quienes han servido sin cesar a nuestra Iglesia y mundo. Estamos bendecidos con defensores innumerables que comparten nuestra misión para asegurar que todos los religiosos pueden gozar de un júbilo seguro y digno”.

Según el sitio digital del fondo, solo 27 de las 531 comunidades religiosas que reportan datos al NRRO cuentan con financiamiento adecuado para el júbilo. Parte del desafío es una falta de nuevas vocaciones a la vida religiosa, con la cantidad de religiosos jubilados mucho más alta que la de ellos en el ministerio activo. Sin números necesarios de nuevos religiosos para cuidar al poblado envejecido, el cuidado se ha traslado a proveedores de cuidados, donde el costo promedio para cuidar a mujeres y hombres religiosos mayores de 70 años es $49,000 por persona, y más de $79,000 para el cuidado más especificado.

Para aprender más sobre el Fondo para la Jubilación de Religiosos, visite al retiredreligious.org.

Para donar, se pide una contribución a la colecta especial en las Misas del 11-12 de diciembre o enviar su donación a su oficina parroquial o a: Retirement Fund for Religious, P.O. Box 96988, Washington, D.C. 20090-6988.