CIUDAD DEL VATICANO CNS – El Vaticano nunca dejará de hacer esfuerzos diplomáticos para buscar un fin a la guerra contra Ucrania, dijo el Papa Francisco.

Sin embargo, la reunión entre el Papa y el patriarca ortodoxo ruso Kirill de Moscú prevista para junio se canceló por temor a que pudiera causar "confusión" y no habrá una visita Papal a Kiev mientras continúa la guerra, dijo el Papa en una entrevista con el diario argentino La Nación el 21 de abril.

El Papa Francisco dijo el 2 de abril que estaba considerando una posible visita a la capital ucraniana. Pero en su última entrevista le dijo a La Nación que "no puedo hacer nada que ponga en riesgo objetivos superiores, que son el fin de la guerra, una tregua o, al menos, un corredor humanitario".

"¿De qué le serviría al Papa ir a Kiev si la guerra continuara al día siguiente?" él dijo.

Cuando se le preguntó sobre el patriarca Kirill, el Papa Francisco dijo: "Lamento que el Vaticano haya tenido que suspender una segunda reunión con el patriarca Kirill, que habíamos programado para junio en Jerusalén". Su primer encuentro había sido en 2016 en La Habana, la primera vez que el Papa y el patriarca de Moscú se encontraron personalmente.

Explicó que el equipo diplomático del Vaticano entendió que tal reunión "en este momento podría generar mucha confusión". En lo personal, dijo que busca promover un diálogo interreligioso fructífero porque el entendimiento mutuo o el acuerdo "es mejor que el conflicto".

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, había confirmado el 7 de abril que el Papa Francisco quería reunirse con el patriarca Kirill en un "lugar neutral", pero que el apoyo del patriarca al presidente ruso Vladimir Putin y su guerra contra Ucrania podría hacer desaconsejable una reunión.

A principios de marzo, poco después de la invasión, el cardenal Parolin había dicho a la agencia de noticias italiana ANSA: "Las palabras de Kirill no favorecen ni promueven un entendimiento, al contrario, corren el riesgo de encender aún más los ánimos y de ir hacia una escalada y no resolver la crisis pacíficamente".

Mientras tanto, el metropolitano Hilarión de Volokolamsk, jefe de relaciones exteriores de la Iglesia Ortodoxa Rusa, dijo a periodistas el 22 de abril que "los acontecimientos de los últimos dos meses requirieron ajustes en los planes y el aplazamiento de la reunión".

"Ahora surgirían demasiados problemas durante sus preparativos" en términos de seguridad, logística, cobertura de la reunión en el espacio público, dijo, según Interfax. "Esperaremos un mejor momento para este evento".

El Papa Francisco dijo a La Nación que está dispuesto a "hacer todo" para acabar con el derramamiento de sangre.

Dijo que decidió visitar al embajador ruso ante la Santa Sede el 25 de febrero por su propia voluntad después de una noche de insomnio "pensando en Ucrania".

"Fui solo. No quería que nadie me acompañara" en una visita que consideró debida por un sentido de responsabilidad personal.

Dijo que la visita era una clara indicación "para el gobierno de que puede poner fin a la guerra" en cualquier momento. "Para ser honesto, me gustaría hacer algo para que no haya ni una muerte más en Ucrania. Ni una más. Y estoy dispuesto a hacer todo".

El Papa también discutió el problema con su rodilla, explicando que su movilidad limitada y su pronunciada cojera se deben a un ligamento desgarrado.

"Pasará", dijo, y agregó que los médicos le han dicho que la recuperación es un proceso largo y lento para una persona de su edad.

Mientras tanto, el Papa canceló las citas que figuraban en su agenda el 22 de abril. Matteo Bruni, jefe de la oficina de prensa del Vaticano, dijo que se debía a "los chequeos médicos que son necesarios hoy".