El parqueo de la Parroquia San Antonio Claret, Lakewood, suele estar lleno para Misas los fines de semana. Ahora, por la situación de la pandemia del coronavirus, está vacío dice el padre Andrino.
El parqueo de la Parroquia San Antonio Claret, Lakewood, suele estar lleno para Misas los fines de semana. Ahora, por la situación de la pandemia del coronavirus, está vacío dice el padre Andrino.

Con los cambios ocurridos en los últimos días en relación al coronavirus, yo he notado como los medios virtuales son importantes en nuestra evangelización.

En nuestra Iglesia aquí en Lakewood, N.J., la Parroquia San Antonio M. Claret, las Misas siempre solemos celebrar con Iglesia llena. Los feligreses que llegaban tarde en las 5 misas en español de fin de semana ya no encontraban lugar para sentar. El estacionamiento también siempre estuvo lleno por las Misas, algunas veces las personas tenían que estacionar por la carretera o en el parqueo de la ciudad que está en frente de nuestra Iglesia.

Pero este fin de semana (VI domingo de la Cuaresma), todo se vio diferente. El estacionamiento parecía fantasma. Aquí en la parroquia, somos tres sacerdotes trabajando juntos y decidimos hacer las Misa disponibles por la internet.

Como yo estoy conectado con muchos de nuestros feligreses en mi cuenta de Facebook decidí usar mi cuenta personal para empezar a compartir las Misa diarias. La primera transmisión sucedió el viernes 20 de marzo. Para nuestra sorpresa hubo una buena recepción de la comunidad. Acompañaron la transmisión como unas 1,100 personas y muchos más participaron enviando comentarios durante a transmisión. 

Hoy celebramos juntos los tres sacerdotes, el padre Pedro Bou, el párroco, dijo en su homilía que era la primera vez que hacía esto (celebrar la Misa por la internet).

Es una realidad diferente, pero yo tengo certeza que seguimos fuertes en nuestra fe. Espero que cuando todo esto termine nosotros daremos mucho más valor a nuestras comunidades y vamos a salir de esta crisis mucho más unidos como hermanos y hermanas.