Durante una visita al hospital hace poco, tuve una experiencia interesante. La enfermera nocturna estaba tomando mis signos vitales cuando vio mi Rosario en la mesa al lado de la cama. Me dijo que ella era hindú y que nunca había oído del Rosario. Yo le expliqué esta oración tradicional y, de inmediato, ella se interesó. Le comenté que orar el Rosario fue algo semejante al uso de cuentas meditativas de su propia fe. Le expliqué de las oraciones del Rosario, su significado y razón y el papel de la Santa Madre en nuestra fe católica. “Yo quiero decir estas oraciones”, me dijo. “¿Cómo me las puedo aprender?” Le conté de un sitio web y eso parecería hacerle feliz. ¿Ven? ¡Es un ejemplo perfecto de cómo podemos compartir nuestra fe católica hermosa en cualquier momento o circunstancia y donde estemos!

La Iglesia Católica he contado con la dicha de la intercesión de la Madre de Dios a través de esta oración desde el décimo tercer siglo cuando, según la tradición católica, ella le apareció al santo Doménico (1170-1221) en el 1214 ofreciéndole la idea del Rosario. Existen varias leyendas e historias sobre como recibimos el Rosario inicialmente, pero su forma actual de quince misterios – cinco gozosos, cinco dolorosos, y cinco gloriosos llamados “décadas” – fue establecida formalmente por el papa Pio V (1504-72) en el 1569. El papa san Juan Pablo II agregó los cinco misterios luminosos a las décadas del Rosario en el 2002.

Octubre es el mes del Santo Rosario. El 7 de octubre es la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

Esta oración es una de las oraciones meditativas más populares de la Iglesia Católica. Pedirle su intercesión y ayuda de la Santa Madre María en nuestras vidas cotidianas es, entendiblemente, atractivo, orar a su Hijo Divino a través de ella. Los misterios del Rosario realmente son contemplaciones de la vida entera del Señor Jesús – su vida, muerte y resurrección – de sentido real por los ojos de María. A pesar de todo, ella estaba “allá”, presente de por toda la vida de su Hijo. El Rosario, como todas las oraciones católicas, nos deben llevar hacia el Señor Jesús con María su Santa Madre como nuestra intercesora y guía. Ella lleva nuestras oraciones por el Rosario a Él. ¿Podría un Hijo que ama a su Madre negar las oraciones de ella?

Yo oro el Rosario a diario. Me da el chance de recordar las muchas intenciones que los fieles me encomiendan como el obispo. Y yo, de vuelto, se los recomiendo a todos los católicos orarlo también. Se puede recitarlo y orarlo donde sea, en cualquier momento y por quien sea, joven o viejo, por santos además que por pecadores. Si Usted no haya rezado el Rosario, intente hacerlo. Si ya ora el Rosario, pues enséñelo y compártalo con otros.

En este mes del Santo Rosario, en que también celebramos el Mes Respetemos la Vida, se convierte en el momento perfecto para orar el Rosario por la protección de la vida humana en todas sus etapas y por la conversión de corazones. Como el obispo, les invito a todo clérigo y todos los fieles de la Diócesis unirse en orar el Rosario por esta y todas nuestras intenciones especiales.

Aquí comparto reflexiones de unos de los grandes santos.

El libro de los ciegos, donde las almas ven y realizan el mayor drama de amor que el mundo ha conocido jamás; es el libro de los sencillos, que los inicia en misterios y conocimientos más satisfactorios que la educación de otros hombres; es el libro de los ancianos, cuyos ojos se cierran a las sombras de este mundo y se abren a la sustancia del siguiente. El poder del rosario es indescriptible”. El venerado arzobispo Fulton Sheen (1895-1979)

Algunos pensarán que pueden pasar por la vida sin el auxilio de la Santa Madre. Amen a la Virgen y recen el Rosario, porque su Rosario es el arma contra los males del mundo de hoy. Todas las gracias dadas por Dios pasan a través de la Santísima Madre”. San Padre Pio (1887-1968)

Quien reza el Rosario debe hallarse en estado de gracia porque el Señor dijo, “Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán’”. San Luis de Monfort (1673-1716)

Permanézcanse en oración por sus hijos; la gracia de Dios puede alcanzar el corazón más duro. Encomiendan sus hijos al Corazón Inmaculado de María. Cuando los padres oran el Rosario, deben levantar el Rosario y decirle, ‘Con este Rosario, ata a mis hijos a tu Corazón Inmaculado’. Ella los atenderá a sus almas”. San Luisa de Marillac (1591-1660)

El Rosario es una oración magnífica y universal por las necesidades de la Iglesia, las naciones y el mundo entero”. Papa San Juan XXIII (1881-1963)

Por su naturaleza el rezo del Rosario exige un ritmo tranquilo y un reflexivo remanso. El Rosario es la Biblia para quienes no leen o escriben”.  Papa San Pablo VI (1897-1978)

Conversando familiarmente con Jesús y la Virgen, al meditar los Misterios del Rosario, y formando juntos una misma vida de comunión, podemos llegar a ser, en la medida de nuestra pequeñez, parecidos a ellos, y aprender de estos eminentes ejemplos el vivir humilde, pobre, escondido, paciente y perfecto” … "El Rosario es una oración tan humilde y sencilla como teológicamente rica en contenido bíblico. Te pido que lo reces”. Papa San Juan Pablo II (1920-2005)

Cuando se reza el rosario, se reviven los momentos importantes y significativos de la historia de la salvación; se recorren las diversas etapas de la misión de Cristo. Con María, el corazón se orienta hacia el misterio de Jesús. Se pone a Cristo en el centro de nuestra vida”. Papa Benedicto XVI

El Rosario es una escuela de oración. El Rosario es una escuela de fe”. Papa Francisco

En tiempos de oscuridad, sostener el rosario es como tomar la mano de nuestra Santísima Madre”. Un católico devoto

Pensemos en nuestra querida madre, esté viva o viviendo en la eternidad. ¿Quién no querría poder tomarle de la mano de nuevo? Pues, tomemos la mano de nuestra Santísima Madre en el cielo a traves de su Rosario.

“Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros – lo nacidos y los no nacidos – ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”.