Mientras la atención del mundo entero se centra en la crisis militar que se está desarrollando en Ucrania, pido a todos los fieles de la Diócesis de Trenton que oren fervientemente por la paz en esa región del mundo y la protección de nuestroshermanos y hermanas ucranianos allí. En su audiencia general del miércoles en Roma, nuestro Santo Padre habló del "gran dolor en mi corazón debido al empeoramiento de la situación en Ucrania".  Hizo un llamado" a todas las partes para que se abstengan de cualquier acción que pueda provocar más sufrimiento a las poblaciones, restableciendo la convivencia entre las naciones". El Papa ha pedido a todos que "se dediquen intensamente a la oración y al ayuno" por la paz el miércoles de ceniza, 2 de marzo, al inicio del tiempo santo de la Cuaresma.  Concluyó su intervención, pidiendo la intercesión de la Santísima Madre: "Que la Reina de la Paz preserve al mundo de la locura de la guerra".