CIUDAD DEL VATICANO El Vaticano publicó un libro de oraciones y homilías del papa Francisco para responder a las tribulaciones y sufrimientos de la pandemia del coronavirus. Se puede bajar el libro gratuitamente por la red.

Titulado “Fuertes en la Tribulación”, el libro también contiene sugerencias para los católicos que no pueden recibir los Sacramentos debido a las medidas restringidas para prevenir la proliferación del COVID-19.

El libro, que fue lanzado el 21 de abril, está disponible en inglés, italiano, francés y en español y estará actualizado varias veces cada semana “con nuevas homilías y otras intervenciones de parte del papa”, dijo Andrea Tornielli, directora editorial del Dicasterio de Comunicaciones del Vaticano.

“Se espera que este libro sea un poco de ayuda a todos, para ayudar cómo discernir y vivir la cercanía y ternura de Dios dentro del dolor, en sufrimiento, en soledad y en el miedo”, escribió Tornielli en la introducción del libro.

Baja el libro en español O Baja el libro en inglés

Debido a la proliferación veloz del coronavirus, dijo, el mundo “afronta una realidad que, hasta hace unas semanas, hubiera sido inimaginable, semejante de la historia de una película de ciencia ficción”.

Miles de personas están gravemente enfermas, miles han muerto”, escribió. “Muchas familias están de luto, peor porque no podían acercarse o ni despedirse de sus queridos”.

Otra triste realidad del tiempo del coronavirus es la soledad que muchas personas viven, quienes, en sus últimos momentos, no pueden recibir los Sacramentos o estar rodeadas por sus queridos, sino las acompañan médicos y enfermeras que “están llegando a sus límites”.

“Los debemos toda nuestra gratitud mientras se ponen en peligro en la lucha por las vidas humanas cada día”, escribió.

Tornielli dijo que los trabajadores civiles, los voluntarios ayudando a los pobres y los ancianos, además que los sacerdotes y hombres y mujeres religiosos que “comparten los sufrimientos de su pueblo” también tenemos que recordar.

Para los católicos, añadió, no participar en la liturgia ni los Sacramentos, “empeora esta condición de incertidumbre, malestar y confusión”.

Sin embargo, Tornielli dijo que la invitación de la Iglesia a “renovar nuestra fe en el Cristo Resucitado” ha prendido la creatividad, especialmente entre los sacerdotes quienes, a través de la tecnología, “se hacen presentes en la vida de sus comunidades y familias confinadas en sus casas en ciudades medio-vacías”.

Dijo el director editorial que cuando se vive la fe cristiana “en sus elementos esenciales”, la fe puede ofrecer una perspectiva sobre la realidad que abre la posibilidad de ver el amor de Dios y vivir la unidad de la Iglesia hasta en medio de la soledad y el aislamiento.

“Por supuesto, la fe no elimina el dolor; la comunión eclesial no elimina la angustia”, escribió. “A cambio, ilumina la realidad y revela que está impregnada por el amor y la esperanza basados no en nuestras habilidades, sino en el uno quien es fiel y nunca nos abandona”.