En los últimos 15 años, la escuela mayor y la menor de Trenton Catholic Academy en el municipio de Hamilton ha creado un legado fuerte en las áreas académicas, deportistas, formación de la fe, y servicio a la comunidad. Con finanzas y recursos limitados, la escuela de pre-inicial 3 al doce grado ha servido eficazmente a miles de estudiantes de historias diversas étnicas, raciales y socioeconómicas, apoyada de manera significante, por el subsidio diocesano y un fondo establecido, además que una red fuerte de bienhechores, socios comunitarios y aprobantes de su misión.

Desde que se abrieron las puertas, casi 1,000 alumnos han graduado de la escuela mayor. Muchos de ellos seguían su educación en colegios y universidades fuertes. Graduados de TCA (por sus siglas en inglés) han arrancado carreras prestigiosas y varios han alcanzado a jugar deportes profesionalmente. Unos de los logros más importantes ha sido alcanzar las esperanzas de la difunta presidente fundadora, la Hermana de San José Dorothy Payne, quien siempre anhelaba que sus alumnos se formaran a ser: “Jóvenes buenos que viven vidas buenas que hacen que el mundo sea un lugar mejor”.

Desafortunadamente, el mayor costo de proveer una educación de calidad e innovadora ha crecido más rápidamente que el ingreso de la matrícula y esfuerzos para recaudar fondos, dejando a la escuela con una deuda de $2 millones cada año y una necesidad de $24 millones de hace los últimos 12 años. Además, el fondo especial establecido para la escuela está casi agotado. El impacto económico de la pandemia del coronavirus ha sido un golpe a familias buscando pagar la matrícula y a los planes estratégicos con la meta de aumentar ingresos. Como resultado, la Diócesis de Trenton lastimosamente ha aceptado la recomendación del presidente de TCA, Michael Knowles, de cerrar la escuela mayor y la menor – que educan a unos 550 estudiantes entre las dos – este junio que viene.

Reconociendo que cada opción posible fuera considerada antes de llegar a esta conclusión, Knowles dijo, “Hemos sido bendecidos por tantas personas generosas quienes creían en esta misión y la apoyaban por su ‘contribución de sudor’”. Knowles ha servido como presidente desde la muerte de la hermana Dorothy en el 2019. Él añadió, “Hemos tenido el liderazgo y dedicación más increíble en nuestra administración, facultad y personal. Estamos muy orgullosos de todos nuestros alumnos y la diferencia que seguirán haciendo en sus comunidades y más allá”.

El superintendente diocesano de escuelas católicas, el doctor Vincent de Paul Schmidt se dirigió a los pasos que la Diócesis tomará para ayudar a los estudiantes con la transición a una nueva escuela católica en el próximo año escolar. Dijo, “Los alumnos de TCA podrán asistir a Notre Dame High School en Lawrenceville y varias de las primarias católicas cercanas a TCA para que puedan seguir en la educación católica disponible en el condado de Mercer”.

El doctor Schmidt también anunció que la Diócesis de Trenton espera hacer disponible dinero para becas transicionales para el año escolar del 2020-21 a estudiantes que esperan seguir su educación en una de las escuelas católicas afiliadas con la Diócesis de Trenton o sus parroquias. Knowles dijo que, con los fondos disponibles por la Diócesis, se implementará planes de transición con las familias de TCA.

Un equipo de representantes diocesanos se reunirá con los 57 empleados de TCA para revisar opciones de ruptura y beneficio, y para ofrecer apoyo en encontrar nuevo empleo.