El padre Neiser Cardenas, vicario parroquial de la Parroquia San Josée, Toms River, y coordinador de la Copa San José, demuestra sus habilidades defensivas en un partido preliminar.
El padre Neiser Cardenas, vicario parroquial de la Parroquia San Josée, Toms River, y coordinador de la Copa San José, demuestra sus habilidades defensivas en un partido preliminar.

FIFA llegó a Toms River. No tanto, pero ya tiene competición aquí en la Diócesis de Trenton. La Parroquia San José, Toms River, patrocina la primera Copa San José para unir a las comunidades parroquiales de la Diócesis.

Una invitación de parte del padre Neiser Cardenas, vicario parroquial de San José y coordinador principal del evento de 3 niveles competitivos, fue enviada a las parroquias designadas como centros de ministerio hispano.

Primer y segundo puestos recibirán trofeos para cada categoría: jóvenes, mujeres y hombres, con equipos representando a la parroquia anfitriona además que las parroquias de San José, Trenton; Catedral Santa María de la Asunción, Trenton; San Bernabé, Bayville, y Santa María, Manahawkin.

“Lo más importante es que haya armonía y alegría en medio de la actividad, así todos habremos ganado al final”, dijo el padre Cardenas.

GALERÍA DE FOTOS: Imágenes de preliminares de la Copa San José

Partidos preliminares comenzaron a las 3pm el domingo, 29 de agosto, en las canchas deportivas de San José donde el torneo empezó al estilo-FIFA después de una oración y bendición de apertura. Los equipos procesaron al campo para el himno nacional cantado a capela, el juramento cristiano, el sorteo y el saque de honor. 

Nombrado en honor del padrastro de Jesús, la Copa San José fue un ejercicio de crear comunidad, convirtiendo al fútbol en una herramienta de la evangelización.

“El objetivo primordial del evento es promover unidad y fraternidad entre católicos y abrir un espacio sano de recreación en familia”, expandió el padre Cardenas. A través del deporte, el torneo pretende “ayudar a unir a la gente, especialmente a nuestros jóvenes, a la Eucaristía”. El padre explicó que los equipos asistieron a Misa en sus parroquias respectivas antes del evento donde se les bendijeron para enviarlos a la competición.

“San José es el protector de la familia, de nuestro Señor Jesucristo”, explicó Irene Portillo, feligresa de la Parroquia San José, Trenton. Siguió que le parecía muy apropiado poner el nombre del santo al torneo además de tener a dos parroquias participando bajo su nombre.

Los equipos que logran pasar por los preliminares se enfrentarán en los finales el 5 de septiembre a partir de las 3pm.

“Las personas están dialogando, conociendo, compartiendo”, dijo Freddy Cardenas Barros de la parroquia San José, Toms River, “Eso es lo bonito, el compartir, dialogar, reírse, alegrarse”.

Al reflexionar sobre cómo se conectan el fútbol y el camino de la fe de la gente, Marianne Ordoñez de la Parroquia San José, Trenton, expresó, “Creo que demuestra el trabajo en equipo y como con la fe, nos hace falta gente para ayudarnos … Necesitamos a personas que nos guían y creo que es lo que [este torneo] ha hecho”.

Para Jesús Trigueros Coronado, también de la Parroquia San José, Trenton, el torneo sirvió perfectamente para involucrarlos a los jóvenes.

“Me siento que una manera para acercar a los jóvenes a Cristo, a la Iglesia, es participar en cosas con ellos … unirlos … y los deportes, el fútbol, es perfecto para eso”.

¿Quién ganará el torneo y de cuál equipo parroquial sería hincha Jesús?

“Creo que Jesús quiere que seamos felices, que nos divirtamos. Que gane quien gane, él está feliz de que nos divirtamos”, compartió Portillo. 

Amanda Kleinmann, feligresa de la Parroquia Santa Ana en Browns Mills, estuvo de acuerdo. Jesús, ella dijo, “es hincha de la plena comunidad. Él es hincha de vernos juntos de nuevo como familia, y quien gane … pues, ambos equipos son ganadores en sus ojos, honestamente, solo por haber participado y compartido este momento hermoso juntos”.