Los líderes religiosos y fieles de todo tipo de fe por el mundo se unirán el 14 de mayo en un día de ayuno, caridad y oración por el fin a la pandemia del COVID-19.

El día global de “Orar por la Humanidad” es una oportunidad por todos los creyentes porque “la oración es un valor universal”, dijo el papa Francisco sobre la iniciativa de parte del comité mayor de la fraternidad humana.

“Acepto la propuesta del comité mayor de la fraternidad humana para todos los creyentes de todas las religiones de unirse espiritualmente el 14 de mayo … para implorar a Dios ayudar a la humanidad vencer la pandemia del coronavirus. Recuerden: el 14 de mayo, todos los creyentes juntos, creyentes de diferentes tradiciones, para orar, ayunar y hacer obras caritativas”, dijo el papa Francisco.

El comité mayor de la Fraternidad humana fue establecido en el 2019 después de que el papa Francisco y el jeque Ahmad el-Tayeb, gran imam de al-Azhar, firmaron el “Documento de la Fraternidad Humana”, que promueve el dialogo interreligioso, el respeto, la compresión y la “fraternidad humana”.

Al llamar por el día de ayuno y oración, el comité dijo que a pesar de que la medicina y la investigación científica sean claves en la lucha en contra la pandemia del COVID-19, “no debemos olvidar buscar el refugio en Dios, el Creador de todo, mientras afrontamos esta crisis tan grave”.

En un tweet posteado el 3 de mayo, el secretario-general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que “en los momentos difíciles, debemos mantenernos unidos en la busca por la paz, la humanidad y la solidaridad”.

“Me uno a su santidad Papa Francisco y al gran imam de al-Azhar, Jeque Ahmad el-Tayeb, en su apoyo por la ‘Oración por la Humanidad’ este 14 de mayo – un momento para la reflexión, la esperanza, y la fe”, escribió Guterres.

El Tayeb también expresó su apoyo por “el noble llamado humanitario del comité”. En una declaración posteada en Facebook, urgió a todos unirse en oración “para eliminar esta pandemia del mundo”.

En una declaración el 2 de mayo, el comité dijo que “Cada uno de nosotros de donde seamos y según las enseñanzas de nuestra religión, fe, o secta, debe implorar a Dios liberarnos a nosotros y todo el mundo de esta pandemia, rescatarnos de esta adversidad, inspirar a los científicos para que encuentren una curación que puede combatir esta enfermedad y salvar al mundo entero de las repercusiones de salud, económicas y humanas mundiales de esta pandemia seria”.

Llamando a todos los líderes religiosos y personas de todas partes del mundo a participar, el comité dijo que, al unirnos a través de la oración, “nuestro mundo será un mejor lugar para la fraternidad y la humanidad más que nunca”.

Catholic News Service contribuyó a este reportaje.