Usar un cubrebocas de alta filtración que cubre la nariz y la boca durante Misa "es un pequeño sacrificio que podemos llevar al altar como una ofrenda agradable a Dios por el bien de todos sus hijos", dijo el padre Roberto Colombo, genetista y miembro de la Pontificia Academia para la Vida.

A medida que la variante ómicron de COVID-19 se extendió por Italia y el gobierno promulgó medidas más estrictas para los no vacunados, los obispos italianos repitieron que no se necesita un certificado de vacunas para asistir a Misa, pero que todos en la congregación deben usar un cubrebocas, mantener el distanciamiento social y recibir la Comunión solo en la mano.

El padre Colombo, que enseña en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Milán y es miembro del Comité Nacional de Bioética del gobierno italiano, dijo que ponerse un cubrebocas en la iglesia es "un signo de caridad pastoral" y una medida necesaria para mantener las iglesias abiertas.

Escribiendo el 2 de enero en Avvenire, el periódico de la conferencia de obispos italianos, el padre Colombo dijo que las reglas para las liturgias públicas elaboradas por el gobierno y las autoridades de la iglesia en mayo de 2020, después de casi dos meses sin celebraciones públicas de la misa, logró el objetivo de salvaguardar la salud de las personas sin imponer cargas indebidas a las parroquias o las personas.

El sacerdote dijo que la situación también se vio favorecida por el hecho de que, según las estadísticas del gobierno el 3 de enero, más del 89% de los italianos mayores de 12 años habían recibido al menos una dosis de una vacuna COVID-19 y cerca del 86% de la población estaba completamente vacunada. Muchas diócesis exigieron que los sacerdotes y otros agentes pastorales estuvieran completamente vacunados si querían ministrar.

La alta tasa de vacunación, dijo el padre Colombo, es especialmente importante porque significa que "los ancianos y las personas más frágiles también pueden participar de forma segura en las celebraciones comunitarias" ya que las vacunas "reducen la probabilidad de contraer COVID-19 en sus formas sintomáticas más graves".

Sin embargo, dijo, debido a que la variante ómicron es altamente contagiosa, las personas deberían comenzar a usar máscaras de alta filtración durante la misa: el FFP2, similar al N95 de EE. UU., que el gobierno italiano decretó a fines de diciembre se debe usar en todas las formas de la vida pública: transporte, en teatros y para cualquier concierto o evento deportivo celebrado en espacios interiores o en un estadio.

"Además de un sentido cívico de responsabilidad por el bien común, en nuestras comunidades cristianas también existe la caridad pastoral, que pide a todos, ministros y fieles, estar particularmente atentos a llevar correctamente una máscara", dijo. "Por supuesto, puede resultar incómodo, sobre todo para los ancianos, pero es un pequeño sacrificio que podemos llevar al altar como ofrenda agradable a Dios por el bien de todos sus hijos".