Delegados de la Diócesis de Trenton oran juntos para abrir una decisión como parte del V Encuentro en octubre.
Delegados de la Diócesis de Trenton oran juntos para abrir una decisión como parte del V Encuentro en octubre.

“Significa escuchar el llamado que Jesús nos hace de llevar su mensaje de amor y esperanza a muchos en la jornada de la vida”, compartió Sandra López sobre el proceso pastoral nacional del V Encuentro. La coordinadora diocesana de ministerios hispanos ha guiado los esfuerzos de la Diócesis de Trenton en la iniciativa del V Encuentro desde su comienzo en el 2017.

“Invitar a más obreros a la viña del Señor y poner en práctica las palabras del papa Francisco ‘ser una iglesia en salida’ y como Jesús: optar por los más vulnerables. Todos somos llamados a un encuentro con Jesús y poner en práctica lo que el Evangelio nos enseña”.

Eso es la clave de esta fase actual del V Encuentro que ahora impulsa a las diócesis estadounidenses a elaborar planes pastorales para los ministerios hispanos en sus propias parroquias desde la perspectiva de las conclusiones del proceso hasta ahora. La delegación de la Diócesis de Trenton participó en un Encuentro Diocesano virtual el 9-10 de octubre para investigar las conclusiones y empezar a soñar sobre lo que se podría hacer e implementar en la Diócesis.

Para Jorge Montana, delegado de la Parroquia San José, Toms River, meterse en el proceso del Encuentro ha brindado luces y pistas.

“La misma metodología del ‘Encuentro’ nos lleva a plantear soluciones que son realizables para la problemática de nuestra comunidad y esto conlleva a tener altas expectativas por comenzar con las metas planteadas”, expresó Montana. “Así que estamos prestos a empezar y mi esperanza es que en el mediano plazo podamos tener la satisfacción de decir: ‘Fue un reto formidable y difícil, pero LO LOGRAMOS’”.

¿Cómo lograr ese reto?

Abrir nuestros corazones, oídos y ojos para sentir, escuchar y ver la realidad que viven nuestros hermanos”, dice López, los hermanos “que experimentan soledad, angustia, temor, sumando a todo esto el sufrimiento que ha causado la pandemia, la situación económica de muchos, el racismo y la inmigración son cosas que están afectando a nuestras comunidades y es allí donde nos necesitan”.

Entre las muchas prioridades que existen para servir a la comunidad católica hispana, la delegación escogió cuatro de las más importantes: el desarrollo de liderazgo y capacitación pastoral, pastoral juvenil, pastoral familiar e inmigración. Durante el Encuentro Diocesano virtual en octubre, la delegación se dividió en grupos para enfocarse y visionar sobre estos temas. Buscaron ideas prácticas y “soñaron” sobre lo que “podría ser” para la familia de fe de la Diócesis de Trenton.

Las discusiones fueron primeros pasos que llevarán la Diócesis a crear un plan pastoral que puede guiar a las comunidades parroquiales en los próximos cinco años.

“Es necesario poner todo nuestro esfuerzo en seguir la metodología del Encuentro y no permitir que la llama que nos une ahora se apague de ninguna forma”, dijo Montana. “Hay mucho trabajo por hacer, pero somos suficientes para realizarlo”.