WASHINGTON (CNS) -- Horas después de que Irán lanzara más de una docena de misiles balísticos a dos bases iraquíes, el arzobispo José H. Gómez, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU., emitió un comunicado pidiendo oraciones urgentes para "que nuestros líderes mundiales procuren el diálogo y busquen la paz".

"Ante las crecientes tensiones con Irán", instó a la gente a unirse a él "para pedir a nuestra Santísima Madre María, reina de la paz, que interceda para que Jesucristo fortalezca a los mediadores, consuele a los que sufren, proteja a los inocentes y a todos aquellos en situaciones de riesgo, especialmente a los hombres y mujeres en nuestro servicio militar y diplomático".

El lanzamiento de misiles por parte de Irán -- 8 de enero en Irak, noche del 7 de enero en EE.UU -- se dijo que fue en represalia por el asesinato selectivo de Washington del principal comandante de las milicias de Irán, el general de división Qassem Soleimani, el 3 de enero en Bagdad. Los misiles impactaron la base aérea Al-Asad, en la cual se encuentran las tropas de EE.UU. y las fuerzas estadounidenses y de la coalición en la localidad de Irbil, al norte de Irak, en zonas que no están densamente pobladas.

Durante su audiencia general del 8 de enero, el papa Francisco también abordó la situación actual en Irak, ofreciendo "una cálida bienvenida a los peregrinos de lengua árabe, especialmente aquellos de Irak, Líbano, Siria y el Medio Oriente".

"En los momentos más tristes de nuestra vida, en los momentos más angustiantes y de pruebas, no debemos tener miedo y tenemos que ser audaces como fue Paul, porque Dios nos observa, él está siempre cerca de nosotros. Qué el Señor los bendiga a todos y siempre los proteja del maligno", dijo.

El presidente Donald Trump pronunció un discurso a la nación el 8 de enero, instando al mundo a buscar el camino hacia la paz en el Medio Oriente. Exhortó a las naciones que siguen siendo parte del pacto conocido como P5+1 que limita el desarrollo de armas nucleares por parte de Irán -- Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania -- a que "se salgan" del pacto y negocien un nuevo acuerdo que permitiría que Irán "se desarrolle y progrese".

"Todos debemos trabajar juntos para hacer un acuerdo con Irán que haga que el mundo sea un lugar más pacífico y más seguro", dijo.

El presidente también pidió a la OTAN que "participe en mayor medida" en los asuntos del Medio Oriente, pero no entró en detalles acerca de cómo lograrlo.

En cuanto al desarrollo de nuevos sistemas de armas, Trump dijo que EE.UU. estaba preparado para defender a los estadounidenses en la región, pero que la acción militar no sería la primera respuesta de la nación. "El hecho de que tengamos este grandioso equipo militar no significa que queremos utilizarlo", dijo.

Anunció, una vez más sin dar detalles, que se buscarían nuevas sanciones económicas contra Irán con el objetivo de terminar el conflicto en la región.