El papa Francisco escucha la confesi—n de un sacerdote en la Bas’lica de San Juan de Letran en Roma en esta foto de archivo del 7 de marzo de 2019. En su mensaje para la Cuaresma, el papa Francisco dijo que la temporada de Cuaresma es "un tiempo para renovar la fe, la esperanza y el amor". Foto CNS / Vatican Media
El papa Francisco escucha la confesi—n de un sacerdote en la Bas’lica de San Juan de Letran en Roma en esta foto de archivo del 7 de marzo de 2019. En su mensaje para la Cuaresma, el papa Francisco dijo que la temporada de Cuaresma es "un tiempo para renovar la fe, la esperanza y el amor". Foto CNS / Vatican Media

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – La gente debe ayunar de los chismes y la difusión de rumores como parte de la Cuaresma, dijo el papa Francisco.

"En esta Cuaresma no voy a cotillear de los otros, no voy a chismorrear... Y todos podemos hacer esto, todos. Este es un buen ayuno", dijo el papa el 28 de febrero después de rezar el Ángelus dominical.

Al saludar a los visitantes en la Plaza de San Pedro, el papa dijo que su consejo para la Cuaresma incluía agregar un tipo diferente de ayuno "que no os dará hambre: ayunar de los chismes y las murmuraciones".

"Y no olvidéis que también servirá cada día leer un pasaje del Evangelio", dijo, instando a las personas a tener a mano una edición de bolsillo para leer siempre que sea posible, incluso si es solo un versículo.

"Esto abre el corazón al Señor", agregó.

El papa también dirigió un momento de oración por las más de 300 niñas que fueron secuestradas por hombres armados no identificados el 26 de febrero en Jangebe, en el noroeste de Nigeria.

Sumando su voz a las declaraciones hechas por los obispos de Nigeria, el papa condenó el "vil secuestro de 317 niñas, arrancadas de su escuela", y oró por ellas y sus familias, esperando su regreso sano y salvo a casa.

Los obispos de la nación ya habían advertido sobre el deterioro de la situación en el país en un comunicado del 23 de febrero, según Vatican News.

"Realmente estamos al borde de un colapso inminente del que debemos hacer todo lo posible para retroceder antes de que lo peor se apodere de la nación", escribieron los obispos en respuesta a un ataque anterior. La inseguridad y la corrupción han puesto en duda "la supervivencia misma de la nación", escribieron.

El papa también marcó el Día de las Enfermedades Raras, que se celebró el 28 de febrero para crear conciencia y mejorar la promoción y el acceso al tratamiento.

Agradeció a todos los involucrados en la investigación médica por diagnosticar y proponer tratamientos para enfermedades raras, y alentó a las redes y asociaciones de apoyo para que las personas no se sientan solas y puedan compartir experiencias y consejos.

"Oremos por todas las personas que padecen una enfermedad rara", dijo, especialmente por los niños que la padecen.

En su discurso principal, reflexionó sobre la lectura del Evangelio del día sobre Pedro, Santiago y Juan presenciando la Transfiguración de Jesús en la montaña y su posterior descenso de regreso al valle.

El papa dijo que hacer una pausa con el Señor en la montaña "es una invitación para recordarnos, especialmente cuando atravesamos una prueba difícil – y muchos de vosotros sabéis lo que es pasar por una prueba difícil – , que el Señor ha resucitado y no permite que la oscuridad tenga la última palabra".

Sin embargo, añadió, "no podemos quedarnos en la montaña y disfrutar de la belleza de este encuentro por nosotros mismos. Jesús mismo nos devuelve al valle, en medio de nuestros hermanos y hermanas y a la vida cotidiana".

Las personas deben tomar esa luz que proviene del encuentro con Cristo "encender pequeñas luces en el corazón de las personas; ser pequeñas lámparas del Evangelio que lleven un poco de amor y esperanza: ésta es la misión del cristiano", dijo.