Una mujer carga un niño malnutrido en un hospital en Sanaá, Yemen, el 6 de octubre, 2018. Responder a las crisis globales del hambre mundial y la malnutrición requiere de un cambio radical acerca el enfoque sobre la comida y estilos de vida más saludables además de prácticas económicas más justas, dijo el papa Francisco en un mensaje el 16 de oct. 
(Foto CNS /Khaled Abdullah, Reuters)
Una mujer carga un niño malnutrido en un hospital en Sanaá, Yemen, el 6 de octubre, 2018. Responder a las crisis globales del hambre mundial y la malnutrición requiere de un cambio radical acerca el enfoque sobre la comida y estilos de vida más saludables además de prácticas económicas más justas, dijo el papa Francisco en un mensaje el 16 de oct. (Foto CNS /Khaled Abdullah, Reuters)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- Para resolver las crisis mundiales del hambre y la desnutrición en el mundo hay que cambiar la manera distorsionada de verlas y enfocarse en estilos de vida más saludables y prácticas económicas justas, dijo el papa Francisco.

"De hecho, estamos presenciando cómo la comida deja de ser un medio de subsistencia y se convierte en una vía de destrucción personal", dijo en su mensaje a Qu Dongyu, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre. El Día Mundial de la Alimentación marca la fecha en que se fundó la FAO en 1945 para abordar las causas del hambre en el mundo.

El papa Francisco dijo que esperaba que el tema del día mundial de 2019: "Nuestras acciones son nuestro futuro: Dietas saludables para un mundo #ZeroHambre", sea un recordatorio de cuántas personas continúan comiendo de una manera poco saludable.

"Es una realidad cruel, injusta y paradójica que, hoy en día, haya alimentos para todos y, sin embargo, no todos tienen acceso a ellos, y que en algunas áreas del mundo los alimentos se desperdicien, se descarten y se consuman en exceso, o se destinen a otros fines que la nutrición", dijo.

"Para escapar de esta espiral, necesitamos promover 'instituciones económicas e iniciativas sociales que puedan dar a los pobres acceso regular a recursos básicos'", dijo, citando su encíclica "Laudato Si".

El tema también apunta a "la relación distorsionada entre la alimentación y la nutrición", dijo. Unos 820 millones de personas en el mundo padecen hambre, "mientras que casi 700 millones tienen sobrepeso, víctimas de hábitos alimenticios inadecuados", dijo el papa Francisco.

El problema del sobrepeso ya no es un problema de salud importante solo en los países desarrollados, dijo, sino también en las áreas más pobres donde las personas pueden "comer poco pero cada vez más mal, ya que imitan los modelos dietéticos importados de las áreas desarrolladas".

La mala nutrición basada en el exceso a menudo resulta en enfermedades, como enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades degenerativas, y la mala nutrición ha visto un número creciente de muertes relacionadas con la anorexia y la bulimia, dijo.

Un mejor conocimiento de la comida y su verdadero propósito, así como "una conversión en nuestra forma de vivir y actuar" ayudará a combatir el hambre y la desnutrición, dijo el papa.

"Los trastornos nutricionales solo pueden combatirse mediante el cultivo de estilos de vida inspirados en la gratitud por los dones que hemos recibido y la adopción de un espíritu de templanza, moderación, abstinencia, autocontrol y solidaridad", dijo el papa.

"Al adoptar ese estilo de vida, creceremos en una solidaridad fraterna que busca el bien común y evita el individualismo y el egocentrismo que solo sirven para generar hambre y desigualdad social", dijo.