CIUDAD DEL VATICANO CNS – La alegría de la resurrección de Cristo se necesita ahora más que nunca, un momento en que la guerra en Ucrania y otras partes del mundo hace que la esperanza de paz parezca una ilusión, expresó el Papa Francisco antes de dar su bendición de Pascua.

Al igual que los discípulos, que al principio dudaban de que Jesús había resucitado, "nuestros ojos también están incrédulos en esta Pascua de guerra", manifestó el Santo Padre el 17 de abril mientras se preparaba para dar su bendición pascual "urbi et orbi" ("a la ciudad y al mundo").

"Hemos visto demasiada sangre, demasiada violencia. Nuestros corazones también se han llenado de miedo y angustia, ya que muchos de nuestros hermanos y hermanas han tenido que encerrarse para estar a salvo de los bombardeos", acotó.

Sin embargo, la victoria de Cristo sobre la muerte "no es una ilusión" y el mundo necesita "del Señor crucificado y resucitado para creer en la victoria del amor y tener esperanza en la reconciliación".

Más temprano ese día, el Vaticano dijo que aproximadamente 55,000 peregrinos se reunieron en la Plaza de San Pedro en lo que fue la primera misa de Pascua al aire libre desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en 2020. Un gran arreglo floral adornaba los escalones que conducen a la basílica, resaltando el ambiente festivo.

Según Vatican News, la exhibición de flores, importadas de los Países Bajos, contó con más de 40,000 flores, plantas, y árboles individuales – incluyendo tulipanes, narcisos, y abedules – que acentuaron la gozosa celebración de la resurrección de Cristo.

El Papa Francisco no pronunció una homilía durante la misa; en cambio, un gran silencio llenó la plaza, abarrotada de gente, durante varios minutos de reflexión sosegada y orante.

A medida que la misa avanzaba, decenas de miles más comenzaron a aglomerarse en las calles fuera de la plaza. El Vaticano dijo que la policía estimó que unas 100,000 personas se habían reunido para la bendición posterior a la misa.

Antes de la bendición, el Sumo Pontífice, de pie en el balcón central de la Basílica de San Pedro, se dirigió a la multitud. Sin embargo, debido a problemas en la rodilla que le han causado dificultad para caminar y estar de pie durante largos períodos de tiempo, el Papa se sentó y habló durante parte de su discurso.

En su discurso, el Papa dijo que el gozoso anuncio de la resurrección de Jesús es muy necesario "al final de una Cuaresma que parecía interminable".

"Salimos de dos años de pandemia, que tuvo un alto costo", expresó el Papa. "Era hora de salir juntos del túnel, de la mano, uniendo nuestras fuerzas y recursos".

Sin embargo, el Papa dijo que, en lugar de unidad, el mundo ha demostrado que "todavía tenemos dentro de nosotros el espíritu de Caín, que vio a Abel no como un hermano, sino como un rival, y pensó en cómo eliminarlo".

Sólo Cristo, añadió, quien lleva las heridas infligidas "sobre él por nuestros pecados, por nuestra dureza de corazón, por nuestro odio fratricida", tiene derecho "a hablarnos de paz".

"Las heridas en el cuerpo de Jesús resucitado son el signo de la batalla que peleó y ganó por nosotros, ganó con las armas del amor, para que tengamos paz y permanezcamos en paz", indicó el Papa.

Continuando con su discurso, el Papa Francisco rezó por la paz en Ucrania y por su pueblo que ha sido "duramente sometido a prueba" por la "guerra cruel y sin sentido a la que fue arrastrado", e instó a los líderes mundiales escuchar el "pedido de paz del pueblo".

"Que se ponga fin a la flexión de músculos mientras la gente sufre", señaló el Santo Padre. "¡Por favor, no nos acostumbremos a la guerra! ¡Comprometámonos todos a implorar la paz, desde nuestros balcones y en nuestras calles!"

El Papa también oró por los innumerables refugiados ucranianos obligados a huir de los horrores de la guerra, especialmente por los niños que quedaron huérfanos.

"Al mirarlos, no podemos dejar de escuchar su grito de dolor, junto con el de todos esos otros niños que sufren en nuestro mundo: los que mueren de hambre o por falta de atención médica, los que son víctimas de abusos y violencia, y a los que se les niega el derecho a nacer", oró.

El Papa Francisco también rezó para que la guerra en Ucrania pueda hacer que el mundo sea más consciente del sufrimiento causado por la guerra en otras partes del mundo, especialmente en el Medio Oriente, que ha sido "atormentado por años de conflicto y división".

El Papa rezó por la paz en el Líbano, Siria e Irak, así como en Tierra Santa.

"Que los israelíes, los palestinos, y todos los que habitan en la ciudad santa, junto con los peregrinos, experimenten la belleza de la paz, vivan en fraternidad, y disfruten del libre acceso a los lugares sagrados en el respeto mutuo de los derechos de cada uno", acotó.

También hizo un llamado a la paz en Myanmar, Afganistán, Libia, y Yemen, un país que dijo, "sufre un conflicto olvidado por todos, con víctimas constantes".

El Sumo Pontífice rezó para que Jesús lleve paz al continente africano "para que cese la explotación que sufre y la hemorragia provocada por los atentados terroristas – particularmente en la región del Sahel – y encuentre un apoyo concreto en la fraternidad de los pueblos".

También rezó para que Etiopía pueda continuar en el camino de la reconciliación y el diálogo y por el fin de la violencia en el Congo. El Papa también expresó su solidaridad con el pueblo de Sudáfrica, que ha sufrido debido a las devastadoras inundaciones en la parte oriental del país.

Volviendo su atención hacia América Latina, el Papa Francisco oró por su pueblo "que ha visto empeorar sus condiciones sociales en estos tiempos difíciles de pandemia, exacerbada también por casos de delincuencia, violencia, corrupción, y narcotráfico".

El Santo Padre también oró por los indígenas de Canadá, con quienes se reunió a principios de mes para disculparse por el papel de la iglesia en la gestión de escuelas residenciales, donde muchos niños sufrieron abusos.

"Pidamos al Señor resucitado que acompañe el camino de reconciliación que la Iglesia Católica está haciendo en Canadá con los pueblos indígenas. Que el espíritu de Cristo resucitado sane las heridas del pasado y disponga los corazones a buscar la verdad y la fraternidad", acotó.

Levantándose de su asiento antes de dar su bendición, el Papa Francisco dijo que mientras el mundo sufre las consecuencias de la guerra, Cristo resucitado que venció a la muerte "nos exhorta a no rendirnos al mal y a la violencia".

"¡Que seamos conquistados por la paz de Cristo! ¡La paz es posible, la paz es un deber, la paz es la primera responsabilidad de todos!" dijo el Papa.