CIUDAD DEL VATICANO CNS – La vejez, la fragilidad y las vulnerabilidades no deben ocultarse, dijo el Papa Francisco.

"Todos estamos tentados a ocultar nuestra vulnerabilidad, a ocultar nuestra enfermedad, nuestra edad y nuestra antigüedad, porque tememos que sean el precursor de nuestra pérdida de dignidad", dijo el Papa el 1 de junio en su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro.

"No escondan la vejez, no escondan la fragilidad de la vejez", dijo, porque la sociedad necesita ser educada y reformada para respetar todas las etapas de la vida.

Continuando con su serie de conferencias sobre la vejez, el Papa se enfocó en el Salmo 71, en el que el autor, un anciano, lamenta sus muchas aflicciones y desgracias, y pide ayuda al Señor, expresando, al final, esperanza y alabanza.

El salmista muestra cómo el proceso de volverse más débil, frágil y vulnerable con el avance de la edad "se convierte en una oportunidad para el abandono, el engaño y la prevaricación y la arrogancia, que a veces se aprovechan de los ancianos", dijo el Papa.

Incluso hoy, "en esta sociedad del descarte, en esta cultura del descarte, las personas mayores son desechadas y sufren estas cosas", dijo. Es "una forma de cobardía en la que nos especializamos en esta sociedad nuestra" donde hay mucha gente "que se aprovecha de los ancianos, para engañarlos e intimidarlos de mil maneras".

"La vergüenza debería caer sobre aquellos que se aprovechan de la debilidad de la enfermedad y la vejez", dijo.

"Tal crueldad también ocurre dentro de las familias", dijo, y pidió a las personas que reflexionen sobre cómo se relacionan con sus parientes mayores: "¿Me acuerdo de ellos, voy a visitarlos? ¿Trato de que no les falte nada? ¿Los respeto?" y hablo con ellos para "obtener sabiduría?"

"Recuerden que ustedes también serán ancianos. La vejez llega para todos. Y traten a los ancianos hoy como les gustaría que los trataran a ustedes en su vejez", dijo el Papa.

Todos en la sociedad "deben apresurarse de cuidar a los ancianos, son su tesoro", dijo.

"¿Cómo es que la civilización moderna, tan avanzada y eficiente, se siente tan incómoda con la enfermedad y la vejez? ¿Cómo es que oculta la enfermedad, oculta la vejez? ¿Y cómo es que la política, tan comprometida con definir los límites de una supervivencia digna, es al mismo tiempo insensible a la dignidad de una convivencia amorosa con los ancianos y los enfermos?" él dijo.

El anciano autor del salmo primero ve su vejez como una derrota, luego "redescubre la confianza en el Señor. Siente la necesidad de ser ayudado. Y se vuelve a Dios", dijo el Papa.

Esta es una lección para todos: Dios nunca rechaza la oración de quien necesita ayuda y que "todos necesitamos abandonarnos en el Señor, para invocar su ayuda", y abandonarnos al cuidado de los demás, él dijo.

"No escondáis las fragilidades", dijo, porque existe un "magisterio de la fragilidad", que es una enseñanza que "abre un horizonte decisivo para la reforma de nuestra propia civilización. Una reforma que ahora es indispensable en beneficio de la convivencia de todos".

"La marginación de los ancianos, tanto conceptual como práctica, corrompe todas las etapas de la vida, no solo la de la vejez", dijo.