CIUDAD DEL VATICANO CNS – Dios siempre ve el potencial de las personas, mira más allá de sus errores y sabe muy bien lo que pueden llegar a ser, dijo el Papa Francisco.

Si las personas sienten que "no están a la altura de los desafíos de la vida y, menos aún, del Evangelio, sumidos en problemas y pecados, Jesús siempre nos mira con amor", dijo el Papa a las personas reunidas en la Plaza de San Pedro el 30 de octubre para el rezo de la oración del Ángelus.

Jesús "viene hacia nosotros, nos llama por nuestro nombre y, si lo acogemos, viene a nuestra casa", dijo.

Al comentar sobre el encuentro entre Jesús y Zaqueo, que recaudaba impuestos en nombre de los gobernantes romanos, el Papa dijo que Zaqueo era rico, odiado y tildado de traidor y pecador.

Pero, a pesar de su bajeza, Zaqueo "siente la necesidad de buscar otra forma de mirar" y "espera a alguien que lo libere de su condición", dijo el Papa.

"Zaqueo nos enseña que, en la vida, nunca todo está perdido", dijo. "Siempre podemos encontrar espacio para el deseo de volver a empezar, de volver a empezar, de convertir".

El Papa dijo: "Recordemos esto: la mirada de Dios nunca se detiene en nuestro pasado lleno de errores, sino que mira con confianza infinita en lo que podemos llegar a ser".

"Dios nunca nos ha menospreciado", no humilla ni juzga a las personas, dijo el Papa Francisco. "Al contrario, se rebajó hasta el punto de lavarnos los pies, mirarnos desde abajo y devolvernos nuestra dignidad".

"¿Cómo nos miramos a nosotros mismos?" preguntó el Papa. "¿Nos sentimos inadecuados y nos resignamos, o precisamente ahí, cuando nos sentimos deprimidos, buscamos un encuentro con Jesús?"

Y luego, agregó, "¿qué mirada tenemos hacia aquellos que han se han equivocado y que luchan por levantarse del polvo de sus errores? ¿Es una mirada desde arriba, que juzga, desdeña, excluye?"

"Los cristianos debemos tener la mirada de Cristo, que abraza desde abajo, que busca con compasión a los perdidos. Esta es, y debe ser, la mirada de la iglesia, siempre, la mirada de Cristo, no la mirada condenatoria", él dijo.