Con un bastón de peregrino, el papa Francisco llega para un encuentro con los pobres en la Basílica de Santa María de los Ángeles en Asís, Italia, el 12 de noviembre de 2021. La visita fue en preparación para celebrar la Jornada Mundial de los Pobres. Foto CNS/Paul Haring
Con un bastón de peregrino, el papa Francisco llega para un encuentro con los pobres en la Basílica de Santa María de los Ángeles en Asís, Italia, el 12 de noviembre de 2021. La visita fue en preparación para celebrar la Jornada Mundial de los Pobres. Foto CNS/Paul Haring

El don de la esperanza se vuelve tangible en la vida de las personas a través de acciones concretas que buscan aliviar el sufrimiento de los pobres y consolar a los oprimidos, dijo el papa Francisco.

En su homilía durante una Misa para la Jornada Mundial de los Pobres el 14 de noviembre, el papa dijo que la verdadera esperanza cristiana no es "el optimismo ingenuo, incluso adolescente de quienes esperan que las cosas cambien", sino que se construye a diario a través de gestos concretos que manifestar "el reino de amor, justicia y fraternidad que inauguró Jesús".

"Se nos pide que alimentemos la esperanza del mañana curando el dolor de hoy", dijo. "La esperanza que nace del Evangelio no tiene nada que ver con la expectativa pasiva de que mañana las cosas vayan mejor, sino con concretar hoy la promesa divina de salvación. Hoy y todos los días".

La Misa culminó una serie de eventos que conmemoran el día mundial anual e incluyó una peregrinación a Asís el 12 de noviembre con cientos de hombres, mujeres y niños pobres de toda Europa.

Varias organizaciones caritativas católicas ayudaron a llevar peregrinos a Asís, así como a organizar eventos locales. Fratello, una organización benéfica con sede en Francia, también organizó una reunión de oración mundial el 14 de noviembre dedicada a los pobres.

Durante la reunión, el grupo compartió un mensaje en video enviado por el papa Francisco para conmemorar la ocasión. En él, el papa pidió perdón a los pobres "en nombre de todos los cristianos que te han herido, ignorado o humillado".

"Todo hombre y toda mujer es un templo de Dios, ustedes son el templo de Dios, son el tesoro de la iglesia", les dijo el papa. "Su lugar no está a la puerta de las iglesias, sino en el corazón de la Iglesia. Sepan que son los favoritos de Dios. Entre ustedes hay santos escondidos".

En su homilía de la misa en la Basílica de San Pedro, el papa reflexionó sobre la lectura dominical del Evangelio de San Marcos, en la que Jesús describe los días de tribulación cuando "el sol se oscurecerá y la luna no dará su luz".

Si bien la descripción sombría puede "dejarnos desconcertados", el papa dijo que Cristo también invita a sus seguidores a esperar en la salvación que está por venir.

Sin embargo, agregó, también es una palabra de consuelo para los pobres que muchas veces se ven forzados a la pobreza y son "víctimas de la injusticia y la desigualdad de una sociedad de usar y tirar que pasa apresuradamente sin verlos y, sin escrúpulos, los abandona a su suerte".

"La Jornada Mundial de los Pobres, que estamos celebrando, nos pide que no nos apartemos, que no tengamos miedo de mirar de cerca el sufrimiento de los más vulnerables", dijo el papa.

Si bien la esperanza cristiana es fundamental, continuó, debe traducirse en decisiones y acciones de "preocupación, justicia y solidaridad" con los pobres y con el medio ambiente, a través de la ternura y la compasión.

"Depende de nosotros vencer la tentación de preocuparnos sólo por nuestros propios problemas; necesitamos sentirnos tiernos ante las tragedias de nuestro mundo, para compartir su dolor. Como las tiernas hojas de un árbol, estamos llamados a absorber la contaminación a nuestro alrededor y convertirlo en bondad ", dijo el papa.

Después de la misa, el papa saludó a los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro para su discurso del Ángelus dominical y les recordó la necesidad de ayudar a los pobres que son la presencia de Jesús en el mundo.

"La humanidad avanza, se desarrolla, pero los pobres siempre están con nosotros", dijo. "Siempre están los pobres, y en ellos Cristo está presente, Cristo está presente en los pobres".