Baltimore – Los obispos de los Estados Unidos votaron abrumadoramente el 11 de noviembre en Baltimore por una revisión a las prioridades estratégicas que les guiará por la próxima década.

La votación fue 214-4 para adoptar nuevas prioridades y planes que se llevarán a cabo del 2021 al 2024. Fue la primera votación grabada durante la reunión anual del otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

Antes de votar, el arzobispo Allen H. Vigneron de Detroit presentó el documento a los obispos. El arzobispo sirve como el director del comité sobre prioridades y planes.

Cuando se reunieron en junio, los obispos aprobaron provisionalmente el desarrollo de unas nuevas prioridades estratégicas. La votación de junio permitió que los comités, los secretariados y los departamentos de la USCCB (por sus cifras en inglés) siguieran el trabajo de cómo implementar las prioridades.

Dentro de cada prioridad están entre cuatro a seis puntos de énfasis:

Prioridad: La evangelización: Formar un cuerpo alegre de discípulos misioneros de Jesucristo

  • “Evangelizar una cultura que necesita de la esperanza, especialmente para las personas que no se afilian religiosamente”.
  • “Invitar y apoderar a los jóvenes y jóvenes adultos a ser discípulos misioneros”.
  • “Fomentar un enfoque evangelizador en la catequesis y las escuelas católicas”.
  • “Comunicar más eficazmente sobre cómo la fe transforma la vida”.
  • “Ofrecer a nuestra sociedad un testimonio de la esperanza que llevamos adentro”.
  • “Reconocer y aceptar los dones y talentos que el proceso del Encuentro brinda a la Iglesia de Cristo”.

Prioridad: La vida humana y la dignidad

  • “Trabajar para sanar el azote del racismo y la intolerancia”.
  • “Proteger y defender la dignidad de los migrantes y refugiados, de los pobres y las personas en las periferias”.
  • “Defender el derecho a la vida para todas personas, especialmente por los no nacidos, los ancianos, los enfermos, los moribundos y las personas discapacitadas; y la lucha en contra el aborto, el infanticidio, el suicidio apoyado medicamente, la eutanasia, la violencia y la pena de muerte”.
  • “Defender y asegurar la libertad religiosa y la libertad de asociación”.
  • “Fomentar la reverencia por la creación de Dios, en protección de nuestra casa común”.
  • “Comunicar una antropología convincente del ser humano, varón y hembra, como está proclamado por la fe y afirmada por la ciencia y la razón correcta”.

Prioridad: Proteger y sanar a los hijos de Dios

  • “Mantener y fortalecer los ambientes seguros a través de normas y procedimientos firmes”.
  • “Extender y asegurar la colaboración eficaz con los laicos”.
  • “Cultivar una espiritualidad cada vez más profunda de la castidad y otras virtudes”.
  • “Facilitar un liderazgo audaz y transparente”.
  • “Acompañar a los sobrevivientes y aceptar su testimonio”.

Prioridad: Las vocaciones

  • “Fomentar el discernimiento la formación duradera para lograr la vocación de Dios”.
  • “Preparar por y sostener como se vive el matrimonio y la vida familiar”.
  • “Crear una cultura que nutre la vida consagrada y los órdenes sagrados”.
  • “Animar a los laicos en su misión de evangelizar a la sociedad y transformarla a través de la gracia de la palabra y el sacramento”.

Los obispos enfatizaron que ninguna prioridad fuera más importante que otra. La lista no está escrita en ninguna orden prioritaria. Los obispos revisarán los planes para implementar estas prioridades entre julio y septiembre del 2020. Luego en noviembre del 2020, votarán si aprueban las prioridades para 2021 a 2024 o no.