El mensaje siguiente fue declarado por el obispo David M. O’Connell, C.M., a los feligreses de la Diócesis de Trenton el 12 de marzo para tomar efecto de inmediato:

El gobernador de New Jersey recomiende – no manda – que los eventos en los cuales se espera más de 250 personas sean cancelados debido a la proliferación potencial del coronavirus.

Como Obispo de la Diócesis de Trenton, yo NO estoy mandando que cerremos las iglesias parroquiales ni que cancelemos las Misas del fin de semana en la Diócesis de Trenton. Se debe celebrar todas las Misas planificadas. Se debe mantener disponible el Sacramento de Reconciliación también. Las instrucciones previas acerca las practicas litúrgicas siguen en efecto.

Las personas que se sienten enfermas o que están en los grupos reconocidos de alto riesgo no deben celebrar ni asistir a Misa y deben quedarse en casa.

A la vez, yo otorgo una DISPENSACIÓN de la OBLIGACIÓN de asistir a la Misa dominical o del fin de semana a todos los fieles católicos hasta que lo anunciemos. Todavía se ofrecerá la Misa en las parroquias para las personas que optan o pueden asistir. Yo recomiendo que los fieles oren y que aprovechen de/participen en la Santa Misa transmitida por la televisión.

Los párrocos deben considerar cancelar otros eventos grandes de fieles en las iglesias u otros lugares parroquiales por una abundancia de precaución. Se debe pedir a las familias limitar su asistencia a la familia nuclear en otras celebraciones sacramentales (ejemplos: Bautismo, Confirmación).

Dado que el virus sea duradero en las superficies tocadas frecuentemente – las puertas, las bancas, las fuentes del agua bendita, etc. – por favor consideren limpiarlas frecuente y adecuadamente en nuestras iglesias.

No puedo anticipar cada pregunta que se puede preguntar. Simplemente pido a los párrocos y sacerdotes usar el mejor juicio posible y mantenerse informados de las novedades cuando surgen.