El obispo David M. O'Connell, C.M., participa en la asamblea otoñal anual de la Conferencia de Obispo Católicos de los Estados Unidos que, por restricciones por el coronavirus, se llevó a cabo virtualmente. Foto de cortesía
El obispo David M. O'Connell, C.M., participa en la asamblea otoñal anual de la Conferencia de Obispo Católicos de los Estados Unidos que, por restricciones por el coronavirus, se llevó a cabo virtualmente. Foto de cortesía

Nota editorial: El obispo David M. O’Connell, C.M., participa en la asamblea otoñal anual de la Conferencia de Obispo Católicos de los Estados Unidos. Limitada por restricciones del COVID-19, la reunión del 16-17 de noviembre está usando un formato virtual.

El segundo día de la asamblea otoñal anual de la USCCB comenzó con los obispos de New Jersey y Pennsylvania, la región III. La ultima vez que nos reunimos fue durante la semana del Día de Acción de Gracias el año pasado con el Santo Padre y oficiales del Vaticano en Roma durante nuestra visita Ad Limina.

El obispo James F. Checchio, Diócesis de Metuchen, dirigió la reunión como el director de este año del grupo regional. Después de orar juntos, los obispos nos pusimos a considerar las preguntas que nos había dado la USCCB:

  • Una propuesta de recomendar al Santo Sede asignar a la santa Elizabeth Ann Seton como “co-patrona” de los Estados Unidos junta a la Santa Madre, la Inmaculada Concepción; como los obispos de la región III no estuvimos de acuerdo con esta propuesta e indicamos que no vimos necesidad de presentar una segunda patrona ahora.
  • Una propuesta para un proyecto eucarístico de reavivamiento entre el 2021-2024 para presentar de nuevo al pueblo de la Iglesia de los Estados Unidos la enseñanza autentica sobre la Santa Eucaristía. Como los obispos de la región III estamos a favor de hacer “algo” para fomentar y promover la Eucaristía; hubo opiniones diversas sobre la idea de algún evento “nacional”; expresamos la importancia de alcanzar a los jóvenes y personas fuera o alejadas de la Iglesia.
  • Una discusión sobre la necesidad urgente de mejor catequesis con un énfasis en “encontrarse” con Jesús; conocemos el salmo 23 pero no al pastor.
  • La elección de un nuevo director para la región III; y representantes regionales para varios comités de la USCCB. Elegimos al obispo Al Schlert de Allentown.

La plena reunión virtual de la USCCB empezó la sesión pública a la 1pm.

Los obispos escucharon reportes de los directores del comité sobre la justicia doméstica y desarrollo humano y del comité ad hoc sobre racismo.

El arzobispo Paul Coakley de Oklahoma City, director del comité sobre justicia domestica y desarrollo humano comentó a los obispos de que la experiencia pastoral de los clérigos, religiosos y fieles en sus diócesis durante la pandemia han sido verdaderamente edificantes. Su preocupación de uno por el otro ha sido realzada por los esfuerzos diocesanos y parroquiales de alcanzar a los demás en la fe. Feligreses realmente anhelaron la Eucaristía durante este tiempo. Ha sido particularmente difícil responder a personas que consideran que el COVID sea un engaño y rechazan todos los esfuerzos diocesanos de mantener seguros a los fieles a través de restricciones. Los obispos expresaron la esperanza de que la pandemia haya enseñado a todos nosotros a ser más humildes, más esperanzadores e interdependientes. Tal vez, la ausencia de la Santa Comunión durante este tiempo nos dé más hambre y deseo de volver y comulgar de nuevo.

Después de unos comentarios introductorios por el obispo Shelton Fabre de Houma-Thibodaux, director del comité ad hoc sobre racismo, varios obispos desafiaron a todos a desarrollar, fortalecer y apoyar esfuerzos de responder, confrontar y superar el pecado feo del racismo sistémico en todas sus formas.

El secretario general monseñor J. Brian Bransfield de la Arquidiócesis de Philadelphia se retira de su puesto después de cinco años y trece años trabajando por la USCCB y compartió un mensaje de despedida conmovedor.

El arzobispo Gómez entonces habló de parte de los obispos acerca de la elección de Joseph R. Biden como el 46 presidente de los Estados Unidos. Al reconocer que el presidente-elegido se profesa ser católico y que los muchos asuntos sociales y políticos que él apoya se lo atestiguan, notó también las áreas que seriamente van en contra de la enseñanza católica, entre ellas su apoyo por el aborto, el “asunto preeminente” de la USCCB.

El arzobispo Gómez dijo, “Cuando los políticos que profesen la fe católica apoyan [derechos de aborto], hay problemas adicionales. Entre otras cosas, crea confusión entre los fieles sobre lo que la Iglesia Católica realmente enseña sobre estas cuestiones”. El arzobispo anunció la formación de una cohorte que dialogará con la administración del presidente-elegido Biden sobre estos asuntos. Sin duda, este anuncio atraerá mayor atención.

Se puede ver la última sesión pública de la asamblea AQUÍ.