Los acontecimientos recientes me impulsaron, como Obispo de la Diócesis de Trenton, a escribir una vez más para pedir a todos los clérigos, religiosos y fieles laicos de la Diócesis que reafirmen nuestro compromiso como católicos de defender la santidad de toda vida humana en todas y cada una de sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, y orar especialmente por el fin del aborto en nuestro tiempo