3 de febrero, 2022

Queridos hermanas y hermanos en Cristo,

Durante los días y semanas de penitencia que se nos acercan ahora – desde el Miércoles de Ceniza, el 2 de marzo, al Jueves Santo, el 14 de abril – la Iglesia Católica por todo el mundo conmemora el tiempo penitencial de Cuaresma, terminando con el Santo Triduo de Semana Santa. El ejemplo que Jesús nos dejó para “estos cuarenta días” era su propia experiencia en el desierto y las tentaciones que le perseguían allá donde se encontró con Satanás. Y, sin embargo, Jesús – solo, ayunando y en oración intensa – venció al diablo y triunfó sobre la tentación tan implacable y fuerte durante aquellos cuarenta días.

Nosotros entramos al desierto de Cuaresma semejantes a Jesús, guiados por el Espíritu Santo, para afrontar a nuestros diablos, nuestras tentaciones, sin miedo. Pero nosotros no estamos solos. El Señor Jesucristo está con nosotros. Y, también está la Iglesia, la comunidad entera de la fe que observa Cuaresma. Aquí es lo que la Iglesia Católica en los Estados Unidos requiere de nosotros como católicos bautizados:

1.       Los días de AYUNO (sólo una comida fuerte) y ABSTINENCIA (no comer carne) son el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. No hay dispensa en estos días solemnes menos por razón de enfermedad o aquellas nombradas en el derecho canónico abajo. El párroco de alguna parroquia tiene autoridad de otorgar una dispensa a feligreses individuales en su parroquia. Solo el obispo tiene autoridad de otorgar una dispensa a grupos de católicos, pero solo por alguna razón grave.

2.       Las personas incluidas en recibir una dispensa automática del ayuno y las normas abajo, fuera de los límites de edad, son: los enfermos física o mentalmente, especialmente individuos que padecen enfermedades crónicas como diabetes. También incluidas en la dispensa son mujeres embarazadas o lactantes. En todo caso, se pide usar el sentido común y las personas enfermas no deben arriesgar su salud por ayunar (Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos).

Las personas que tienen entre 18 y 59 años están obligadas a AYUNAR (sólo una comida fuerte) como arriba. Al cumplir 14 años, las personas están obligadas a ABSTENER (no comer carne: esta obligación prohíbe comer carne, pero no los huevos, los productos de leche ni condimentos de cualquier tipo, aunque consistan de la grasa de animal).

La obligación de observar las normas del ayuno y la abstinencia es seria para los católicos. La falta de observar un día penitencial sólo no se considera como pecado grave en sí. Es el hecho de no observar ningún día penitencial o la mayoría de ellos que se debe considerar como algo grave.

La obligación, o sea el privilegio, de comulgar la Eucaristía por lo menos una vez al año – lo que se conoce como “el deber pascual” – para las personas en el estado de gracia se debe cumplir durante el periodo entre el Primer Domingo de Cuaresma, el 5 y 6 de marzo, al Domingo de la Trinidad, el 12 de junio, 2022. Sin embargo, la ley de la Iglesia permite cumplir este precepto durante otro tiempo del año cuando la persona tiene una razón justa.

Yo insto a todos los católicos a confesarse y aprovechar de los otros sacrificios y tradiciones que siempre han sido partes de nuestras prácticas cuaresmales en la Iglesia.

De verdad, nosotros ayunamos y oramos con el Señor Jesucristo y con nuestros hermanas y hermanos católicos. Que esta Cuaresma sea un tiempo de reconciliación que nos lleve a todos nosotros a la gracia y la alegría de la Pascua.

Sinceramente suyo en Cristo,

 

El reverendísimo David M. O’Connell, C.M.
Obispo de Trenton