CIUDAD DEL VATICANO CNS – El Vaticano y el gobierno de Perú firmaron un acuerdo el 17 de octubre para devolver a Perú tres momias enviadas al Vaticano en 1925, completando un proyecto para repatriar los restos humanos que se encuentran en la colección etnológica de los Museos Vaticanos.

El cardenal Fernando Vérgez Alzaga, presidente de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, y César Landa Arroyo, canciller de Perú, firmaron el 17 de octubre en los Museos Vaticanos un acuerdo para la repatriación de las momias.

Se cree que los tres restos humanos tienen varios siglos de antigüedad, pero su edad exacta no se sabrá hasta que se realicen estudios exhaustivos en Perú. Fueron encontrados a una altura de más de 9,800 pies en los Andes peruanos a lo largo del río Ucayali. Se supone que las momias son incas.

Las momias formaban parte de la colección etnológica Anima Mundi de los Museos Vaticanos, que presenta miles de piezas de arte y artefactos indígenas de todo el mundo. Las momias, como muchas de las obras de arte y artefactos culturales de los pueblos de Australia y Oceanía, las Américas, África y Asia, fueron enviadas al Vaticano para el Año Santo en 1925 inaugurado por el Papa Pío XI. La celebración incluyó una importante exposición sobre la actividad misionera católica en todo el mundo.

Con la convicción de que los restos humanos no son obras de arte ni objetos de colección, los Museos Vaticanos iniciaron en 2010 un proyecto para devolver los restos humanos de su colección a sus países de origen. Los primeros restos, una momia de Ecuador, fueron repatriados en 2014. Tres años después, los museos devolvieron a Ecuador una tsantsa, una cabeza especialmente tratada que se usa en ceremonias. En ese momento, los museos dijeron que las tres momias peruanas eran los únicos restos humanos que quedaban en la colección.

El Vaticano está en conversaciones con varias comunidades indígenas de todo el mundo, particularmente en Canadá, sobre la repatriación de algunas de sus obras de arte y artefactos, aunque hasta ahora la mayoría de los esfuerzos del Vaticano han consistido en trabajar con representantes indígenas y académicos para obtener una mayor comprensión de los objetos de su colección para presentarlos y describirlos con mayor precisión.

Landa, el canciller peruano, dijo a los periodistas que la repatriación de las momias podría ayudar a otras comunidades a repatriar objetos, pero las momias están claramente en una categoría diferente.

"Más que objetos, son seres humanos. Son restos humanos que deben ser enterrados o valorados con dignidad de dónde vienen, que es precisamente de los Andes del Perú", Landa dijo a Rome Reports y a COPE, la cadena radial de la conferencia episcopal española.