El Vaticano anunció el lunes, 11 de enero, 2021, que el Santo Padre Papa Francisco ha hecho una revisión al derecho canónico que permitirá a mujeres y hombres católicos bautizados ser instalados formalmente como lectores y acólitos en la Iglesia. El concepto central es que la instalación ahora sea de manera formal. Este cambio confirma lo que ha sido realidad de hace tiempo, o sea que mujeres y hombres formados y bautizados podrían proclamar las Escrituras (menos el Evangelio) en la Misa y otros servicios litúrgicos también además que distribuir la Santa Comunión en Misa o a los enfermos con la aprobación del párroco. El papa Francisco anunció este cambio motu proprio (de su propia iniciativa) en una carta llamada “Spiritus Domini” (El Espíritu del Señor).

Al referirse a sugerencias recibidas por los sínodos regionales de obispos del mundo, el Santo Padre escribió,

Aceptando estas recomendaciones, se ha llegado en los últimos años a una elaboración doctrinal que ha puesto de relieve cómo determinados ministerios instituidos por la Iglesia tengan como fundamento la condición común de ser bautizados y el sacerdocio real recibido en el sacramento del Bautismo; éstos son esencialmente distintos del ministerio ordenado recibido en el sacramento del Orden. En efecto, una práctica consolidada en la Iglesia latina ha confirmado también que estos ministerios laicos, al estar basados en el sacramento del Bautismo, pueden ser confiados a todos los fieles idóneos, sean de sexo masculino o femenino, según lo que ya está previsto implícitamente en el canon 230 § 2.

El Santo Sede aclaró que este cambio al derecho canónico no afecta ni altera las regulaciones actuales acerca de la accesibilidad a ordenación al diaconado o sacerdocio en la Iglesia Católica, para no crear ninguna confusión. Aunque los candidatos de los Santos Ordenes todavía tienen como requisito recibir los ministerios de lector y acolito como parte de su formación, estos ministerios ahora están disponibles “de manera formal” a las personas aprobadas por el obispo local.

Las varias conferencias episcopales por el mundo – en nuestro caso la Conferencia de Obispo Católicos de los Estados Unidos – determinará el horario y forma de implementación.