En esta toma de pantalla, Alejandro y Rocío Osorio, encargados de la Novena del Rosario de Caná, conversan con Josue y Brenda Arriola y con la pareja invitada de esa noche, Ines y Bernabé Ramírez de la Parroquia San Marcos, Sea Girt.
En esta toma de pantalla, Alejandro y Rocío Osorio, encargados de la Novena del Rosario de Caná, conversan con Josue y Brenda Arriola y con la pareja invitada de esa noche, Ines y Bernabé Ramírez de la Parroquia San Marcos, Sea Girt.

La boda de Caná ofrece una conexión íntima a Jesucristo y su Madre para matrimonios católicos y, por eso, la Iglesia usa las imágenes y detalles de aquel momento milagroso para el programa de preparación matrimonial, Pre-Caná.

En la Diócesis de Trenton este año, el departamento diocesano de la evangelización y vida familiar coordinó un especial Rosario de Caná interactivo virtual en las fuentes digitales diocesanas como parte de la Semana Nacional del Matrimonio. Se llevaron a cabo los Rosarios virtuales en inglés y en español. Y, de manera muy obvia y especial, se vio muchísima participación e interés por parte de la comunidad hispana. Mucha gente participó, añadiendo su oración, intenciones, testimonios y amor.

El Rosario de Caná brindó la oportunidad de iluminar el amor y compromiso de varias parejas de muchas partes de la familia diocesana durante el video en vivo cada noche de orar la Novena. Dirigido por Rocío y Alejandro Osorio, feligreses de la Parroquia San Antonio de Red Bank, matrimonios se unieron desde sus hogares para rezar el Rosario y alimentarse por las historias, oraciones, reflexiones y testimonios de las parejas líderes.

Al repasar las experiencias, Josue Arriola, director del departamento organizador, compartió que hubo muchos logros durante la Novena. “Llevó sanación a muchas parejas que están pasando momentos difíciles al escuchar los testimonios de las parejas que lideraron los Santos Rosario”.

En la última noche, al presentar el Rosario, Rocío agradeció a todos quienes los habían acompañado por las nueve noches de oración. “Gracias por estar en sintonía con nosotros y rezar con nosotros. Ojalá que nuestro pequeñísimo sacrificio que hicimos en estos nueve días haya servido y haya llevado paz y, como hemos dicho, hemos visto milagros y mucha felicidad en estos días”.

Esa felicidad se puede ver en la decisión hecha por parejas participando en los Rosarios desde casa. Ya se ha visto un aumento de parejas que desean casarse por la Iglesia y también que quieren ser parte del equipo de Pre-Caná.

Cada noche, Alejandro y Rocío coordinaron con otras parejas para liderar el Rosario y compartir. “Decidimos buscar a parejas que conocemos”, dijo Rocío, “que sabemos que están entregadas a la Iglesia que tienen años casados… que son un ejemplo”. 

Los encuentros impartieron sorpresas y momentos especiales para todos que participaron cada noche, pero una sorpresa muy grande pasó para Alejandro cuando su madre, que vive en el estado de Puebla, México, se puso en sintonía y vio a su hijo dirigiendo el compartir tan profundo. El momento emocionante sirvió como otra conexión entre todos en línea.

“Para mí, que mi madre me ve ahí, es algo hermoso”, compartió Alejandro, “porque hay veces que pensamos que las bendiciones vienen porque tienes un carro nuevo … o una casa nueva. Y eso es bueno, pero también es bueno estar bien con tu pareja. A veces tenemos cosas buenas, pero hay un costo. Y a veces es la familia que tú sacrificas y eso no es el punto”.

Las parejas que escucharon y escribieron en el chat sacaron mucho fruto del Rosario de Caná, pero tal vez los líderes aún más.

“Aprendimos tantas cosas [durante la novena]”, dijo Alejandro. “Todos vivimos la vida diferente, pero todos tenemos problemas. Y escuchar a todas las parejas compartir, ‘Yo lo superé, nosotros lo superamos’, es algo hermoso. La Iglesia es como un mercadito. Te dan muchas cosas. Te da grupos de apoyo, los movimientos. No todos tal vez por el mismo rumbo, pero todos somos católicos”.

Y, recordó Alejandro, todos se unieron gracias a la Santa Madre, María, quien intercede por nosotros ante su Hijo.

 

La próxima iniciativa de unirse en oración y testimonio se arranca el 17 de marzo para preparar a la comunidad para celebrar la Solemnidad de la Anunciación, el 25 de marzo.

Siga Familia Vive Su Fe en Facebook para no perder otra gran oportunidad de fe y hermandad.