ACTUALIZADO: Al acercarse el aniversario de la decisión de Roe contra Wade de la Corte Suprema el 22 de enero, mucho está a riesgo de nivel local y nacional para el movimiento provida y sus esfuerzos de defender las vidas de los no nacidos.

De nivel estatal, la Conferencia Católica de New Jersey – el brazo público político de los obispos católicos del estado y conocida por sus siglas en inglés, NJCC – se enteraron el 5 de enero de una leglslación problemática sobre el aborto de parte del senado estatal, S49, lo cual codificaría el derecho constitucional a la libertad reproductiva. La versión compañera de la asamblea, A6260, fue elaborada en borrador el 6 de enero.

“La NJCC fuertemente se opone a S49/A6260”, dijo James King, director ejecutivo de la NJCC en un comunicado de prensa. “La legislación propuesta hoy no se diferencia mucho de la Acta de la Libertad Reproductiva e incluye provisiones que quitan todo obstáculo a servicios abortivos”.

La Acta de la Libertad Reproductiva fue una legislación controversial presentada en octubre del 2020 que hubiera extendido los servicios abortivos en New Jersey para incluir abortos en la última etapa del embarazo, financiamiento estatal para abortos, mandar la cobertura de salud médica por servicios abortivos, y permitir a proveedores no médicos a llevar a cabo abortos. La NJCC fuertemente se opuso a todas estas ideas.

La NJCC insta a su red de acción de casi 15,000 personas a urgir a sus oficiales estatales elegidos a votar “no” frente a S49/A6260 – legislación que efectivamente sirve para reemplazar la Acta de Libertad Reproductiva. La legislación fue presentada y escuchada en el comité de senado de salud y el comité de apropiaciones de la asamblea el 6 de enero. Si los comités aprueban la legislación, King anticipa que irá para una plena votación del senado y la asamblea general el 10 de enero – la última votación de la sesión legislativa.

El obispo David M. O’Connell, C.M., escribió el 5 de enero a los legisladores representando a los ciudadanos de la Diócesis, urgiéndolos en términos tan fuertes posibles de no permitir que esta legislación avanzara.

“Consideren lo que está a riesgo en el contenido y las consecuencias de esta legislación”, declaró. “No es simplemente una cosa de ‘opción’ ni tampoco de ‘libertad’. La Acta propuesta tiene que ver con la vida humana desde su mero principio y de su fin y destrucción intencional”.

Aunque no sea la Acta de la Libertad Religiosa propuesta por el gobernador Phil Murphy, la nueva legislación codificaría la decisión de la Corte Suprema de New Jersey del 1982 que afirmó el derecho al aborto.

“Una enseñanza católica fundamental es que la vida existe desde la concepción hasta la muerte natural, y la Iglesia Católica ofrece muchos programas a través de sus agencias para ayudar a madres embarazadas antes, durante y después de dar a luz”, continuó King. “Instamos a todos los católicos y personas de buena voluntad a contactar a sus legisladores para expresar su oposición a esta legislación, que nosotros reconocemos como un ataque directo a la vida humana”.

King también expresó su preocupación por la prisa con que S49/A6260 haya avanzado por el proceso legislativo. “Con solo cinco días entre la presentación y la votación programada de la legislación el 10 de enero, 2022 – el último día de votación de la sesión actual – nos dejaron poco tiempo para ofrecer nuestro punto de vista y comentarios”.

Para actualizaciones y para acceder la Alerta de Acción de la NJCC, pulse AQUÍ.

Defensores de la vida fueron desilusionados el 6 de diciembre cuando la oficina del gobernador Murphy anunció la aprobación de cambios a las normas de la legislatura estatal sobre quien puede elaborar abortos, además de extender los lugares aprobados donde los abortos pueden estar llevados a cabo.

Las nuevas reglas, votadas por el concilio de investigadores médicos, pronto permitiría abortos del primer trimestre por personas no médicas, incluyendo a ciertas clases de enfermeras, parteras y asistentes médicos, incluso en oficinas.

La NJCC entregó comentarios al Concilio de Investigadores de New Jersey en marzo, fuertemente oponiendo las enmiendas propuestas por el Estado”, que avanzarían políticas que amenazan la santidad de la vida y otros derechos humanos”, y desafió la justificación de las enmiendas.

“El concilio acierta que las normas actuales de salud y seguridad de los abortos en New Jersey presentan una mayor carga que limita el acceso a estos servicios”, dijo la NJCC en sus comentarios. “Sin embargo, las estadísticas recientes sobre la cantidad de abortos llevados a cabo en New Jersey sugieren el contrario”.

Según los datos más recientes disponibles, siguió la NJCC, en el 2017, New Jersey representó un 5.6 por ciento de los abortos llevados a cabo en los Estados Unidos. Adicionalmente, entre el 2014 y 2017, New Jersey vio un aumento de 9 por ciento de abortos mientras el resto del país vio una disminución de 8 por ciento.

“Estos datos, además que la ausencia de cualesquiera restricciones de abortos y el seguido apoyo financiero para estos servicios, sugieren que la decisión del concilio de enmendar estas normas sea nada más que un cambio arbitrario y caprichoso de normas por razones que no tienen que ver con ninguna necesidad médica”, concluyó la NJCC.

La legislatura estatal no aprobó la Acta de la Libertad Religiosa del gobernador Murphy – de la cual salieron los cambios a las normas – después de recibir fuerte oposición pública.

Mientras en la Corte Suprema de los Estados Unidos, dos casos están investigando leyes acerca el aborto en Texas y en Mississippi.

La corte juzgó el 10 de diciembre que una ley en Texas que prohíbe la mayoría de los abortos después de seis semanas de embarazo puede seguir en efecto pero que las clínicas de aborto pueden seguir luchando en contra de ella. Menos de una semana después, la corte envió una demanda judicial contra la ley estatal del aborto a una corte federal de apelación, en lugar de al juez de la corte del distrito quien lo había intentado bloquear.

Y en Mississippi, la ley del aborto que prohíbe los servicios después de 15 semanas de embarazo fue cuestionada en diciembre. Mayor investigación hace falta para ver si la ley puede servir como argumento contra Roe v. Wade – la decisión fundamental del 1973 de la Corte Suprema de los EE. UU. que legalizó el aborto.

La Corte Suprema consistentemente ha juzgado que los estados no pueden restringir el aborto antes de viabilidad, o sea alrededor de las 24 semanas. La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y las diócesis de Jackson y Biloxi en Mississippi apoyaron la ley estatal en escritos amicus.

Artículos de Catholic News Service contribuyeron a esta historia.