La propuesta “Acta de Libertad Reproductiva” de New Jersey (S3030 / A4848) es otro intento legislativo de avanzar y expandir la “agenda del aborto” en servicio a la amplia “cultura de la muerte” a través de eliminar normas estatales que pretenden proteger la vida y salud de mujeres embarazadas.

New Jersey ya tiene unas de las legislaciones más permisibles acerca del aborto en el país. La “Acta de Libertad Reproductiva”, si sea aprobada, garantizaría el derecho de una mujer de abortar su bebé en cualquier lugar. Esa es la “libertad” que pretende legislar.

Eleanor Roosevelt una vez escribió que “La libertad exige mucho de cada ser humano. Con la libertad llega la responsabilidad”. La libertad de terminar conscientemente con el libre albedrio y bajo plena protección de la ley la vida de un niño o niña en el vientre conlleva una responsabilidad, una contabilidad, que es difícil de imaginar, y mucho menos justificar.

El estado de New Jersey ya ha legislado su desinterés por la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural muchas veces. El año pasado aprobó la “Acta de Morir con Dignidad” para ayudar a acelerar el fin de la vida. La propuesta legislación actual, bajo el disfraz de la “libertad reproductiva”, se dirige ese desinterés a las etapas más tempranas y vulnerables de la vida humana en el vientre.

¿Cuántas muertes habrán creado tal “libertad” en los Estados Unidos desde la decisión de Roe versus Wade? ¿Cuántas muertes más traerá esta legislación en New Jersey? Con la libertad de terminar la vida humana inocente en el vientre, ¿quién lleva la responsabilidad? ¿Quién será la próxima muerte?