CIUDAD DEL VATICANO CNS – Las familias juegan un papel importante en el desarrollo de una sociedad cuando no se les imponen ideologías, dijo el Papa Francisco.

La familia es la "primera sembradora del árbol de la gratuidad", y cuando la civilización "arranca" ese don, "su decadencia se vuelve imparable", dijo el Papa el 29 de abril.

"Creo que hay ciertas condiciones para redescubrir la belleza de la familia. La primera es sacar del ojo de la mente la 'catarata' de las ideologías que nos impiden ver la realidad", dijo.

El Papa Francisco se dirigió a los miembros de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, que celebraron una reunión plenaria del 27 al 29 de abril en el Vaticano sobre el papel de la familia y "el desafío del amor".

La familia está "casi siempre en la cima de la escala de valores" para las personas de todo el mundo, dijo el Papa, porque "está inscrita en la naturaleza misma de la mujer y el hombre".

Por eso, el matrimonio y la familia no son "instituciones puramente humanas a pesar de los muchos cambios que han sufrido a lo largo de los siglos y de las diferencias culturales y espirituales entre los pueblos", dijo.

Pero, dijo, las familias pueden volverse "aisladas y fragmentadas en el contexto de la sociedad" cuando son vistas "de una manera individualista y privada, como es un poco el caso en Occidente".

Cuando eso sucede, dijo el Papa, "se pierden las funciones sociales que la familia ejerce entre los individuos y en la comunidad, especialmente en relación con los más débiles, como los niños, las personas con discapacidad y los ancianos".

En cambio, las familias deben seguir siendo "un lugar de acogida", especialmente "donde hay miembros frágiles o discapacitados", dijo el Papa. De esa manera, se convierten en un ejemplo de "amor y paciencia en las dificultades de la vida".

La sociedad, añadió, también se beneficia del ejemplo de las familias adoptivas y de acogida.

"Como sabemos, la familia es el principal antídoto contra la pobreza, tanto material como espiritual, así como contra el problema del declive demográfico y la paternidad y maternidad irresponsables", dijo.

Partiendo de sus comentarios preparados, el Papa destacó la naturaleza "grave" de la disminución de las tasas de natalidad, así como la crianza "irresponsable", que no definió.

"Vale la pena señalar estas dos cosas. El invierno demográfico es un asunto serio", dijo. "Aquí en Italia es grave en comparación con otros países de Europa. No se puede dejar de lado, es grave. Y la irresponsabilidad de la maternidad y la paternidad es otra cosa grave que se debe abordar para ayudar a evitar que suceda".

El Papa Francisco dijo que a través de la ayuda de otras personas e instituciones, la familia puede convertirse en "un vínculo de perfección y un bien relacional en la medida en que permite que florezca su propia naturaleza".

"Una sociedad 'amigable con la familia' es posible porque la sociedad nace y evoluciona con la familia", dijo.