El papa Francisco dirige su audiencia general en el salón Pablo VI en el Vaticano el 25 de agosto, 2021. Foto CNS/Paul Haring
El papa Francisco dirige su audiencia general en el salón Pablo VI en el Vaticano el 25 de agosto, 2021. Foto CNS/Paul Haring

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Los hipócritas temen la verdad, temen quiénes son en realidad e incapaces de amar de verdad, dijo el papa Francisco durante su audiencia general semanal.

Lo que hacen los hipócritas "es como maquillarse el alma, como maquillarse el comportamiento" y ocultar la verdad, dijo el papa el 25 de agosto a las personas reunidos en la sala de audiencias Pablo VI en el Vaticano.

"Y fingir impide la valentía de decir abiertamente la verdad y así se escapa fácilmente a la obligación de decirla siempre, sea donde sea y a pesar de todo. Fingir te lleva a esto: a las medias verdades", dijo.

El papa continuó su serie de charlas sobre la Carta de San Pablo a los Gálatas y se enfocó en los peligros de la ley al observar la "inconsistencia" del apóstol Pedro en Antioquía.

Los cristianos gentiles estaban libres de la ley judía, pero hubo presión de la gente de Jerusalén que causó que los santos Pedro y Bernabé se retractaran de lo que dice el Evangelio.

Por eso, en su carta, San Pablo condena a San Pedro "en su cara porque claramente estaba equivocado" al tratar de apaciguar a los críticos que todavía observaban la ley mosaica y justificar su comportamiento hipócrita.

"Pedro había estado comiendo con los cristianos de origen pagano sin ninguna dificultad; sin embargo, cuando algunos cristianos circuncidados de Jerusalén llegaron a la ciudad, ya no lo hizo, porque no quería incurrir en sus críticas", dijo el papa Francisco.

"Cuidado. El error fue prestar más atención a las críticas, para dar una buena impresión que a la realidad de las relaciones", dijo el papa.

Esto era grave a los ojos de San Pablo, porque otros discípulos imitaban a San Pedro y, aunque él no quería, "Pedro estaba, de hecho, creando una división injusta dentro de la comunidad" al no ser transparente o claro sobre lo que estaba haciendo, dijo el papa Francisco.

En su carta, San Pablo "quería recordar a los cristianos de esa comunidad que no debían en absoluto escuchar a los que predicaban que era necesario circuncidarse y, por tanto, estar 'bajo la ley' con todas sus prescripciones," dijo el papa Francisco.

Estos "predicadores fundamentalistas", dijo, "crearon confusión y privaron a esa comunidad de toda paz".

En su reproche a San Pedro, San Pablo usa el término "hipocresía", que "el apóstol quería combatir con fuerza y ??de manera convincente", dijo el papa.

La hipocresía puede verse como un "miedo a la verdad. Es mejor fingir que ser uno mismo", dijo.

Dondequiera que la gente viva "bajo la bandera del formalismo, el virus de la hipocresía se propaga fácilmente", dijo, imitando el tipo de sonrisa forzada y forzada que uno podría ver: una sonrisa "que no viene del corazón", sino que viene de una persona "que trata de llevarse bien con todos", pero, al final, no se lleva bien con nadie.

"Los hipócritas son personas que fingen, adulan y engañan porque viven con una máscara en el rostro y no tienen el valor de enfrentar la verdad", dijo. "Por esta razón, no son capaces de amar verdaderamente" porque están limitados por su ego y no pueden "mostrar su corazón con transparencia".

La hipocresía se puede esconder en un lugar de trabajo "donde alguien parece ser amigo de sus colegas y, al mismo tiempo, lo apuñalan por la espalda debido a la competencia", dijo.

No es raro encontrar hipócritas en el mundo de la política, cuando alguien vive de una manera en público y de otra en privado, agregó.

"La hipocresía en la iglesia es particularmente detestable. Desafortunadamente, la hipocresía existe en la iglesia y hay muchos cristianos y ministros hipócritas", dijo.

Jesús también condenó la hipocresía, dijo el papa Francisco, pidiendo a la gente que leyera el capítulo 23 del Evangelio según San Mateo para ver con qué frecuencia condenaba Jesús tal comportamiento.

"No tengamos miedo de ser veraces, de decir la verdad, de escuchar la verdad, de conformarnos a la verdad, para que podamos amar. Un hipócrita no sabe amar", dijo.

"Actuar de otra manera que no sea con sinceridad significa poner en peligro la unidad de la iglesia, esa unidad por la que el mismo Señor oró", dijo el papa.

Al final de la audiencia general, el papa saludó a los atletas compitiendo en los Juegos Paralímpicos de Tokio. Les agradeció por mostrarle al mundo cómo esperanza y valor.

Estos atletas, dijo, "muestran cómo la práctica de un deporte ayuda a superar dificultades aparentemente insuperables".