Durante el punto cúspide de la pandemia a principios de año, estaba tratando de encontrar una manera de conectarme con los catequistas con quienes trabajo y lo quería hacer de una manera que nos permitiera renovarnos espiritualmente, algo que mucho nos hacía falta.

Era difícil porque no podíamos reunirnos en persona, así que pensé que sería bueno iniciar un grupo donde rezáramos semanalmente el Santo Rosario virtualmente. No estaba segura de cómo iría, ya que, como sabemos, lo virtual simplemente no es lo mismo – y todos estábamos francamente un poco agotados en ese momento de hacer las cosas virtualmente. Así que me sorprendió mucho descubrir que incluso virtualmente, rezar el Santo Rosario juntos era realmente maravilloso. Proporcionó a nuestro pequeño grupo un oasis espiritual y una conexión especial entre nosotros mientras rezábamos juntos.

Que los regalos del Santo Rosario puedan crear una experiencia tan maravillosa dentro de los confines de una plataforma virtual, habla del poder y la belleza de esta tradición de oración exclusivamente católica.

Sea que haya rezado el Rosario ayer o hace una década, o tal vez nunca, hay muchas maneras para introducir o reintroducirlo en su vida y la vida de su propia iglesia doméstica, su familia. Aquí ofrezco unas ideas:

¡Reencuéntrese con el Santo Rosario!  Si usted es un padre o madre o adulto que no ha rezado el Rosario (o si ha pasado mucho tiempo de que lo rezo), ¡este es un buen momento para volverlo a hacer! A menudo, nuestros hijos nos atraen de nuevo a la fe, y es maravilloso aprender o volver a aprender nuestras tradiciones católicas mientras se las presentamos a nuestros hijos. Puede encontrar muchas guías excelentes para cómo rezar el Santo Rosario en línea; aquí hay un ejemplo https://www.newadvent.org/images/rosary_es.pdf.

¡Empiece poco a poco!  Comience con los niños más pequeños y empiece rezando solamente una década (diez Ave Marías). Esta es una excelente manera de reforzar las oraciones básicas, especialmente porque el uso del Santo Rosario agrega un aspecto táctil a la oración, ¡lo que puede ser muy útil, especialmente para las manos pequeñas a las que les gusta estar ocupadas! Puede encontrar una guía útil que incluye una página para colorear y una artesanía de rosario de una década aquí (https://schoolgirlstyle.com/wp-content/uploads/2015/07/AChildrensRosaryPrayerGuideforStudentsTeachersandParents.pdf).

Rezar el Santo Rosario con nuestros seres queridos que está lejos.  Uno de los aspectos positivos del modo “todo lo virtual” en el que hemos estado es que se nos ha dado la oportunidad de llegar a través de plataformas de reuniones virtuales a nuestros seres queridos. ¿Por qué no usar una plataforma de reunión virtual para rezar el Santo Rosario con nuestros seres queridos que está en nuestros países de origen?

Puede turnarse para liderar décadas o, dado que la mayoría de las plataformas le permiten compartir un video, puede optar por usar una serie de videos para rezar juntos (¡lo que elimina la presión de designar a un “líder”!). Un recurso que puede usar es YouTube y buscar videos donde incluyan las palabras de las oraciones en la pantalla con hermosas imágenes, incluso música suave de fondo.

Este es también un gran recurso para cualquiera que quiera aprender cómo rezar el Santo Rosario porque ver las palabras en la pantalla le será muy útil.

Haga visible el Santo Rosario en su hogar.  En vez de guardar los rosarios en una caja especial u otro lugar fuera de la vista, su niño puede hacer una percha o un colgador de rosario para que sea más visible y un recordatorio de nuestras hermosas tradiciones católicas. ¡Este es un proyecto divertido y creativo que también haría un maravilloso regalo de Navidad para un abuelo u otro miembro de la familia! Considere usar una imagen de un santo favorito o un santo patrón para este proyecto.

Lo anterior son solo algunas de las innumerables ideas y recursos que se puede encontrar tanto en línea como fuera de línea para llevar esta querida tradición de oración a su corazón y a su hogar. El papa san Pío X dijo una vez que “si desean que reine la paz en sus hogares, recen el Santo Rosario en familia”. ¡Qué gran regalo tienen nuestras familias en el Santo Rosario, y cuán bendecidos somos de poder compartir esta hermosa tradición de fe católica con la próxima generación!

Jessica Donohue es vicepresidente y representante del condado de Burlington de los directores de educación religiosa diocesana y directora de la educación religiosa en la Parroquia Santa Joana de Arco, Marlton.