La celebración familiar sirvió para enseñar a niños el significado verdadero de Navidad. Fotos por Mike Ehrmann
La celebración familiar sirvió para enseñar a niños el significado verdadero de Navidad. Fotos por Mike Ehrmann

Durante los meses de diciembre y enero, la Parroquia San Antonio de Padua en Hightstown se une detrás de una tradición ecuatoriana especial, El Pase de Niño Viajero. La costumbre tiene muchos años en la comunidad parroquial y ha servido para conectar a las familias aquí con esta tradición familiar de Ecuador.

“Un 80 por ciento de la comunidad parroquial latina vino de Ecuador”, compartió Ximena Bustamante, secretaria bilingüe de San Antonio de Padua.

“Me gusta mucho ver las tradiciones ecuatorianas arraigarse aquí y que nuestros hijos vayan creciendo con eso”.

Ximena continuó, “es muy gratificante poder celebrar de esta manera, y que la celebración sirva para educar a la comunidad sobre otras maneras de demostrar la fe y la devoción a Dios”.

“Enseñamos que, aunque hablemos otros idiomas, tengamos otras costumbres, compartimos la misma fe”, ella enfatizó.

GALERÍA DE FOTOS: El Pase de Niño Viajero en la Parroquia San Antonio de Padua, Hightstown

A principios de diciembre, el ministerio parroquial del Niño Viajero, empieza a organizar una especie de peregrinación con la imagen del Nino Jesús, una estatua pequeña que visita casas de familias elegidas para el rezo de las novenas y así honrar al Nino Dios.

Tradicionalmente en Ecuador, “Se usan animales de verdad en las peregrinaciones”, añadió Ximena. Es una manera para unir a las familias y para cultivar más el sentido navideño para los niños.

La parroquia gozó de la procesión del Niño Viajero para comenzar la Misa de Navidad de mediodía en la Iglesia el 25 de diciembre. Carrozas creativas hechas con carritos infantiles, dulces, frutas, y el plato típico ecuatoriano (papas con cuy) o carretillas para llevar a niños fueron parte de la celebración; muchos feligreses vestidos de Reyes Magos, pastorcitos, ángeles, o como Papa Noel. Los feligreses se unieron a la procesión por la iglesia para luego ubicar la estatua del niño en el pesebre del santuario.

El padre Rubiano bendijo la escena y comenzó la Santa Misa navideña, dejando muy claro que la fiesta de Navidad no trata de los regalos y cosas materiales, sino de un niño que nació por el mundo.